querer y no poder

Publicado: abril 12, 2010 en Crónicas de partidos, Opinión

El CB Capuchinos impuso su ritmo

Cuartos de final Liga Junior Masculina

C. Basket Cartagena 65 – C.B. Capuchinos 70

C.B. Capuchinos  73 – C. Basket Cartagena 66

Terminó en el Pabellón de San Basilio las andaduras en competiciones oficiales del equipo junior del Club Basket Cartagena, tras una irregular temporada con grandes altibajos, y donde se rozó con la punta de los dedos el pase a la final a cuatro. El equipo de CB Capuchinos fue mejor en ambos partidos, frente a un equipo cartagenero que se vació en la cancha, pero al que le faltó mucha fe y confianza en sus posibilidades, y esa pizca más de intensidad y concentración defensiva que debes de tener cuando delante tienes un equipo de potencial parecido o ligeramente superior al tuyo.

Posiblemente para muchos de los aficionados que vieron los dos  partidos, el número 9 de Capuchinos fue el jugador que desequilibró la eliminatoria y el artífice de la victoria, y quizás tengan razón, sus triples aparecieron en los momentos claves del segundo partido, cuando el contrario te está remontando y más suele temblar la muñeca, y jugó 78 minutos de los 80 posibles. No obstante, en mi humilde opinión, el baloncesto sigue siendo un deporte de equipo, y Capuchinos ganó por que su juego colectivo fue mejor que el cartagenero, y pese a las grandes jugadas individuales que presenciamos, el orden defensivo y los movimientos en ataque estuvieron muchos más coordinados en el equipo colegial, que en el cartagenero, y por desgracia vimos más individualismo y anarquía en los azules que en los de pistacho.

Prácticamente los dos partidos de esta reñida y disputada eliminatoria estuvieron cortados con el mismo patrón, donde el marcador se movió con unos guarismos muy parecidos en ambos encuentros, con pequeñas ventajas siempre a favor de los de la capital, que en ocasiones rebasaban los 10 puntos, y con el equipo de la ciudad departamental que no daba su brazo a torcer y quería mantenerse vivo en el partido y en la eliminatoria. No fueron pues partidos donde vimos presión a toda la pista y rápidas transiciones buscando sorprender al rival e impedir que armara su defensa. Los ataques siempre fueron lentos y los contraataques escasos, las defensas en zona fueron la norma, nadie quiso arriesgar más de los imprescindible, y el miedo y el respeto por el equipo contrario presidieron esta eliminatoria de cuartos de final.

Uno de los momentos más apasionantes que pudimos vivir en estos dos partidos, fueron los últimos 25 segundos del primer partido, donde el marcador mostraba un 65-66 favorable a Capuchinos, tras una remontada local que no daba el partido por perdido. Una personal provocada por el equipo local para impedir que la última posesión fuera de Capuchinos, e intentar ganar el partido, resultó inútil y contraproducente dado que tras transformar los dos tiros libres el equipo visitante, los locales perdieron el balón antes de pasar medio campo y acabaron encajando un parcial de 0-4 que dejó el partido en 65-70 para los de la capital.

No obstante, si tuviéramos que elegir un momento clave en el que se decidió la eliminatoria, este fue sin duda los últimos minutos del segundo cuarto del último partido, donde un parcial de 10-1 favorable al equipo de Capuchinos desequilibró una balanza que hasta entonces había estado igualada. Pese a que los cartageneros acusaron el golpe y estuvieron groguis durante muchos minutos del tercer cuarto, por raza y coraje, sacaron fuerzas de flaqueza en los primeros minutos del último cuarto, y sin hacer un gran juego, lograron reducir a 3 puntos la ventaja de los locales, a falta de 5 minutos para el final del partido, teniendo además posesión para empatar el partido. Pero tras fallar un triple que se paseo por el borde del aro y una bandeja, dos triples del número 9 local les devolvió a los de pistacho una ventaja entre los 6 y 9 puntos, que unidos a los 5 puntos de ventaja que disponían del partido de ida, hundían la moral de los jugadores cartageneros, que con el reloj en contra, siguieron fallando triples y haciendo personales rápidas que de nada valieron para recortar ventajas y ganar el partido.

Pese a todo, los de Pepe García han sido un rival muy incómodo para el equipo de Capuchinos, al que habían derrotado en los dos partidos de la liga regular, pero quizás les ha podido la presión, y durante la eliminatoria no han mostrado la misma precisión ante el aro que mostraron en los dos partidos de ida. La ausencia de Stan en el primer partido de cuartos, y las molestias en el talón de Pablo Carsellé, sin servir de excusas, han sido dos factores que le restaron posibilidades de victoria a los cartageneros, que no han presionado la subida del balón de rival con la misma intensidad que habían mostrado en la segunda vuelta de la fase regular de la liga.

Tras esta derrota, los cartageneros adelantan las vacaciones una semana, dado que ya no jugaran la final a cuatro, y cierran una temporada donde han tenido que luchar contra sus rivales y contra los elementos, obteniendo al final una clasificación muy digna, pero que no se ha podido completar con el pase a la final. Ahora toca seguir entrenando y trabajando para los 12 jugadores de esta plantilla. Algunos de ellos, 5 en concreto, con el objetivo a corto plazo de preparar un posible paso a equipos senior la próxima temporada, aunque por desgracia esto será muy difícil para la mayoría, y les obligará a dejar el baloncesto federado. Para los otros siete, aún les queda un año de permanencia en las categorías de base y podrán seguir, si quieren, disfrutando de este deporte a nivel competitivo y federado 12 meses más, pero sin duda, la mayoría de estos 7 jugadores, pueden ser un armazón muy importante para el equipo del próximo año,  a  los que habrá que añadir los que suben del equipo cadete del 94, y sin descartar alguna nueva incorporación de jugadores de otros equipos, que con frecuencia vemos en equipos juniors. Pero sea cual sea la composición del equipo del próximo año, tendrá otra vez entre sus objetivos el llegar si o si a la final a cuatro, permitiendo al mismo tiempo la progresión individual de sus jugadores.

Bueno, estas reflexiones y la tristeza de la eliminación del equipo junior del CBC, no impiden sin embargo, manifestar, como cartageneros y amantes del deporte, aunque este sea el fútbol, la alegría que hemos sentido este domingo tras la victoria del “Efesé” frente al Real Murcia en el Cartagonova.  Si en el partido de ida, tras el histórico 1-4, hacíamos referencia a la frase de una página web local que aludía “Dios es del Cartagena”, en esta segunda vuelta la han cambiado por el “Dios existe, y es albinegro”, y además lo hemos hecho “Socio” y “Abonado”, y aquello que se profetizaba como el milagro del ascenso, parece algo más cercano a la realidad, aunque desde luego sigue siendo igual de difícil y quizás, al final, puede que no se consiga. No obstante, aunque no haya futbol de Primera División a este lado del Puerto de la Cadena la próxima temporada, la campaña del “Efesé” es para quitarse el sombrero, y sufriendo partido a partido, y luchando punto a punto, le han devuelto a la ciudad una fe perdida hace muchos años, y que sin duda puede contagiar a otros deportes y animar a algunas a empresas a comprometerse como sponsors de equipos cartageneros, y si alguno de estos es de baloncesto, mejor que mejor.

Por ahora, este sueño no nos lo quita nadie, y aunque luego se cumpla o no, este momento que vivimos ya es muy real, y todo lo que han gritado las más de doce mil gargantas cartageneras en el Cartagonova este 11 de abril del 2010, es parte ya de la historia deportiva de la ciudad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s