dedicado a Jorge

Publicado: mayo 10, 2010 en Crónicas de partidos, Opinión

La gran alegría que supone una victoria, sobre todo cuando está te puede abrir el paso para la final a cuatro, a veces no es completa y se ve empañada por algún acontecimiento que te impide disfrutarla en su totalidad. Algo asi nos pasó a la expedición cartagenera que nos desplazamos a Lorca para disputar el partido de ida de la eliminatoria de cuartos final frente al Eliocroca, que tras lograr una holgada victoria que nos sitúa muy cerca de la final, regresamos a la ciudad portuaria con la tristeza que supuso la lesión de Jorge Ros, que tras pasar por el servicio de urgencias del Hospital Rafael Méndez, tuvo que regresar a casa con su antebrazo escayolado.

Aunque este hecho es algo relativamente frecuente e inherente a la práctica del deporte de competición, es algo que frustra  las ilusiones de jóvenes deportista y amarga, a nivel individual,  el recuerdo de una temporada. Este tipo de lesiones, a las que podemos llamar “inoportunas”,  y que se producen en los días previos a la disputa de las fases finales, impiden al deportista participar en el evento por el que ha estado luchando durante toda la temporada, y por tanto tienen un componente emocional añadido, independientemente de cómo pueda afectar al rendimiento del equipo la pérdida de dicho jugador.

CB Eliocroca 39 – Club Basket Cartagena 79

(15-15, 11-23, 5-21, 8-20)

Cuartos de final liga infantil masculina

Sábado 8 de mayo 2010, 10:00 horas.

Pabellón Europa. Lorca

Esta vez cambiamos el altiplano  de Yecla por el Valle del Guadalentín, y los infantiles del Basket Cartagena se desplazaron al Pabellón Europa de la ciudad del sol para el primer asalto de cuartos de final. Aunque durante la liga regular ambos equipos ya se enfrentaron, con un balance claramente favorable para los cartageneros, una eliminatoria de cuartos es totalmente distinta, y cualquier despiste puede pagarse muy caro. Por ello, era importante confirmar la supuesta  superioridad en este primer partido, y no dejar el trabajo para el partido de vuelta.

Pero una cosa son las instrucciones desde el banquillo y la teoría, y otra muy distinta es que los jugadores ejecuten sobre la pista el juego que se supone tienen que realizar.

Al contrario que en la eliminatoria contra el equipo de Yecla, donde se realizó un buen trabajo defensivo durante los dos primeros cuartos, en la pista del Pabellón Europa, los cartageneros fueron un equipo vulgar con poca garra, que dejó realizar el juego que más le gusta a los locales, y les dieron alas para luchar por el partido. Por ello, a nadie de los presentes nos extrañó que los locales tomaran la iniciativa y consiguieran ponerse por delante en el marcador durante un primer cuarto, donde los cartageneros, totalmente a remolque de los locales, se mostraron perdidos en defensa y con escasas ideas y acierto en ataque. Pese a todo, con algunas individualidades aisladas en ataque y una “chispitica” de intensidad defensiva, se reponían los visitantes al final del cuarto y lograban nivelar el partido, consiguiendo un parcial de 15-15. No obstante, el hecho que los locales solo tuvieran disponibles ocho jugadores para este partido, hacía suponer que conforme avanzara el mismo el cansancio iría pasando factura y el partido se desnivelaría.

En el segundo cuarto, no varió la decoración, y siguió el empuje local, con mucho corazón, sobre todo en defensa, pero con pocas alternativas en ataque. Por ello, y pese a realizar un juego bastante simple e impreciso, los visitantes aumentaban discretamente su poder anotador, y mejoraban en defensa. Como consecuencia, comenzaron a disfrutar las primeras ventajas del partido, que al descanso eran ya de 12 puntos, tras una canasta in extremis de Dani en los últimos segundos del segundo cuarto.

El tercer cuarto resultó decisivo como consecuencia de una mayor concentración defensiva visitante, y un juego cada vez más previsible por parte local, que poco a poco, veían como los cartageneros aumentaba su ventaja por encima de los 20 puntos. El partido entraba ya roto y decidido en el último cuarto, donde el cansancio local era ya evidente y las posibilidades de recortar la ventaja visitante muy escasas. Fue a falta de 3 minutos para el final, con el partido totalmente desequilibrado para el bando visitante, cuando ocurrió la jugada que empañaría la alegría de los cartageneros.

Jorge Ros, ante una penetración a canasta del número 9 local, realizaba un espectacular tapón, sancionado con una discutible personal, y caía desequilibrado apoyando la mano derecha sobre el soporte de una canasta del Pabellón Europa,  produciéndose como consecuencia del golpe una fractura en su antebrazo derecho.

Esta desafortunada caída, y la consiguiente fractura en “tallo verde” de la parte distal de su radio derecho, le suponía al valiente jugador cartagenero, una escayola sobre su antebrazo, que deberá de llevar alrededor de 4 semanas, y que en el caso de que el Basket supere esta eliminatoria de cuartos, que de momento la tiene de cara, le va a impedir estar en la final a cuatro.

Los que conocemos a Jorge, sabemos que su optimismo y su espíritu positivo van a evitar que esta lesión suponga un contratiempo en su evolución como jugador de baloncesto, y que el hecho de no poder disputar la final tampoco va a evitar que participe de forma activa en ella animando a sus compañeros. Pero sin duda, la lesión de Jorge, supone una pequeña decepción para todos los que estamos siguiendo a este equipo durante la actual temporada, ya que sabemos que Jorge es una pieza importante en su esquema de juego y que sus compañeros tendrán que esforzarse al máximo para que no se note su ausencia. No obstante, como hemos dicho en otras ocasiones, un equipo que se precie, tiene que estar preparado para este tipo de eventos, y cuando hay una plantilla de 12 jugadores, se deben de tener recursos suficientes para superar este tipo hándicaps.

Lo importante ahora, no obstante, es que se cumplan los plazos y el pronóstico que los traumatólogos le han dado a Jorge, y aunque ya no lo veamos jugar en lo que queda de temporada, recupere durante el verano y la pretemporada que viene, el buen nivel de juego alcanzado en la actual.

Muchos ánimos Jorge, sabemos lo mucho que deseabas jugar la “final four” y lo que has trabajado toda la temporada para conseguirlo, desde este blog te deseamos una recuperación lo más rápida posible. Por suerte, eres muy joven y seguro que tendrás muchas más oportunidades de jugar acontecimientos deportivos de este tipo. Por último, que sepas que para todos nosotros esa jugada fue un pedazo de “tapón” legal y no falta personal.

Anuncios
comentarios
  1. jorge dice:

    muchas gracias por tu apoyo, por supuesto que seré el que más anime, dentro de un mes ya estaré preparándome para la próxima temporada

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s