Aprender de las derrotas

Publicado: enero 21, 2009 en General

Cuando los árboles no dejan ver el bosque

CB Begastri 79 – C Basket Cartagena 45

(20-11, 19-14, 24-11, 16-9)

Sábado 17 de enero 2009, 10,00 horas

Pabellón Municipal de Cehegín

Es habitual que cuando sufrimos una contundente derrota o una derrota que no entraba en nuestros planes, solemos acudir al tópico de “derrota inexplicable”, “derrota sin paliativos”, “derrota inexcusable”, etc. Pero en algunas ocasiones han concurrido tantos factores juntos en la derrota, que uno no sabe cuál fue la auténtica causa de ese fracaso, y que debe evitar o corregir para que en la próxima jornada no le ocurra lo mismo.

Algo así le ocurrió al equipo cadete masculino del Básket Cartagena este frio sábado en la localidad de Cehegin. Las tres bajas por lesión previas al partido, el largo viaje en autobús y la hora para disputarlo, el frío, la ausencia de reloj para cronometrar los 24 segundos, ausencia de marcador durante el desarrollo de los cuartos, ausencia de reloj para cronometrar el tiempo del partido, tener que cronometrar el minuto del tiempo muerto con un móvil, el “particular”, por llamarlo de alguna forma, arbitraje de los colegiados, dos lesiones durante el partido, etc. Son pequeños contratiempos que no deben afectar nunca el rendimiento de un equipo, al menos de forma determinante, pero que al fin y al cabo hacen que haya demasiada excusas para intentar poder justificar un pésimo rendimiento de los jugadores cadetes del CBC.

Pero seguro que a nadie que lea esta crónica, se le podría escapar que estas simples anécdotas, lo único que hacen es distraer nuestra atención de las que son las auténticas causas y los verdaderos motivos que se necesitan corregir para lograr un mayor rendimiento de un equipo. Y que cuando existen muchas excusas o muchos motivos que se han sumado para provocar una derrota, nos puede pasar como en la famosa metáfora de “que los árboles no nos dejan ver el bosque”. Es por ello, que debemos de abstraer todo lo accesorio que rodeó a este partido, que ha sido mucho, y quedarnos con lo que realmente es importante, con los auténticos problemas que hemos tenido desde que empezó la temporada, y que no han permitido durante esta primera vuelta del campeonato de liga cadete, ver el juego que todos hubiéramos deseados para el equipo del Basket Cartagena.

bosque

Pero volviendo al partido, el desplazamiento a Cehegín se pronosticaba más que complicado, dada la buena campaña que está realizando el equipo de Begastri, y la incógnita de ver cómo podía haber afectado al equipo cartagenero el parón navideño y las tres bajas aún, por sendos esguinces de tobillo de Edu, Miguel y Sergio Jiménez. Pese a todo, reinaba el optimismo durante los entrenamientos de la semana, y la mayoría de nosotros confiábamos que se realizaría un buen partido, aunque la victoria iba a ser difícil. Pero bastaron dos minutos de partido para convencernos de que estábamos equivocados. La salida fría y sin intensidad del equipo de la ciudad departamental a la pista del Pabellón Municipal de Cehegín regalando cinco canastas fáciles a los locales, fue un claro presagio de los que nos esperaba en el resto del partido.

El equipo local respondió al guión que se esperaba y que tan buenos resultados le ha dado esta temporada. La intensidad defensiva que se les exigía desde su banquillo, era cumplida al pie de la letra por los de Begastri, “desplazando” siempre y de forma descarada en el rebote a los jugadores contrarios y anulando sin muchos problemas el ataque en estático de los visitantes. Su ataque, aunque efectivo, era bastante previsible dado que gira durante muchos minutos del partido alrededor de un solo hombre, que pese a tener una buena técnica individual, acaba más veces de la necesarias, jugando el uno contra uno, pudiendo ser fácilmente contrarrestado si el capítulo de las ayudas no hubiera desaparecido del libro del equipo cartagenero, al que sólo le faltó poner una alfombra para las penetraciones de este jugador. En el resto del partido, los locales sólo tuvieron que forzar el robo del balón y usar la rapidez del contraataque para conseguir canasta y seguir ampliando su ventaja. Sólo en el juego en estático, sobre todo si no estaba el número 9 en pista, bajaba su rendimiento y su capacidad anotadora. Quizás por ello, el partido se ajustó un poco en el marcador en el segundo cuarto, donde los cartageneros hilvanaron dos o tres jugadas seguidas de juego en equipo, con transiciones rápidas que desbordaban al equipo de Begastri y se colocaron a 5 puntos de los locales. Pero ello sólo fue un espejismo que duró escasos minutos, dado que se volvieron a las prisas para subir el balón, a la precipitación en el ataque en estático, y a la falta de mentalidad defensiva, que ya no se abandonarían hasta el final del partido.

En el segundo tiempo se dio la orden de defensa a toda la pista por parte del Basket Cartagena, pero el resultado, pese a la entrega de los jugadores, fue el mismo. Apenas se recuperaron balones y la sangría de malos pases y pérdidas de balón terminaron de hundir lo poco que quedaba del equipo cartagenero. Alfonso y Juan Antonio, ambos con molestias en la rodilla, tenían que terminar de ver el tercer cuarto en el banquillo, Guille cometía su cuarta personal, y el equipo local al contraataque y presionando la subida del balón conseguía romper el partido y confirmar la victoria. El último cuarto sobró, ambos equipos decidieron dar minutos a los jugadores menos habituales y que menos minutos ha disputado durante la temporada, y el partido fue un correcalles que siguió favoreciendo a los locales, sobrando los malos modos de algunos jugadores, que ya no se jugaban nada, y la falta de criterio para tomar decisiones coherentes de las dos personas que llevaban el silbato.

pizarra

Esta semana tocará analizar las causas que impiden jugar como se entrena, y que impiden que se cumplan las órdenes que una y otra vez se indican desde el banquillo. Este equipo, sabe jugar mucho mejor que lo que demostró esta fría mañana del mes de enero ante el CB Begastri, y la progresión que han experimentado sus jugadores de primer año y los que juegan este año por primera vez la liga federada, me hace ser más optimista para la segunda vuelta, donde esperemos recuperar a los lesionados, y conjuntar más al equipo, logrando la intensidad defensiva que el cuerpo técnico se ha propuesto como meta para esta temporada. Sin duda no va a ser fácil, pero estoy seguro que todos los que componemos el equipo, lucharemos  con todas nuestras fuerzas para conseguirlo, y desde este blog os lo seguiremos contando.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s