carretera y manta

Publicado: abril 26, 2010 en Opinión

“De Monóvar a Yecla hay seis u ocho horas: salíamos al romper el alba; llegábamos a prima tarde. El carro iba dando tumbos por los hondos relejes; a veces parábamos para almorzar bajo un olivo. Y yo tengo muy presente que, ya al promediar la caminata, se columbraban desde lo alto de un puerto pedregoso, allá en los confines de la inmensa llanura negruzca, los puntitos blancos del poblado y la gigantesca cúpula de la iglesia Nueva, que refulgía.”

“Las confesiones de un pequeño filósofo”, José Martínez Ruiz “Azorín”.

Red Deportiva Yecla 45 – C. Basket Cartagena 91

Liga Infantil masculina, octavos de final

Domingo 25 de abril 2010, 12:00 horas

Pabellón Municipal de Yecla

Comenzó la fase de octavos en la liga infantil masculina, y a los jugadores del Basket Cartagena 96 les tocó desplazamiento a la Comarca del Altiplano, en concreto a la ciudad de Yecla, el punto geográfico opuesto a la ciudad de Cartagena dentro de la Región, en total unos 155 Km de trayecto en autobús, muchos de ellos por carretera de doble sentido, y unas 2 horas de viaje, que no está nada mal. Por fortuna, la ciudad donde estudió el escritor más longevo de la generación del 98, José Martínez Ruiz, más conocido como Azorín, es un lugar de típicos paisajes y gentes agradables, abiertas al visitante, y posee además un coqueto Pabellón Municipal, el Ortega Chumilla, en honor al boxeador yeclano que participó en las Olimpiadas, dotado de unas buenas instalaciones, y donde gusta jugar al baloncesto. Todo ello compensa algo el largo desplazamiento y el madrugón que hubo que darse, pese a que el partido se había programado a las 12, lo cual es todo un detalle por parte del club yeclano.

Pero es indudable que el equipo infantil masculino del Basket Cartagena no fue a hacer turismo a la ciudad del Altiplano, sino a dar el primer paso para pasar a cuartos de final, en el tramo final de la liga infantil masculina. En el primer cuarto, el quinteto inicial de los cartageneros, Juan, Josué, Jesús, Javi y Gonzalo, sorprendían a los locales con una presión a toda la pista, que aunque era superada en muchas ocasiones, provocaba ataques precipitados y desordenados, con bajos porcentajes de acierto bajo los aros. Aunque los robos de balón no se prodigaban por parte visitante, y pese a que también se fallaba debajo del aro, conforme pasaban los minutos, los de Pablo Carsellé se asentaban más en la pista, iban aumentando el porcentaje de aciertos y aumentaban su concentración defensiva, haciendo la presión mucho más eficaz. Desde el banquillo local, no se daba con la fórmula para superar la defensa cartagenera, y lo que empezó siendo una pequeña ventaja para los visitantes en los primeros 5 minutos, acababa con un parcial de 9-31, que ponía totalmente de cara el partido.

El segundo cuarto, se movió por patrones similares, y aunque la mayor rapidez del quinteto local en este periodo permitía superar con más facilidad la defensa cartagenera, el físico de los visitantes era demoledor debajo de los aros, y compensaba las lagunas defensivas, que también fueron disminuyendo conforme transcurría el cuarto, ayudados quizás por que la rapidez del equipo de Yecla bajaba conforme iban pasando los minutos. Jorge, Dani, Adri, Álvaro y Miguel Ángel, no regatearon esfuerzos para romper el partido, y pese a los lentos balances defensivos, conseguían imponer su fuerza en los minutos finales, logrando un parcial de 13-29, que dejaba en 39 puntos la ventaja cartagenera al descanso, y el partido completamente decidido.

Quizás ese exceso de confianza, de saberse ganadores, y que los locales comenzaron este segundo periodo mucho más acertados ante el aro que en la primera parte, motivaron un pésimo tercer cuarto cartagenero, sin mordiente defensiva y sin ideas en ataque que atascaron el partido y permitieron recortar ventajas al equipo de Yecla, que sabiendo que aún queda un segundo partido, quería mantenerse vivo en la eliminatoria. Pero los seis puntos que lograron recortar en este tercer cuarto, con triple incluido en los últimos segundos y ovación de gala por parte de los correctos aficionados locales, sirvió de espoleta para volver activar el juego visitante en el último cuarto, donde sin necesidad de presionar a toda la pista, se frenaba la anotación local, y se conseguía sobrepasar los 40 puntos de ventaja. Las fuerzas locales estaban ya agotadas, y ya no quedaba poder de reacción, y pese a algún que otro intento de 3 y algunas valientes penetraciones, los de Yecla estuvieron a la merced de los cartageneros, que “perdonaron” el k.o. con varios fallos consecutivos debajo del aro, siendo al final del partido 46 puntos, la ventaja que se traen para el partido del vuelta en Cartagena los de Pablo Carsellé.

Al final se hicieron los deberes, dado que de los 50 puntos posibles que se pueden sacar como máxima ventaja en un partido de competición infantil, el Basket Cartagena consiguió 46, que no está nada mal, y que nos parece una ventaja bastante decisiva para el partido de vuelta. La victoria cartagenera se basó en el buen juego a rachas que se realizó en los dos primeros cuartos, donde los dos quintetos del Basket Cartagena fueron de menos a más con su presión, obligando a jugar a sus rivales con excesiva rapidez, lo que se acabó convirtiendo en precipitación e imprecisiones por parte de estos, y confianza por parte visitante. El bajón del tercer cuarto será un punto a analizar por parte del equipo técnico, dado que si se quieren afrontar otras empresas, no es suficiente jugar bien 30 minutos, sino que hay que hacerlo durante todo el partido.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s