con agridulce sabor a despedida

Publicado: marzo 15, 2010 en Opinión

Hay partidos que son especiales, a veces no sólo por la importancia del resultado, a veces lo son por la carga emotiva que ellos conllevan. En ocasiones, un chaval de 17 ó 18 años, que lleva entrenando a baloncesto desde que tenía 10, o incluso menos, y que ha pertenecido a un mismo club durante todo este tiempo, sabe que quizás se está poniendo la equipación de su equipo por última vez, que la edad y el inexorable paso del tiempo lo han convertido en mayor de edad, y que a partir de ahora competir a nivel federado en el deporte que él ha elegido va a ser muy complicado. Algunos, la verdad que muy pocos en nuestra región,  conseguirán hacer compatibles estudios y deporte, e incluso podrán fichar por un equipo de categoría Autonómica e incluso Nacional, excepcionalmente, alguno fichará por un equipo de EBA o por un filial o club vinculado con un equipo de primera fila, pero la gran mayoría ya no podrán seguir jugando en equipos federados, aunque siempre les quedará la salida del arbitraje o hacer cursillos de entrenador,  para seguir vinculados al baloncesto. Pero sea cual sea el camino elegido, el último partido que se juega como júnior, tiene casi siempre el sabor agridulce a despedida, y de nostalgia de unos años llenos de ilusión y de recuerdos con los compañeros, que sin duda no se van a olvidar nunca. Por ello, y aunque aún estemos a mitad de marzo, el final de la fase regular de la liga júnior, supone el final de la temporada para los equipos que no han logrado su clasificación para la siguiente fase, y por tanto un adelanto en la despedida de sus jugadores de segundo año. Ese era el caso de algunos jugadores del equipo júnior de la EBS, que tras una temporada donde no les han acompañado los resultados, disputaban este sábado su último partido, y por ello, cuando este acabó recibieron un merecido aplauso de los aficionados que se dieron cita en el pabellón de Los Dolores, que motivaron alguna que otra lagrima reprimida.

Escuela Baloncesto Salesianos 44 – C. Basket Cartagena 72

Jornada 22 de la Liga Regular Junior masculina

Sábado 13 de marzo de 2010, 10:00 horas.

Pabellón Municipal de Los Dolores. Cartagena

Emotivo final pues, de la liga regular júnior para los dos equipos cartageneros encuadrados en el grupo A, que disputaron este sábado el segundo y último derbi cartagenero de la temporada, en el Pabellón de Los Dolores. Por una parte, el equipo de Salesianos terminaba su participación en esta liga, ya que sus dos victorias en 20 partidos, le han llevado a cerrar la clasificación y no pasarán a la fase de los play off. Por otra parte, el Basket Cartagena, que tras una primera vuelta muy mediocre, marcada por las lesiones, donde sólo consiguió cuatro victorias en diez partidos, ha realizado una segunda vuelta con mejor juego y mejores resultados, lo que le ha permitido asegurar la quinta plaza y optar a la cuarta plaza, siempre y cuando se consiguiera la victoria frente a la EBS, y en espera del resultado  el partido Jesuitinas – CB Molina.  Conseguir esta cuarta o quinta plaza, era muy importante para los del Basket, no sólo por reforzar su moral con una victoria más, sino también por que les permitiría disputar los play off, con equipos de un nivel competitivo similar al cartagenero, evitando a los dos máximos favoritos, CB Murcia, líder destacado de la liga de Primera Autonómica, y el ADM con una plantilla muy completa y equilibrada, que puede dar mucha guerra, sobre todo si es a  un partido, al equipo de la capital de la región.

El equipo de Salesianos, pese a su clasificación, ha jugado una temporada de acorde con sus posibilidades, y luchando por la victoria con opciones de conseguirla en muchos partidos, y manteniendo en la mayoría de ellos un buen nivel de juego. En el partido disputado en la primera vuelta frente al Basket Cartagena en el Pabellón de Cabezo Beaza, puso a este en serios apuros, llegando al último cuarto con sólo 7 puntos de desventaja, pero un hundimiento de los colegiales en este cuarto permitieron una victoria holgada de los locales.

No obstante, si algo ha quedado claro en esta liga júnior, y con la excepción de los dos máximos aspirantes al título, ha sido la igualdad entre el resto de equipos que han formado el grupo A, donde casi todas las victorias han sido trabajadas y complicadas, donde nadie ha regalado nada, y donde las bajas por lesión o sanción de jugadores, han condicionado el resultado de muchos partidos, dependiendo por supuesto, del equipo que las sufriera.

Pasando al derbi local, este, tuvo un aperitivo el pasado miércoles, cuando Basket Cartagena y CB Fuente Álamo, filial del equipo de Salesianos, disputaron el partido atrasado de la semana pasada. El encuentro tuvo poca historia, dado que el equipo de Fuente Álamo, que había derrotado al Basket Cartagena en la primera vuelta por 18 puntos, se presentó en el Pabellón Cabezo Beaza, con sólo 6 jugadores, y aunque estos se vaciaron en el campo y lucharon hasta el final, los locales sólo tuvieron que esperar a que el cansancio fuera apareciendo en sus rivales para ir aumentando su ventaja, que al final fue de 46 puntos, 98-52. Con ello, los cartageneros sumaron su décima victoria que les aseguró la sexta plaza, a esperas de mejorar dicha posición si lograban la victoria frente a sus vecinos de Salesianos en el último partido.

No obstante, no todo eran buenas noticias para los pupilos de Pepe García, ya que Mario estaba lesionado, y un totalmente recuperado y cada vez más participativo Benjamín Cutillas, se tenía que perder el partido, al tener que estar en Madrid por ser uno de los finalistas para obtener una beca de participación en la “Ruta Quetzal 2010”, lo que aprovechamos desde aquí para darle nuestra más sincera enhorabuena por esta preselección, y desear que supere el trámite de la entrevista.

Por su parte, estaba claro que para Salesianos, aunque no tenía opciones de pasar a la siguiente fase, era un partido importante por dos motivos, el primero por ser  un derbi local, ya que estos son siempre partidos especiales, y segundo, y como dijimos al principio, por ser el último partido para sus jugadores de segundo año, por lo que no había muchas dudas que tanto ellos como el resto del equipo estaban dispuestos a luchar para despedirse con una victoria.

Por ello ambos conjuntos salieron a la pista del Pabellón de Los Dolores a por todas, y nos brindaron un primer cuarto muy entretenido y disputado, con bastante intensidad defensiva, igualdad en el juego, y donde se luchaba a tope por cada balón. Los del Basket dominaron gracias a su mejor defensa en los primeros cinco minutos del cuarto, pero los colegiales no les iban a la zaga y no dejaban que la ventaja del Basket aumentara, mostrando bastante acierto desde el 6,25, y consiguiendo en el último minuto dejar en sólo tres puntos la ventaja de los visitantes.

En el segundo cuarto, no obstante, se comenzó a romper la igualdad, y en él se apreciaba, que los de Pepe García tenían mucho más que perder que los  locales, que sólo se jugaban la honrilla personal de derrotar a sus vecinos. Por ello, el equipo visitante seguían echando toda la carne en el asador, y en las rotaciones siempre salía un jugador dispuesto a hacerlo mejor que el compañero al que sustituía. Por su parte, los colegiales no bajaban el ritmo, pero si su acierto de cara al aro, donde cada canasta les costaba un mundo, y mostrando quizás falta de recursos ante la ordenada defensa del Basket Cartagena. Por si fuera poco, el dominio del rebote también empezaba a tener claro color azul, motivando segundas opciones para estos, y que su ventaja pasara de los 10 puntos. Quedaba aún mucho partido y nada estaba aún decidido, pero la dinámica era claramente favorable a los de Pepe García, y por ello los 13 puntos de ventaja que conseguían al descanso parecían ya una barrera infranqueable para los de la EBS.

No obstante, en el tercer cuarto, las consignas dadas en el banquillo de los locales de luchar hasta el final parecieron hacer efecto, y aunque no se conseguía bajar de los 10 puntos de desventaja, se evitaba que el Basket rompiera el partido. Durante unos minutos pareció que el partido se volvería a igualar, pero el equipo visitante seguía sin aflojar en defensa, y aunque fallaba algo más en ataque, les sobraba para mantener su ventaja en torno a los 15 puntos, y acabar el cuarto con más entereza que los locales, que intentaban a la desesperadas tiros más allá del 6,25 pero esta vez con escaso acierto en la mayoría de las ocasiones.

Los primeros minutos del último cuarto fueron letales para los colegiales, el Basket empezó además a enchufar intentos de 3, uno de ellos recibiendo personal de un defensor local, que suponía además un tiro adicional. Los huecos en defensa de los rojillos eran cada vez mayores y la ventaja de los azules estaba ya más cerca de los 30 que de los 20 puntos, y el partido se rompía definitivamente, pasando los del Basket a celebrar su quinto triunfo consecutivo, y los locales a despedir con aplausos y abrazos de los compañeros a los jugadores de segundo año si alguno de ellos era sustituidos.

Al final, 44-72 para el Basket Cartagena, que refleja lo que pudimos ver en el campo, donde un ordenado equipo de Salesianos plantó cara durante tres cuartos, derrochando entrega y ambición, pero mostrando muchas carencias de recursos ofensivos para superar la defensa compacta de los visitantes, teniendo como consecuencia un escaso porcentaje anotador que les costó el partido.

Al final, y tras concluir el partido entre Jesuitinas y CB Molina, donde los de la ciudad conservera ganaron por sólo 3 puntos, 68-71, el Basket Cartagena ha conseguido ocupar de forma sorprendente la cuarta plaza, superando al equipo de Jesuitinas por el basketaverage, ello le empareja al final con el CB Archena para el primer cruce del play off, y en caso de que se superara esta eliminatoria, se jugaría el pase a la “final a cuatro” con el equipo del CB Capuchinos, que tendrá el factor cancha a su favor. Pero no es hora de hacer planes de futuro como en el cuento de la lechera, hay que ir partido a partido, durante la liga se cometieron algunos errores pero se pudo reaccionar a tiempo y rectificar, pero a partir de ahora, ya no queda margen de equivocación, cualquier fallo o relajación costaría muy caro y supondría un adelanto de las vacaciones.

Anuncios
comentarios
  1. Jesma12 dice:

    Alfonso, me ha gustado enormemente la introducción de este “post”, quizás por ser tan obvio el hecho de que al final de la segunda temporada de junior no existe de forma tan clara, la continuidad que si hay en los cambios de categorias inferiores, muchas veces nos pasa desapercibido. Y me ha hecho reflexionar y preguntarme “¿que pasa con tanta gente, tan pronto?, ¿no es quizas demasiado arrebatado pasar con apenas 18 añitos, a jugar en una categoria senior, con gente que en muchos casos te doblan en edad?, ¿no sería bueno prolongar un par de años mas la categoria junior?.
    Me parece que puede haber “tema”, y ahí lo dejo para conocer las opiniones de quien quiera manifestarlas.

    gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s