Reflexiones tras las finales (1)

Publicado: mayo 25, 2010 en Opinión

Tras todas las emociones vividas en este fin de semana, con las dos finales infantiles y la final four de Primera Autonómica, hay tantas cosas que comentar, la mayoría claramente positivas para el baloncesto cartagenero, que es difícil elegir por donde empezar y llevar un orden. Bien es verdad que una vez más no hemos ganado nada, y muchos pensarán que no hay motivos para la alegría, pero aunque no se haya conseguido ningún título, las sensaciones vividas y el esfuerzo realizado por los tres equipos cartageneros en las tres finales a cuatro disputadas este fin de semana, ha sido digno de elogio y nos han hecho vibrar a los que hemos tenido oportunidad de asistir a estos partidos.

Como no sería lógico hablar de 3 semifinales y  finales en un mismo post, y aunque durante la semana es posible que hable de todas ellas, y me comprometo a ello, quiero comenzar a comentar la que he tenido la suerte de vivir más de cerca, la final infantil masculina, que ha sido enormemente disputada y entretenida, y donde se han vivido partidos llenos de emoción y de entrega de los cuatros equipos participantes. Aunque al final ganó el de casi siempre, el CB Murcia, sin que ello suponga ni muchos menos demerito ni para este equipo ni para sus rivales, sino que simplemente es una costumbre muy habitual en los últimos años, salvo honrosas excepciones como la del equipo de Archena, y que en mi opinión, esta superioridad tan clara en algunas temporadas, resta emoción a la competición y no beneficia ni a vencedores ni a vencidos.

Bien, pues empezando por la final infantil masculina, la jornada del sábado de semifinales nos deparó un vibrante partido entre el Basket Cartagena y el CB Capuchinos, algo que 24 horas antes era impensable, ya que tras un reconocimiento por un fisioterapeuta se confirmaba la baja de Juan Almagro, jugador del Basket Cartagena, por un esguince grado II producido 12 días antes en la jornada de tecnificación de la FBRM y del que aún no estaba totalmente recuperado. Esta baja se sumaba a la de Jorge Ros, por una fractura de radio que se produjo 24 horas antes que la lesión de Juan, en el partido de ida de cuartos de final frente a Eliocroca, y dejaba al equipo cartagenero sin sus dos bases habituales para disputar la final four. Quizás por ello, casi nadie apostaba un duro de los de antes (el equivalente más o menos a 3 céntimos de euro) por los cartageneros, que partían como víctimas propiciatorias para el equipo de la capital. Bien es verdad que el partido se disputaba en casa y se esperaba afición cartagenera, pero ello no era quizás un  factor suficiente para contrarrestar el hándicap de esas dos sensibles bajas en jugadores que juegan en la misma posición.

Antes de este partido se habían generado algunas dudas de si este equipo sólo era capaz de jugar bien ante rivales inferiores, y de si podía dar la talla en las grandes citas. Para todos los que seguimos al equipo infantil masculino del Basket Cartagena, no es ninguna novedad que se valore de forma positiva tanto su físico como la técnica individual de la mayoría de sus jugadores, sobre todo teniendo en cuanta la altura de algunos de ellos, donde hay al menos 6 que rozan ya los 190 cm de altura, que  no está nada mal para jugadores entre los 12 y 14 años.  Pero lo que todavía no se había demostrado hasta esta final four, era la capacidad de sufrimiento y superación de este equipo cuando el rival que tenían en frente estaba  un nivel por encima del suyo. Durante la liga se ganaron todos los partidos con contundencia menos 4, los dos partidos frente al CB Murcia y los dos partidos frente al CB Capuchinos. Pero al igual que se había ganado con claridad al resto de rivales, también se había perdido con bastante claridad estos 4 partidos, y no se había llegado nunca a competir al mismo nivel que estos dos equipos.

Quizás para los que vemos evolucionar todos los días a este grupo humano, no había muchas dudas del potencial del equipo cartagenero, pero para los que sólo valoran los resultados, estas dudas eran obvias, y todos queríamos despejarlas cuanto antes. Tampoco parecía el momento propicio hacerlo cuando tienes dos bajas de jugadores como Juan y Jorge, que organizan el juego de este equipo durante muchos minutos, pero la semifinal estaba ahí y había que competirla.

Y el equipo lo hizo, fue un auténtica piña y demostró sobre la pista saber sufrir y luchar para ganar, sin perder la cara al partido, sobre todo en los momentos más críticos del tercer cuarto, cuando llegó a perder de 18 puntos, pero sacando fuerzas de flaqueza, frenó la escapada de Capuchinos.

Pero empecemos desde el principio, resumiendo un poco lo que fue en partido, y sin entrar mucho en detalles, podemos decir, que el CB Capuchinos confiaba en sus fuerzas y no quería arriesgar en exceso pensando en la gran final frente al CB Murcia. Por ello no sorprendió mucho, que al contrario que en los dos encuentros de liga frente a los cartageneros, no saliera con su quinteto más potente dispuesto a romper el partido, como lo hizo además en las dos ocasiones que he nombrado, sino que buscó un quinteto compensado pero conservador. Ello unido a la defensa en zona cartagenera, que sorprendió a los colegiales dado que apenas había sido utilizada durante la liga por los jugadores del Basket, motivó dos primeros cuartos muy igualados, donde los cartageneros retocaban los huecos que iban surgiendo en su defensa y los de pistacho intentaba nuevas fórmulas para atacarla. Al final del primer tiempo las defensas ganaban claramente a los ataques y el marcador reflejaba un 32-28 favorable a los pupilos de Pablo Carsellé impensable antes de iniciar el partido y que enorgullecía a la afición de este equipo y creaba intranquilidad en los de la capital.

Pese a todo, desde el banquillo se era consciente que Capuchinos había reservado su quinteto fuerte para el tercer cuarto y que el partido estaba algo más que complicado, dado que 4 puntos era poco colchón para aguantar la segunda parte. Efectivamente, en el tercer cuarto apareció el auténtico CB Capuchinos, un equipo que aspira a campeón y juega un buen basket. En frente un quinteto de circunstancias y poco habitual del Basket Cartagena, con escoltas y aleros, pero sin un base definido y que hacía lo que podía. La mezcla del mejor juego colegial y el más trabado por parte cartagenera dinamitó el partido, y el parcial de 28-8 hacía presuponer que se había acabado el encuentro y la semifinal.

Pero no fue así, en el último cuarto con 16 puntos abajo, los cartageneros demostraron su casta y su entrega, y pusieron una de las primeras piedras que le pueden llevar a ser un equipo campeón dentro de pocos años. Pese a que en los primeros minutos del último cuarto asistimos a un intercambio muy bonito de canasta por parte de ambos equipos, y que impedía recortar las distancias, los cartageneros no cejaron en su empeño y “erre que erre”, y “puntico a puntico” comenzaron a disminuir la ventaja a partir del minuto 5 de este periodo. Cuando quedaba poco más de un minuto, a Capuchinos sólo les quedaba 6 puntos de ventaja, 63-69,  y empezaban a sentir miedo deportivo en el cuerpo. No obstante, las fuerzas estaban al limite y prácticamente no quedaba tiempo para la remontada. Los cartageneros arriesgaron con la presión y perdieron, un parcial de 5-0 en ese último minuto dejó el partido en 63-74, que dio el merecido pase a la final al equipo del CB Capuchinos.

En conclusión, los cartageneros demostraron sobre la pista que un equipo de baloncesto son doce jugadores y todos deben de estar capacitados para hacer labores no habituales cuando falta un compañero, y que por supuesto, cuando hay unión en un equipo, siempre prevalece su espíritu por encima de las individualidades. Y eso es lo que hicieron los infantiles del Basket Cartagena, que se conjuraban en el vestuario y amenazaban: el que nos quiera ganar un partido lo va a tener que luchar y no se lo vamos a regalar, demostrándolo a reglón seguido sobre la pista, que es donde se deben de demostrar las cosas.

Si el sábado las emociones eran fuertes, el domingo no le fue a la zaga. Los dos partidos que presenciamos en el Pabellón del Polígono Industrial de Cabezo Beaza fueron intensos y disputados hasta el último cuarto que fue cuando se decidieron ambos partidos.

Abrieron fuego por el tercer y cuarto puesto, el Basket Cartagena contra el ADM. Los de Molina venían de perder la semifinal con el CB Murcia de 50 puntos, pero forzaron al máximo favorito al título a marcar más de una centena de puntos (107-56). Dado que no es fácil hacerle 56 puntos al posible campeón, y ante las bajas ya comentadas de los cartageneros, los de la ciudad conservera venían con los ánimos crecidos para cerrar la temporada en tercer lugar, o en todo caso, vender cara su derrota. Por su parte los cartageneros debían de reponerse de la decepción de perder un partido que habían luchado hasta el límite y cuya victoria acariciaron en algunas fases del partido.

Con estos condicionantes, el partido respondió al guión y no decepcionó. Asistimos a tres cuartos muy igualados, el primero y el segundo dominado por los cartageneros por 4 y 5 puntos de ventaja respectivamente, y el tercero donde los “piolines” recortaron 3 puntos de ventaja y comenzaron a soñar con el partido. Pese a las bajas y el cansancio, los de la ciudad departamental dominaron con claridad el último cuarto desde el principio al fin, y no dieron opción a los molinenses, la defensa se cerró y a los de Molina se les hizo de noche. Al final, si no hubiera sido por la mala puntería desde el tiro libre de los azulones, la ventaja de 17 puntos (50-67) podría haber sobrepasado fácilmente los 25 puntos. El equipo de Pablo Carsellé intentó manejar durante los 40 minutos el tiempo del partido, imprimiendo un ritmo lento con defensa zonal que conservara las desgastadas fuerzas de su equipo, pero lo consiguió a mala penas durante los tres primeros cuartos, donde los de Molina, aunque con dificultad mantenía el poder anotador suficiente para no perderle la cara al partido. En el último cuarto, como ya hemos dicho, resurgieron de la nada las fuerzas azulonas y sobre las murallas cartaginesas y romanas se estrellaron los ataques a la desesperada de los ADM a los que ya no le quedaron fuerzas ni para intentar anotar desde la línea del 6,25.

Al final triunfo merecido aunque con marcador engañoso y demasiado amplio, 50-67,  para el Basket Cartagena infantil masculino, cosecha del 96 con dos importantes toques del 97, que culmina una gran temporada con este tercer puesto, habiendo demostrado claramente en la semifinal que ha sabido estar pese a las lesiones a la altura de los mejores equipos de la categoría.

La guinda al pastel la puso la gran final en la que disfrutamos a tope todos los presentes, viendo sobre la pista del Pabellón del Cabezo Beaza un baloncesto muy intenso y en algunas ocasiones casi brillante, por parte de los dos finalistas, CB Murcia y Capuchinos, que al menos a mi, no me defraudaron en absoluto. Los de pistacho hicieron su planteamiento habitual, al menos en el aspecto ofensivo,  y salieron con su artillería pesada, sin especular con el partido, aunque eso si, renunciando a la defensa individual. Era evidente que había que reservar fuerzas para un partido muy largo, y el esfuerzo inesperado del día anterior frente al Basket Cartagena podía pasar factura. La salida en tromba del CB Murcia fue poco a poco frenada por los colegiales, que cada vez estaban más cómodos en pista, y no sólo nivelaban el marcador, sino que en el segundo cuarto se subían a las barbas del favorito y se ponían por delante. No obstante al final del primer tiempo el empate a 28 hacía justicia, y dejaba totalmente abierta la final.

En el tercer cuarto el CB Murcia salio a “morder” y a dejar claro quien era el favorito, pero tras uno primeros minutos demoledores, con anotaciones desde el 6,25, rebotes ofensivos y defensivos espectaculares y penetraciones a canasta, perdían fuelle y el CB Capuchinos con un juego de conjunto envidiable, que no se vio en la semifinal frente al Basket Cartagena, reducía a las hordas rojinegras y nivelaba el partido al final del tercer cuarto, llegando al final del mismo con sólo 3 puntos de desventaja.

Parecía que el partido sería de infarto pero había signos y síntomas que denotaban lo contrario. Era evidente que el banquillo del CB Murcia es muy homogéneo, compensado y mucho más completo que el de resto de participantes de la categoría infantil. Con jugadores de Murcia capital, sus pedanías, de San Javier e incluso de Cartagena, puede permitirse el lujo de 4 quintetos equiparables donde salvo lesiones, faltas personales o decisiones tácticas de su entrenador, ningún jugador se vea forzado a jugar más de dos cuartos. Todo ello en un partido igualado como el de la final de ayer, es un lujo inalcanzable para el resto de mortales y que al final suele ganar títulos. Por eso, la entrega de Capuchinos no fue suficiente, y el CB Murcia volvía por tercera vez en el partido a salir en tromba y a arrasar con todo lo que pillara por delante. Esta vez ya no había tiempo para que la defensa zonal devolviera la igualdad, pero los colegiales no variaron su juego y no ofrecieron alternativas, motivo por el que el marcador final no hizo justicia al esfuerzo y el buen baloncesto de los de pistacho durante 30 minutos, cayendo con honor y con la cabeza muy alta en el fatídico último cuarto.

No se si seréis muchos los que lleguéis a leer la totalidad de este larguísimo post, pero por si queda algún valiente que intenta seguir hasta el final, os diré que he vivido y disfrutado de esta final a tope, que aunque la derrota duele, la victoria no es siempre lo importante, y pese a que el justo y digno vencedor ha sido el CB Murcia, al que por supuesto le damos nuestra más sincera enhorabuena desde este blog, el resto de participantes, ADM, Capuchinos y el Basket Cartagena han demostrado, que pese a todo, el baloncesto en Murcia no es cosa de uno, y que los demás cada día podemos estar más cerca. Enhorabuena a todos y al baloncesto regional.

Por último, y tenéis que perdonarme el resto de lectores, quiero despedirme y darles mi más sincero agradecimiento y enhorabuena, por el gran trabajo realizado y las metas alcanzadas, a la totalidad de la plantilla del equipo infantil masculino del Club Basket Cartagena, a todos los jugadores de estas dos últimas temporadas y a sus dos entrenadores, Rosqui y Pablo Carsellé, también al segundo entrenador Jorge Carsellé, y como no, a alguien que en estos dos años ha estado siempre al pie del cañón para echar una mano, nuestro delegado de equipo Jesús García y a su hijo pequeño David “supporter” número uno del equipo, autor de un fantástico himno al club y que fue el que más lloró cuando nos eliminó Capuchinos. Desconozco si en el futuro volveré a compartir minutos en el banquillo con vosotros, aunque es casi seguro que no, pero desde luego tenéis que saber que estos dos años que he compartido con todos vosotros como entrenador ayudante, serán imborrables para mi, y seguro que desde la grada podréis seguir oyendo mis gritos de aliento para todos los que continúen escribiendo desde la cancha de juego la historia de este equipo al que me he hecho adicto.

Bueno, voy a terminar el post, por que si no me voy a poner a llorar, y se va a mojar y a estropear el teclado …

… Continuará.

Anuncios
comentarios
  1. Jesus dice:

    Muchas gracias Alfonso, por tu emotivo Post, y por otras muchas cosas vividas estos dos últimos años, me uno a tu felicitación a Rosqui y Pablo Carsellé, asi como a Jorge Carsellé, que en estas dos temporadas, tan bien han trabajado a este grupo, trabajo, del que tú eres parte importante, y tambien os doy las gracias a todos por haberme dejado formar parte de esta historia que ha calado y corre por mi interior, creándome una sana “adicción” que creo no tiene tratamiento.
    Aunque tu post, suene a despedida, yo se que es sólo un “hasta luego”, pues mucho me temo que yo no soy el único adicto a este “sano vicio” llamado BALONCESTO.

    Y como diria David……. “1,2,3 Cartagena ¡Oeh!”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s