enemigo silencioso

Publicado: agosto 13, 2009 en Opinión

Un año más, y un verano más, saltó la alarma de la muerte súbita en jóvenes deportistas. Este año, además, al tratarse de alguien ligado al mundo del futbol, como lo es el jugador y capitán  del Español, Dani Jarque, el suceso cobra un mayor interés y los medios de comunicación nos bombardean continuamente con la noticia. Pero en el mundo del baloncesto también existe una amplia experiencia en este tipo muertes, y todos recordamos al joven jugador de 13 años de Alcantarilla, Jose Vidal Fernández, que nos abandonó hace dos veranos también por una muerte súbita, y que puso de luto a todo el baloncesto murciano.FR004

La muerte súbita en general, y la muerte súbita por causa cardiaca en particular, pueden ocurrir a cualquier edad, pero es particularmente dramática en la infancia y en gente joven. El primer concepto que tendremos pues en cuenta, que todas estas muertes no siempre son debidas a alteraciones cardiacas, aunque si la mayoría, y será la autopsia y los análisis toxicológicos los que nos ayudaran a determinar su causa, aunque en ocasiones, que pueden llegar a ser un tercio de los casos, no se puede hallar con certeza absoluta la causa última que produzco la muerte.images

De todas formas, y antes de hablar más a fondo del problema, debemos de tranquilizarnos, dado que estamos hablando de una entidad que tiene una frecuencia muy baja en deportistas de competición y atletas, aproximadamente de 1 caso cada 50.000 a 300.000 deportistas durante un periodo de 10 a 20 años, aunque los datos suelen ser imprecisos ya que proceden de estudios realizados de forma retrospectiva, es decir analizando los casos una vez que se han producido, y donde no se valoró la intensidad de la actividad deportiva. En cambio, existen pocos estudios prospectivos en los que se analiza y se controla durante un periodo determinado a un grupo de deportistas con una actividad física concreta.

No obstante, y pese a su baja frecuencia, la muerte súbita que ocurre en jóvenes que practican el deporte de competición suele ser muy dramática y polémica, suscitando siempre la discusión de si serían muertes que se podrían haber evitado. Por ello, y aprovechando las vacaciones y la ausencia de otras noticias, me ha parecido interesante hablar de ellas en este post.

Fibrilacion_ventricularLa primera pregunta que nos podemos hacer como padres cuando oímos este tipo de noticias por la televisión o la leemos en los periódicos,  sería si el baloncesto de competición o federado, podría ser peligroso o no para nuestros hijos. En el balance riesgo/beneficio en relación con cualquier actividad deportiva se deberían de considerar tres factores: nivel basal de forma física que tenga el niño que quiere practicar deporte, la naturaleza de la actividad deportiva a desarrollar y la presencia de enfermedad cardiaca previa a la práctica del deporte y que puede o no ser conocida. Por supuesto, en caso de saber previamente la alteración o enfermedad cardiaca, dependerá de la naturaleza de esta, la que ponga límites a la actividad deportiva que puede desarrollar nuestro hijo.

Por poner un ejemplo, en caso de unas determinadas enfermedades congénitas estructurales del corazón que predisponen a la muerte súbita como la miocardiopatía hipertrófica, miocardiopatía arritmogénica del ventrículo derecho, síndrome de Marfan y síndrome de QT alargado, si son detectadas en un reconocimiento previo a iniciar la actividad deportiva, estaría contraindicada la práctica de deportes de competición que supongan rápidas aceleraciones y desaceleraciones, donde incluiríamos el futbol, tenis y por supuesto el baloncesto, pero en cambio no supondría un mayor riesgo para actividades deportivas donde se desarrolle una actividad física estable y regular.

La segunda pregunta, que nos debemos de formular simultáneamente con la primera, sería como se debe evaluar al niño o joven que quiere practicar deporte de competición, y que hasta ese momento no se le ha detectado nunca una alteración cardiaca.

A pocas semanas de iniciar la pretemporada, somos muchos los padres que tenemos hijos que practican deporte a nivel federado, que nos preguntamos si hacemos lo suficiente para prevenir este tipo de eventos fatales. Los que llevamos varios años en relación con los equipos de baloncesto en categoría base sabemos que antes de federar a cualquier jugador se nos exige un certificado médico para la Federación donde conste que el niño es apto para la práctica del baloncesto. Pero desconocemos si el reconocimiento básico que se realizó a nuestro hijo, muchas veces por el médico de familia de su Centro de Salud, es capaz de detectar este tipo de patologías, sobre todo a nivel cardiaco, que han sido capaces de pasar desapercibidas para expertos en medicina deportiva que seguramente realizaron los reconocimientos de los deportistas de elite que se vieron letalmente afectados por este tipo de alteraciones cardiacas.

Por ello somos muchos los padres, también aconsejados aunque no obligados por muchos clubes, que además del reconocimiento básico, solemos solicitar cada dos o tres años, cita con el especialista de medicina deportiva para realizar un reconocimiento “extra” a nuestros hijos. Pero aún así, es evidente que estos reconocimientos nunca serán tan exhaustivos como los que se realizaron por ejemplo a deportistas tan conocidos como Antonio Puerta, o Dani Jarque, por poner dos ejemplos recientes, y que en estos casos, desgraciadamente, sirvieron para poco.Trofeoantoniopuerta

Sería por tanto lógico pensar que quizás algunos padres no se sientan tranquilos y quieran dar un paso más y se pregunten si sería conveniente que a sus hijos se les practicara como mínimo un electrocardiograma, un ecocardiograma y que fueran valorados por un especialista en cardiología antes de practicar deporte federado o deporte de competición.

Aunque por mi profesión podría dar una respuesta técnica, quiero escribir este post también desde el punto de vista de un padre, y no sólo desde el punto de vista exclusivo de un profesional de la sanidad. Es por tanto evidente que el mismo hecho se percibe y se vive de forma distinta sin lo enfocas como padre o como médico. Desde la perspectiva de médico, y en base a las guías existentes y a los estudios publicados, tendría que contestar que con un correcto examen físico, y una historia clínica que valore síntomas existentes antes de la práctica del deporte y los antecedentes familiares, sería suficiente para competir a nivel federado, aunque algunos opinen que esto sería más completo si se realizara además un electrocardiograma estándar de 12 derivaciones.

Pero desde la perspectiva de padre, es evidente que hay muchos que opinan que cualquier esfuerzo es poco cuando se trata de la salud de nuestros hijos, y por regla general, siempre intentarán hacer el máximo de pruebas posibles para estar tranquilos que su hijo puede o no practicar deporte de competición. Por ello, muchas veces exigirán a su médico de familia que lo derive a un especialista, o buscarán repuesta, si la economía lo permite, en la medicina privada, o recurrirán si pueden a pedir el favor a algún conocido, con el consabido hoy por mi y mañana por ti. Todo ello conllevaría además del gasto adicional que supone realizar estas pruebas de manera indiscriminada, una repercusión evidente en las listas de esperas de algunas consultas especializadas, fundamentalmente las de cardiología y medicina deportiva.

Pero frivolizaría si quisiera reducir el problema al gasto económico que estas actitudes desencadenarían, o al aumento de las listas de espera que esto provocaría. Sin quitarle importancia a estos dos aspectos, hay para mi otro fundamental. Cada vez que realizamos una prueba especializada, ya sea un simple electrocardiograma o un ecocardiograma, podemos detectar pequeñas variaciones de la normalidad, muchas de ellas fisiológicas, pero que pueden plantear dudas al explorador que las valore, y que exigirán para confirmar o descartar la sospecha, estudios más complicados, como podrían ser el cateterismo cardiaco y estudios electrofisiológicos, que no están exentos de complicaciones graves, y que podrían provocar más daño que beneficio a un niño sano. A su vez, estamos quizás impidiendo sin razón justificada la práctica de una actividad que podría haber contribuido de manera positiva a la formación y el desarrollo físico, psíquico y moral de una persona, y a la que hemos convertido en un enfermo sin una causa muy justificada.

Vemos pues que aunque casi todo el mundo coincide en el mínimo que se debe de hacer, las principales discrepancias surgen en el nivel que hemos de parar. En la actualidad pues, y en mi opinión personal, como padres deberíamos de solicitar motu proprio, y sin esperar a que el club o la federación de turno nos lo exijan, que a nuestros hijos los examinara un médico de familia y si es posible, también por un especialista en medicina deportiva. Junto a la recogida de datos de síntomas y hallazgos de la exploración física, se les determinara la presión arterial y se les realizara un electrocardiograma de 12 derivaciones. Este último, está discutida su realización por la Asociación Americana de Cardiología, que no lo cree imprescindible realizarlo de forma rutinaria a todos los jóvenes, aunque las guías europeas, basadas en un amplio estudio realizado con deportistas italianos, si lo cree aconsejable y recomienda su uso.

Si todo resulta normal, nuestro hijo podría realizar deporte con un margen de seguridad elevado, aunque nunca del 100%, dado que el riesgo en esta vida lo asumimos continuamente, cuando subimos a un coche para ir a trabajar, o cogemos un avión por negocios o vacaciones. Este estudio o valoración se debería de repetir por regla general a los dos años, valorando también por supuesto, la aparición de nuevos síntomas que coincidan con el inicio de la práctica de este deporte.

FR002Calma pues, no dejemos que los medios de comunicación influyan en nuestras decisiones, dejemos aconsejarnos por los profesionales de la salud, al fin y al cabo su nivel de información  y perspectiva del problema siempre será más cercana a la realidad que la del periodista que busca la noticia, aunque tenga el asesoramiento de buenas fuentes de información. Sin prisa, y aguardando la lista de espera, solicitemos valoración por el especialista en medicina deportiva, sigamos su consejo y hagamos revisiones periódicas, generalmente cada dos años. En caso de síncopes, mareos, fatiga excesiva, palpitaciones, o dolor torácico, que pueda aparecer durante la práctica del deporte, volvamos a consultar con la opinión del especialista que permita valorar la realización o no de pruebas complementarias  que se consideren indicadas, suspendiéndose en ese caso la actividad deportiva que solíamos realizar en espera de los resultados e informes de dichas pruebas.

FR003Bueno, espero no haberos preocupado demasiado con el tema, y deseo haber sido lo más objetivo posible. De momento seguiremos disfrutando del verano y de los 3 x 3. Este pasado fin de semana estuvimos en Santiago de la Rivera donde se respiró un gran ambiente, y donde vivimos una nueva edición de este ya clásico torneo, donde organización y participantes rindieron a gran altura como ya nos tienen acostumbrados, y donde los inconvenientes del calor se compensaron con la emoción de los partidos, y alguna que otra cañita o refresco bajo la sombra de los toldos y las palmeras. Este año, como anunció en su página web Marme, se superó el record de participación, como esto siga así va a haber que realizar una fase previa para clasificarse para el torneo, o aumentar el número de días del mismo. Desde luego Marme y los organizadores se merecen nuestra más sincera enhorabuena.

Anuncios
comentarios
  1. asombrado dice:

    Muy buena entrada, para padres y aficionados. Excelente e interesante.
    Gracias por estas notas que seguro ayudarán a más de uno a tomar la posición correcta con respecto a este asunto.

    Un recuerdo para Jose Vidal, que tras aquel campus de Felipe y Quini en el verano de hace dos años nos dejó a todos sin su presencia. Allí donde estés recuerda que nos dejaste huérfanos de alguien que siempre tenía una sonrisa en la boca.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s