Tiempos difíciles

Publicado: noviembre 4, 2008 en General

Reflexiones tras el día de Halloween

Me pregunto si los tiempos en el baloncesto cartagenero alguna vez fueron fáciles, la verdad es que no le recuerdo, si lo fueron eso debió ser hace mucho tiempo, antes de que el virus del baloncesto me contagiara y me dejara enganchado a este deporte. Aún en la recordada y añorada época gloriosa del Proexinca, las dificultades económicas, entre otros factores, truncaron las expectativas de seguir progresando a nivel nacional. Nunca debemos rendirnos ante las dificultades, la derrota deportiva nunca debe suponer un obstáculo para nuestras ilusiones, por suerte o por desgracia, ya que de los errores también se aprende, los equipos cartageneros estamos acostumbrados a perder, y no nos pueden asustar un par de resultados adversos seguidos. Pero al igual que en la crisis económica, los indicadores de los últimos años no han sido buenos, las vibraciones que deducimos de los avatares que hemos vivido, pese a la ilusión que muchos intentamos poner, no son las que nos gustarían. Estamos a principio de temporada, y todo puede cambiar, un par de victorias seguidas pueden infundirnos ese ánimo que  necesitamos y que a veces falta, y encontrar ese rumbo que perdimos hace tiempo y que nos ha impedido avanzar en los últimos años.

Los obligados cambios en la directiva del Basket Cartagena, tras las ya comentadas dimisiones de la pretemporada, y la posterior desaparición versus transformación del equipo sénior femenino, parecen haber dado nuevos bríos al club y se está avivando la campaña de captación de socios. Además, ya está casi preparada la nueva página web, con un nuevo formato y con más participación en ella de la gente del club. Ambas cosas, que nada tienen que ver con lo deportivo, las consideramos muy importantes en el momento actual, dado que es la masa social la que hará mantenerse y progresar al club, independiente de esos resultados deportivos, y de ella deberán surgir nuevas ideas e impulsos que logren atraer a los tan deseados patrocinadores, o como a veces los llamamos, a los mecenas.

Bien, ha llegado la hora de mojarse, al menos en lo que se refiere a las gentes del Basket Cartagena, sus socios y aficionados han de seguir dando forma al nuevo club, sin dejar, eso sí,  de buscar buenos resultados deportivos. En primer lugar, se deberá seguir trabajando en tres frentes distintos:  allanar el camino para que vuelvan aquellos que en su día se alejaron por uno u otro motivo del CAB, conseguir mejorar y aumentar las instalaciones deportivas disponibles, y cuidar al equipo técnico que forma a los jugadores en las categorías base. Estos jugadores son la auténtica riqueza del club, y como ya he repetido varias veces en mis posts del blog, si les damos buenos entrenadores y buenas instalaciones, serán muy pocos los que nos abandonen para ir a jugar a otros clubes de la Región. Además,  y si queremos  aportar algo al baloncesto de la ciudad, también debemos implicarnos en la captación de socios. Es difícil vender carnets cuando los equipos no están en su mejor momento y no disputan grandes ligas. Pero es imprescindible poner las bases que nos permitan avanzar y para ello tendremos que dejarnos oír en las asambleas, y para participar en ellas deberemos de ser socios. Si no lo hacemos, dejaremos el club en manos de unos pocos y los resultados podrán ser similares a los que hemos visto en estos últimos años. Luchar durante unos años para dejar a nuestro club lo más arriba posible y luego dejar pasar a los que vienen de abajo con fuerza, puede ser una buena receta para aplicar a nuestro baloncesto. Perpetuarnos en los cargos, sólo lleva al desastre.

Por su parte, La EB Salesianos, de momento ha tenido una pretemporada y un inicio de campaña mucho más sosegado. Sus principales  problemas, no obstante, poco difieren de los de su vecino, el Basket Cartagena.  Por un lado el consabido problema económico, sobre todo tras la pérdida de Ingecom como patrocinador único,  y por otro lado, también la dificultad para mejorar y aumentar sus instalaciones deportivas, que den respuesta a su cada vez más numerosa cantera. No obstante, es imprescindible de que este club siga poniéndose a la altura de los mejores de la Región, Cartagena, por población y por tradición, tiene entidad suficiente para tener a dos clubes competitivos en primera línea, y esto no es dividir lo que hay, sino competir para mejorar.

En este aspecto, y es una opinión personal, el que debe de apostar más por el baloncesto de la ciudad y más teniendo en construcción el futuro y espectacular Palacio de Los Deportes, es el Ayuntamiento de Cartagena, pero más que aportando dinero de forma directa, hacerlo a través de aumentar las instalaciones disponibles para los dos clubes que ahora mismo dispone la ciudad. Otras ciudades más pequeñas que la nuestra lo hacen, y esto ha podido influir, en que hace tiempo que dejamos de ser la segunda ciudad de la Región, y en dura competencia con la primera, en importancia baloncestística. Ahora mismo, Molina, Archena, Mazarrón y Lorca, presumen de equipos en categoría EBA y LEB bronce, donde por desgracia este año no tenemos a ningún equipo cartagenero. Tampoco es justo, echar toda la culpa al Ayuntamiento de la mala gestión de los distintos clubes que han ido desapareciendo en la ciudad, pero también es verdad, que el apoyo al baloncesto de base, en lo que se refiere a instalaciones, ha sido y es, al menos en mi modesta opinión, bastante precario y escaso. Se perfectamente que existen otros deportes, aunque más minoritarios que el baloncesto, y que debemos de repartir los escasos recursos disponibles con ellos, pero siendo comerciales, la propaganda que provocaría para la ciudad una liga LEB oro, y porque no, la de una liga ACB, no la dan, ni de lejos, el resto de deportes que se juegan en pabellones cubiertos.

No obstante no es hora de reproches ni lamentaciones, son sin duda tiempos difíciles, y hay que seguir sumando el esfuerzo de todos, y cada uno que aporte lo que pueda desde su estamento. Merece la pena seguir, ya que tenemos lo principal, ilusión y una creciente cantera que nos empuja a los más mayores a movernos para dar respuesta a sus sueños. Ellos se lo merecen, verlos dentro de unos años, machacando el aro rival en un partido de LEB o de ACB en nuestro Palacio de los Deportes, o aplaudiendo a sus antiguos compañeros desde sus gradas, no ha de ser una utopía, para algunos de ellos podría ser una realidad si dejamos de pensar en lo que me beneficia a mí y a los míos, y pensamos más en lo que nos beneficia a todos, al fin y al cabo el baloncesto es un deporte de equipo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s