QUIEN JUEGA CON FUEGO SE QUEMA

Publicado: febrero 24, 2008 en Crónicas de partidos, General

EL BASKET CARTAGENA CADETE NO SUPO GANAR A UN LUCHADOR POLARIS 93

C BASKET CARTAGENA 65 – POLARIS CB MURCIA “93” 68

Liga Regular Cadete Masculina, Jornada 14

Sábado 23 de febrero 2007, 18,00 horas                                            

PABELLÓN COLEGIO VIRGEN DEL CARMEN. CARTAGENA

Mucho se jugaba esta tarde de sábado el CBC cadete ante Polaris 93, y la responsabilidad les traicionó en los minutos claves. El juego irregular que durante el partido desarrollaron los jugadores locales, sólido y rápido en ocasiones, se alternaba con grandes lagunas defensivas y atascos en ataque, lo que permitió a los de Polaris tener opción de victoria durante todo el partido. El marcador fue una goma y las ventajas fueron alternándose durante todo el partido, excepto en el último cuarto, donde los visitantes aprovecharon la obcecación de los bases locales y se fueron a los 11 puntos de ventaja.

cbc-polaris-930008.jpg

Fotografía 1: Polaris quiso sorprender con la zona, aunque lo consiguió, no fue quizás el aspecto más brillante del equipo visitante.

Pero vayamos por partes, el quinteto local inicial lo formaron Pablo Carsellé, Cobi, Jorge, Pablo “pechola” y Emilio, y la verdad que fue un inicio prometedor. Los dos equipos salieron en zona, nada sorprendente para los locales, pero poco habitual para la filosofía de los equipos de Polaris, que siempre aprovechan su fondo físico para jugar en individual. Los cartageneros jugaban rápidos en ataque y hacían daño a un equipo poco habituado a la zona, pero el balance defensivo dejaba mucho que desear, lo que permitía ataques visitantes con la defensa local mal colocada, permitiendo constantes entradas a canastas visitantes. Cuando estas comenzaron a entrar, la escasa ventaja que habían adquiridos los locales se reducía a la nada.  A falta de 4:41 para el final del primer cuarto, Polaris se ponía un punto arriba, 11-12, y avisaba a los locales que ese no era el camino para la victoria. Los cartageneros, tienen que realizar un par de cambios, pero no asientan su juego, la zona defensiva empieza a flojear y el ataque se vuelve muy impreciso. Los visitantes sin gran esfuerzo llegan al final del primer cuarto cinco puntos arriba, 17-22, haciendo aparecer negros nubarrones para los chicos del Basket.

cbc-polaris-930005.jpg

Fotografía 2: Nuestra defensa funcionó muy bien en el segundo cuarto, y se consiguió un mejor balance a la hora de recuperar las posiciones de retaguardia ante el contraataque rival.

En el segundo cuarto se logra parar mejor el ataque polarista, la mayor tensión defensiva permite comenzar a recuperar balones y a conseguir algún rápido contraataque, como lo hizo Santi al interceptar una línea de pase en su zona defensiva, que culmina con una bandeja y canasta, o como lo hizo Mario, tras un sensacional pase de contraataque de Cobi. El marcador se aprieta y los locales recuperan la iniciativa, pero no rematan y Polaris en un último empuje, consigue irse al descanso un punto arriba, 32-33, tras un parcial de 15-11 para los locales.

Fotografías 3 y 4: Las penetraciones visitantes encontraron simpre dificultad, sobre todo  durante el primer tiempo, en los hombres interiores del CBC.

En los primeros cinco minutos del tercer cuarto comenzamos a ver al mejor Basket Cartagena del partido. Pablo Carsellé con sus penetraciones imposibles, y Cobi con sus rebotes, penetraciones y balones en ataque a Jorge, consiguen poner al equipo local ocho puntos arriba, renta escasa, pero que si tenemos en cuenta que el primer cuarto se acabó cinco abajo, parecía encarrilar el partido para el bando local. Pero inexplicablemente, los mismos hombres que habían protagonizado el despegue y con el mismo sistema, comenzaron a precipitarse y a tirar por la borda el buen trabajo realizado. Los pases se volvieron imprecisos y las penetraciones ya dejaron de sorprender a los visitantes, que habían encontrado la forma de pararlas. Loa balones perdidos y las penetraciones hacia ninguna parte se convirtieron en el único argumento del equipo departamental, que vió perder sus ochos puntos de ventaja y como Polaris se ponía por delante 49-50 a falta de 50 segundos para acabar el tercer cuarto. No obstante una última canasta del CBC, dejo el cuarto 19-17 para los locales, y el tanteador en 51-50.

cbc-polaris-930013.jpg

Fotografía 5: La defensa local fue irregular durante todo el partido, pero mantuvo mucha tensión durante muchas fases del mismo.

La clave del partido estuvo en los seis  primero minutos del último cuarto. Tras un comienzo con alternativas, los cartageneros volvieron a fallar donde no se puede fallar. La subida del balón se atascó definitivamente y se siguieron viendo las imprecisiones del tercer cuarto. El resultado no pudo ser peor, Polaris recuperó varios balones e hizo lo que mejor saber hacer, correr al contraataque, cuando los cartageneros quisieron darse cuenta, quedaban poco más de tres minutos y los visitantes estaban 11 arriba. Pero en los minutos previos a este despegue, Polaris perdió a dos de sus hombres más activos, los números 4 y 6. Eso facilitó un último apretón a la desesperada de los locales, que no tuvieron más remedio que recurrir a la presión y defensa individual. Dos robos de balón de Alfonso, uno con pase de contraataque a Jorge que culmina de forma magistral, y otro que el mismo culmina con canasta y tiro adicional, y que tras fallar este, permitió a Santi coger el rebote y anotar otros dos puntos, permiten hacer soñar un nuevo milagro. Además, el miedo empieza a cundir en las filas del equipo de verde, que pierden varios balones en los saques de fondo. El milagro se produce y los locales empatan el partido, 64-64 a falta de 1,43 para el final, y con posesión a favor. Pero el equipo vuelve a tener de nuevo miedo a ganar, como pasó tras la remontada en casa del ADM. Se falla un pase en ataque, producto de la precipitación, y Polaris saca de nuevo su contraataque y se va de dos arriba. En el siguiente ataque arriesgamos en un triple innecesario y en el contraataque visitante, Alfonso se ve forzado a hacer personal a falta de 15 segundos. Polaris sólo transforma un tiro y tras el tiempo muerto solicitado por Jose López, sólo queda una alternativa, forzar prórroga  con un triple. Pero es difícil conservar la cabeza fría en estas circunstancias, tras varios pases del CBC, el balón llega a la esquina a Alfonso, pero no mira aro y el balón vuelve a circular por fuera de la línea de 6,25, al final Pablo en posición forzada lanza el triple que acaba con las ilusiones cartageneras de ganar el encuentro. Polaris gana el partido, y el Basket Cartagena cosecha una derrota en casa que posiblemente le va impedir estar entre los seis primeros.

cbc-polaris-930012.jpg

Fotografía 6: Pablo “pechola” lo intentó, pero casi siempre fue frenado por la defensa visitante. 

El partido ha sido vibrante, con fase de buen juego por parte de los dos equipos. Los visitantes sorprendieron con su defensa en zona, pero no por ello bajaron su intensidad defensiva. Su fuerte sigue siendo el robo de balón y la salida al contraataque, pero es un equipo con un ataque en estático muy limitado y previsible, y en muchas fases no corrieron lo suficiente para evitar que se formara la zona cartagenera. El Basket Cartagena volvió a centrar su juego en los puntos de Jorge, y en las penetraciones y rebotes de Cobi, como casi siempre los dos jugadores más destacados. También destacó, como también es habitual, la velocidad que le da al juego Pablo Carsellé, y algunos destellos de Santi, Alfonso y Mario. Emilio comenzó con fuerza en el primer  cuarto, pero las personales le obligaron a ir dos veces al banquillo, y su empuje se acabó diluyendo. Resumiendo, partido como mandaba el guión, muy disputado y luchado hasta el último segundo, donde los pocos espectadores que nos dimos cita para presenciarlo asistimos a un entretenido encuentro, con fases de buen juego, aunque con muchos altibajos por parte de los dos equipos. Al final, como siempre en baloncesto, debe de haber un solo ganador, y esta vez le tocó a Polaris. El CBC no quiso arriesgarse a una defensa individual y a la presión al hombre, algo que debe considerarse lógico, sobre todo por enfrentarse a un rival formado exclusivamente por jugadores de primer año, como es el Polaris 93. Por el contrario, siguió recurriendo a la socorrida zona, incluso con el marcador claramente en contra. Fue por tanto un equipo previsible, que jugó con fuego durante todo el partido, y al final, como casi siempre, acabó quemándose y dejando marchar una importante victoria.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s