El baloncesto cartagenero vuelve a categoría nacional

Publicado: julio 11, 2008 en General

Bien, estamos de enhorabuena, por fin parece confirmarse la remodelación de la categoría de Primera Nacional, y el “sebesé” según su página web anuncia por todo lo alto que es un “equipo de primera”. Evidentemente, está claro que el “sebesé” no tiene abuela, y el mismo se lanza los piropos. Bromas aparte, que nadie dude, que con esta gran noticia, como cartagenero, como aficionado al baloncesto y como padre de jugadores en categorías de base de dicho club, me alegro por triplicado. Pero no por ello, debemos dejar que la euforia se desborde y volvamos a cometer los errores que nos llevaron a la situación actual. En este aspecto, en mi opinión, hay indicios en los dos sentidos, es decir, en el sentido de que hemos aprendido la lección de nuestros predecesores (Marenostrum, Don Bosco, C Baloncesto Cartagena, CAB, …), pero también parece haber otros indicios que me hacen pensar que es probable que volvamos a cometer algunos de los errores de antaño.

Por supuesto, que lo que expongo a continuación es una opinión personal, que no pretendo dar lecciones a nadie, y mucho menos querer influir en las decisiones que vaya a tomar la directiva, pero a veces escuchar las opiniones de los demás, aunque sean equivocadas, nos pueden hacer pensar en algunos aspectos que habíamos pasado desapercibidos.

Para empezar, es bastante positivo la campaña de captación de socios que está realizando el Basket Cartagena. Por fin el aficionado va a poder tener la oportunidad de hacer oír su opinión en las asambleas que se celebren, y la directiva está dispuesta a aceptar que una masa social juzgue periódicamente su gestión. En este aspecto, parece ser que se quiere poner fin a la oligarquía que hasta ahora había presidido las directivas de los anteriores clubes ya desaparecidos.

No obstante, en los estatutos  del CBC podemos apreciar algunas condiciones, distintas al pago de la cuota para ser socios, que se han de cumplir para poder lograr esta condición. Nos referimos, por ejemplo, al hecho de que la junta directiva tendrá que reunirse y comunicará si se acepta o no la solicitud para ser socio. Este hecho, puede dar la impresión desde fuera, que no hay mucho interés en que la masa social sea la mayor posible. Indudablemente, mi apreciación puede ser errónea y que dicho artículo figure en los estatutos de la mayoría de los clubes de baloncesto, sinceramente lo desconozco. Pero sabiendo como sabemos la pereza natural del cartagenero y el poco poder de convocatoria que tenía el antiguo CAB para reunir aficionados en los partidos de liga EBA, creo que no estaría mal que en vez de poner condiciones en los estatutos para que el cartagenero de a pie logre ser socio, se intente facilitar más dicha captación, incluso ampliándola al colectivo de personas que ya forman parte del club. Por ejemplo, a los padres y a jugadores mayores de edad que así  lo deseen.  Es decir, que los padres o jugadores mayores de edad, si no manifiestan nada en contra, pasarían automáticamente a formar parte de la masa social  del club. Es evidente que mucha gente, incluida la directiva, no estén de acuerdo con este aspecto, y que puedan pensar que el club se puede llenar de los temidos “padres”, que siempre son conflictivos si su hijo no juega los cuarenta minutos del partido.

No obstante, y admitiendo que esto puede ser cierto, me gustarían que pensaran que dinero tendría que gastarse un padre o madre de familia que tuviera jugando a dos hijos en el club (os aseguro que no soy el único) y que además le gustaría que su pareja fuera socio o socia. Pues bien, si aceptamos las cuotas de la temporada pasada, 200 € por cada jugador, dos talonarios de lotería en Navidad, y 75 € por cada persona que quiera ser socio. En total 550€ y dos talonarios de lotería, sin nombrar la gasolina o gasoil para los desplazamientos durante la temporada. Se me antoja que en época de crisis, la captación de socios va a estar “jodidica”. Es fácil pues pensar, que se pretende más la calidad que la cantidad, dando el aspecto de un club elitista, que en mi opinión no se corresponde a la realidad y que esta directiva no creo que haya pretendido potenciar.

También nos parece positivo la intención manifestada a final de temporada de seguir contando con los jugadores y el entrenador del equipo sénior de Primera Autonómica que logró un meritorio subcampeonato. En ese caso parece que se apuesta por gente de la casa y de la cantera, y no se pretenden “sonoros” fichajes, tipo Mazarrón, para la próxima temporada. Pero está claro que no hay verdades absolutas, y que buscar un equilibrio entre cantera y fichajes foráneos (que aporten calidad y experiencia a la plantilla), es la receta que mejor funciona en la mayoría de los clubes.

Para conservar la cantera la receta es sencilla, serán jugadores vinculados desde niños con los colores del club, la mayoría sin grandes pretensiones económicas y que su mayor ambición consiste en jugar minutos con el equipo que lo ha formado. Dejar marchar a este tipo de jugadores, o aburridlos en el banquillo, es un error que cometió el antiguo CAB, y que creo que no debe volver a ocurrir. Para ello, es básico que el entrenador esté comprometido con la cantera, y que sus miras sean más altas que la clasificación que pueda alcanzar con el equipo sénior. Si alguna vez pretendemos estar entre los grandes, disponer de buenos jugadores de cantera que rindan en el equipo sénior, y que llegado el caso puedan ser traspasados a otros clubes con su correspondiente compensación económica, podría ser una buena receta y un objetivo a alcanzar el invertir más recursos en los equipos base y no dejar que sea el presupuesto del equipo sénior el que devore los dineros que dan las Administraciones Públicas. El dejar que estos jugadores se marchen cuando acaban de juniors, o lo que es más triste, que se marchen de infantiles o de cadetes, es un lujo que se paga muy caro, y si no tiempo al tiempo. Pero evidentemente, cuando el proyecto de un club tiene poco que ofrecer a jugadores en formación, estos jugadores, sobre todo los que más destaquen, acabarán la mayoría de las veces en otros clubes vecinos o dejando el baloncesto por aburrimiento.

Desde luego no quiero que mis opiniones se tomen por catastrofistas, nada más lejos de mis intenciones, pero este fin de temporada he asistido atónito a algunos hechos que no había vivido en los aproximadamente 10 años que llevo viendo baloncesto en las categorías base. No me refiero en particular a las más que probables bajas en categoría infantil y cadete de algunos  jugadores muy destacados en sus equipos, al fin y al cabo todos los años hay bajas de jugadores importantes por fichajes de otros clubes o por problemas familiares o de estudios. Lo que más me ha sorprendido es que de estas bajas, las más significativas, se pueden producir a un mismo club, que en estos últimos diez años no había fichado a ningún jugador del desaparecido CAB, y aunque los motivos sin duda serán múltiples, para mí es un hecho significativo que estos fichajes se produzcan cuando ese club sigue siendo con diferencia el número uno de la Región, pero donde Cartagena ya no tiene ningún club situado en el número dos de la Región, como lo había sido el CAB durante muchos años de su existencia, o como cuando el Proexinca tuteaba en la cancha al CB Murcia. Nos guste o no, hemos perdido por méritos propios ese “respeto” que nos tenían en la capital de la Región, y además hemos relajado nuestro sentimiento cantonal, y estando tan lejos de ser jugadores profesionales, como lo está un jugador infantil de doce o trece años, estos no dudan si hay oportunidad, de cruzar tres o cuatro veces por semana el Puerto de La Cadena y emigrar a la capital. Posiblemente esto no es malo, y alguno lo considerará hasta muy positivo, no me cabe duda, pero he de reconocer que como “cartagenerico” de toda la vida, o “aladroque panza hueca” que dicen en la huerta, me siento un poco triste de esta situación. En manos del Basket, y también como no, de la EB Salesianos, está el recuperar el respeto deportivo perdido, y poner a nuestros equipos en los próximos años en la vanguardia del baloncesto regional, y que de una vez, sean jugadores de otras pedanías, los  que quieran jugar en Cartagena e invertir de una vez esta “desagradable” emigración de jugadores.

Ojala que lo consigamos.  

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s