el que da primero …

Publicado: marzo 7, 2010 en Opinión

Los dos equipos cartageneros encuadrados en el grupo “fuerte” de la liga infantil masculina, es decir, en el grupo A, se enfrentaron este sábado en un encuentro que estuvo marcado por el claro dominio que ejerció el Basket en la primera parte, y por el pundonor y la entrega de los colegiales tras el descanso, asistiendo a un partido, que pese a la diferencia en el marcador, resultó intenso y entretenido, mostrando las luces y sombras de ambos conjuntos.

*

Club Basket Cartagena “96” 80 – E.B. Salesianos 36

(24-8, 26-2, 14-15, 16-11)

Jornada 17, fase regular liga infantil masculina, grupo A.

Sábado 6 de marzo de 2010, 10:00 horas

Pabellón Cabezo Beaza. Cartagena.

Con plantillas muy distintas, pero con la misma ilusión y entrega, los dos representantes cartageneros de la liga infantil masculina, se enfrentaban por segunda vez esta temporada en un derbi local, donde siempre hay algo más que dos puntos en juego. En el partido de ida, donde el Basket ganó a domicilio a los rojillos, pese a la derrota, los pupilos de Rubén Fariñas mostraron buenas maneras y garra, sacando los colores a una defensa del Basket Cartagena que hizo aguas en muchas fases del encuentro. Con la liga más avanzada, y los equipos más maduros y rodados, había interés en ver el partido de esta segunda vuelta, para comprobar la progresión de ambos conjuntos.

El partido comenzó sin un dueño claro, y aunque los locales conseguían la primera canasta, los visitantes respondían con otra de Robert, pasando así a unos minutos de tanteo, donde las defensas de ambos conjuntos presentaban claros desajustes que favorecían el ataque. Los azules que intentaban presionar a toda la pista, lo hacían muy separados de sus respectivos pares y con escaso acierto, lo que facilitaba mucho la subida del balón de los colegiales. Estos a su vez, se cerraban mucho atrás, intentando cerrar las penetraciones de los locales y evitar que llegaran balones a los jugadores interiores, pero aunque lo conseguían durante los primeros minutos, conforme avanzaba el cuarto, y tras un tiempo muerto solicitado por el banquillo local, iban apareciendo los huecos por donde empezaron a pasar los azules, y al final, la presión tras canasta, aunque no se conseguía robar el balón, desordenaba mucho el ataque de salesianos, que empezó a ser espeso y con poca efectividad. No obstante, fue en los últimos tres minutos donde se desequilibró definitivamente el cuarto, los de Pablo Carsellé acabaron cogiendo confianza y aprovecharon el bajón físico visitante para aumentar su intensidad defensiva y su acierto ante el aro rival, consiguiendo acabar el cuarto con un parcial de 24-8, que premió en exceso los meritos locales.

La ventaja local pesó demasiado en el ánimo de la EBS en el segundo cuarto, donde la defensa de los azules que seguía siendo a toda la pista, esta vez si ponía en  evidencia las dificultades para subir el balón del equipo de Salesianos en este cuarto. Pese a ello, en los primeros minutos, los colegiales consiguieron pasar la presión, y llegar con asiduidad a las zonas de ataque, pero les faltó movilidad, lo que facilitaba la defensa del Basket, que dominaba además el rebote y evitaba segundas opciones de los visitantes. Pero conforme pasaban los minutos el equipo de Salesianos iba perdiendo fuerzas y fe para subir la bola, lo que permitía continuos robos de balón de los locales que lograban embotellar en medio campo a sus rivales. El basket logró un parcial de 26-2, que al contrario que en el primer cuarto, pudo aún ser mayor si hubieran estado más precisos debajo de los aros.

El contundente marcador de 50-10, presagiaba quizás un posible cierre del acta antes del final del partido, pero está claro que en estas circunstancias, el que va por delante en el marcador se suele relajar muchas veces, por mucho que se intente lo contrario desde el banquillo, mientras que el que va por detrás,  y ya ha dado el partido por perdido, al no tener ya la presión del resultado, suele mejorar la fluidez de su juego y ganar en confianza. Si a esto añadimos que el equipo de Salesianos está rindiendo bien esta temporada, y que tiene un quinteto titular que se compenetra bien, no debe de sorprender que el panorama cambiara de forma radical en la segunda parte.

Efectivamente, tras el descanso el Basket optó por defender a media pista, lo que tuvo dos consecuencias inmediatas. Por un lado se acabaron los sufrimientos de los colegiales para subir la bola, y por otro, los de casa dejaron de robar balones y apenas tuvieron ocasiones de contraataque, con lo que se atacaba en estático y el juego se volvió más lento.  Ello permitió ver un tercer cuarto igualado, con intercambios de canastas y de fallos ante el aro por parte de ambos equipos, donde las defensas dominaron a los ataques, pero más por demerito de los que atacaban que por acierto de los que defendían. Esta igualdad se rompía en el último segundo, donde la defensa local dejo tirar de 3 a un jugador rojillo y el triple les dio la victoria parcial de este cuarto a los visitantes con un parcial de 14-15.

El último cuarto comenzó con mayor concentración e intensidad por parte de los del Basket que llegaron en varias ocasiones a los 47 puntos de ventaja, pero donde los de Salesianos seguían luchando  por cada balón. No obstante, las rotaciones en los locales impedían que su juego tuviera continuidad, y las consignas que se daban desde el banquillo se cumplían a medias, lo que al final permitió una nueva reacción de la EBS que logró ligeramente maquillar el resultado y perder el cuarto por solo 5 puntos, 16-11.

Al final, el 80-36, quizás refleje de forma más o menos fiel, las diferencias que existen entre el juego de estos dos equipos, donde los del Basket con un banquillo más equilibrado en todas las posiciones, y con un mayor físico que el equipo de Salesianos, aprovechó el primer tiempo para sentenciar el partido. Para lograrlo basó su juego en la intensidad defensiva, logrando que la EBS no pasara de 10 puntos en 20 minutos, y en recuperar balones gracias a la presión a toda la pista. El juego de ataque en estático de los de Pablo Carsellé sólo funcionó a rachas y sin continuidad, siendo esta una de las facetas del juego donde hay bastantes “oportunidades de mejora” para seguir progresando.

Por su parte, la EBS, justificó en la segunda parte la buena campaña que está realizando, y que su triunfo ante el potente equipo de Infante hace pocas semanas, no fue fruto de la casualidad, sino de la entrega y ganas de aprender de sus jugadores. Ante sus vecinos del Basket mostraron sus carencias durante el primer tiempo, pero después demostraron capacidad de reacción y sacrificio, ambos esenciales para permitir la progresión de sus jugadores.

El partido además, sirve para comprobar que la cantera cartagenera goza de buena salud en todas las  categorías, incluida la infantil, donde tanto Basket Cartagena y Salesianos, ambos también con un equipo pre-infantil, se codean en el grupo A con los mejores equipos de la región, y de momento con un  excelente rendimiento en acorde con las posibilidades y potencial de ambos conjuntos. Desde luego no hay varitas mágicas, solo la ilusión y trabajo, y desde luego es un orgullo ver que los chavales cartageneros que quieren practicar baloncesto a nivel federado, tienen más de una opción disponible, y de momento tanto Basket como EBS, siguen trabajando y volcándose en la cantera. En este sentido, nos alegró mucho ver a Fran y a Robert, dos exjugadores del Infantil B del Basket Cartagena del año pasado, jugando con el equipo de Salesianos, donde siguen practicando a nivel competitivo el deporte que han elegido.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s