simplemente, volver

Publicado: junio 13, 2010 en Opinión

Esto se acaba, la temporada 2009-2010 ha finalizado para el baloncesto cartagenero y seguro que los dos clubes que representan a la ciudad ya han hecho su balance y preparan ya la próxima temporada buscando buenos patrones y timoneles para dirigir el rumbo y llegar por fin a buen puerto, algo que se le resiste al baloncesto cartagenero en los últimos años.

No obstante, parece que algo cambia, y cada vez hablamos más de gente que vuelve, que de gente que abandona el club antes de que el inexorable paso del tiempo cierre su ciclo deportivo. Hoy queremos hablar de ello, queremos hablar de volver y de los regresos, tema espinoso donde los haya, con muchas matizaciones e interpretaciones, con opiniones para todos los gustos, y es que no todos los regresos son iguales, y no todos son aceptados del mismo grado por los que optaron seguir en el barco y no probar nuevas aventuras.

Indudablemente me estoy refiriendo tanto a los regresos de entrenadores, como de jugadores, donde la barrera más insalvable para considerar como positivo ese regreso sigue siendo sin duda el motivo que propició o que provocó su marcha del club.

Esta semana se confirmaba en su página web el regreso de 3 entrenadores al Club Basket Cartagena, a los que se les daba la bienvenida. Pero también a pie de pista, en los entrenamientos de post temporada, es inevitable que también se hable de otros posibles regresos, o de los rumores sobre posibles regresos de jugadores que abandonaron de forma voluntaria el club para probar fortuna al otro lado del Puerto de la Cadena.

Empezando por el regreso de entrenadores, es cierto que todo el mundo suele coincidir en lo positivo de los  regresos de estos 3 técnicos con experiencia en categoría sénior, para entrenar equipos cadetes e infantiles. Tanto Primi Abad, como Paco Carmona y Pedro J Pérez Murillo, aunque en diferentes niveles, son gente ligada desde hace muchos años al baloncesto cartagenero y con experiencia contrastada para dirigir a estos equipos con ciertas garantías, aunque sin duda son entrenadores muy diferentes, con diferentes trayectorias, y a los que no debemos juzgar en conjunto.

Primi Abad es sin duda hasta el momento el fichaje más sonado, y que más se había intentado mantener oculto hasta su confirmación. Su marcha del CAB Cartagena al final de la temporada 2006-07 fue premonitorio de la desaparición del club 3 meses más tarde desbordado por problemas económicos que no es nuestro objetivo analizar. Primi, que había tomado el relevo de Ángel Cegarra 3 temporadas antes, dejaba un buen sabor de boca en los aficionados y en la directiva por el gran trabajo realizado durante esos años, habiendo rozado el ascenso por la vía deportiva a Liga LEB en la temporada 2005-2006, lo que habría supuesto en parte, rememorar los antiguos éxitos como jugador con el Proexinca. La “Era Primi”, como la definió Fernando Ortiz, vicepresidente del CAB en esta época, fue una de las mejores en los diez años de existencia del CAB Cartagena, siendo por ello su regreso uno de los objetivos principales que ha tenido el Club Basket Cartagena desde que se fundó. El regreso hace un año al Basket Cartagena de Pepe García, que fue segundo entrenador de la “Era Primi”, era premonitorio de este regreso, donde quizás ha sorprendido que lo haga con un equipo cadete y no con un equipo júnior o de categoría sénior. Pese a todo, la opinión que he podido escuchar a pie de pista es netamente positiva, siendo sin duda uno de los regresos más deseados.

Pero donde ya no todo el mundo opina igual es cuando escuchamos posibles regresos de jugadores emigrados a clubes de la capital y que estarían barajando la posibilidad de volver, bien por intereses personales o bien por que les puede afectar la actual política del CB Murcia en cuanto a la cantera se refiere, donde al parecer, y salvo algún caso muy puntual, ya no se van a dar las facilidades (pago de la gasolina, no pagar cuotas anuales, etc) que se habían dado hasta ahora a los jugadores que no vivían en la capital y querían jugar en dicho club.

Hay que reconocer que los puntos de vista son muchos, y que no es fácil opinar sobre este tema. Quizás lo que siempre debería de primar son los intereses personales del jugador, o los de sus padres, que no siempre coinciden,  y los intereses del club por recuperar a un jugador con determinadas características que vendría a cubrir un hueco importante en un determinado equipo. Pero es evidente que una marcha imprevista provoca reacciones en el club y en los compañeros a los que se abandona, sobre todo si es por decisión expresa y voluntaria del jugador o sus padres, y por tanto su regreso volverá a generar las mismas reacciones y sentimientos que provocó su partida. Es evidente que también en este caso, cada jugador es distinto, y habría regresos de jugadores que nadie, o casi nadie, cuestionaría, mientras que otros pueden levantar las mismas ampollas que se levantaron cuando se marcharon. Creemos no obstante, que todo el mundo tiene derecho a equivocarse y por tanto a rectificar, y también a intentar jugar en el equipo que considere más adecuado, pero por desgracia, casi siempre el club pone algunas trabas para salir, y el jugador tiene que salvar el obstáculo de su orgullo para regresar.

Lo hemos hablado muchísimas veces entre padres en las puertas de los pabellones durante los entrenamientos de nuestros hijos. Si mañana llegan al club uno o varios jugadores de más de dos metros, con una técnica maravillosa y que jueguen en la misma  posición donde juega nuestro hijo, es evidente que nuestro chaval debería cambiar de aires ya que el club no podría renunciar a fichar a ese o a esos jugadores. Por tanto, el club y el resto de jugadores, tampoco se deberían de enfadar si un padre o el propio jugador, quiere probar en otro sitio e irse a otro club donde cree que va a jugar más cómodo o puede progresar más.

Es la ley del deporte, cuando el club crea que no vales para un determinado equipo va a prescindir de ti y te dará una patada, luego por muchos derechos de formación que quiera tener un determinado club sobre un jugador de cantera, nunca debería de dificultar o impedir la marcha de un jugador a otro equipo, aunque está en su derecho de intentar impedir que otros clubes se lleven a sus mejores jugadores. El problema estaría que para evitar esta fuga de jugadores, es mejor potenciar nuestro cuadro de entrenadores e instalaciones, y no pedir que haya leyes que impidan a un jugador que juegue donde quiera.

Pero si polémicas son las marchas, mucho más polémicos son los regresos, tanto a nivel de club como a nivel de excompañeros que sufrieron o se beneficiaron de la marcha de un determinado jugador, y que ahora se ven amenazados con su regreso.

Desde luego, y en mi opinión, nunca debemos generalizar y cada caso debería ser estudiado por separado. Sólo así habría más posibilidades que tanto club, como jugador, se beneficiaran de ese posible regreso y no se sembrara la semilla de la discordia dentro de un grupo de jugadores que deben de jugar como un equipo y no como una suma de individualidades. En ese aspecto, sería mucho más importante valorar el espíritu de equipo de ese determinado jugador y la relación que tuvo con el grupo cuando estuvo en el club, que las facultades técnicas que posea, no olvidemos que el baloncesto sigue siendo un deporte de equipo y no de individuos que juegan a su aire.

No obstante, no es hora de dar nombres que todos sabemos, una vez más habrá que dejar pasar el verano y con la cabeza fría, algo difícil con los calores veraniegos, esperar que tanto jugadores como clubes tomen la decisión adecuada, no olvidemos que la partida de un jugador de un determinado equipo puede ser cosa de uno, pero el regreso tiene que ser cosa de dos, del club y del jugador, y que los dos estén de acuerdo, ya que si sólo es uno el interesado, al final nunca habrá acuerdo. 

Existen muchas canciones y poemas relacionados con la acción de volver y con los regresos, desde el “volver, volver, volver” que cantaba en una ranchera Vicente Fernández, al tango argentino “Volver” que entonaba en 1935 Carlos Gardel, por supuesto sin olvidar a las oscuras golondrinas que nombraba nuestro Gustavo Adolfo Bécquer en sus rimas. Sea cual sea la canción o poema que recordemos, esperemos que sigan los regresos y que esto beneficie al baloncesto cartagenero. A mí en particular siempre me han gustado las rimas de Bécquer y aquí os dejo un fragmento:

“Volverán las oscuras golondrinas

en tu balcón sus nidos a colgar,

y, otra vez, con el ala a sus cristales

jugando llamarán;

pero aquéllas que el vuelo refrenaban            5

tu hermosura y mi dicha al contemplar,

aquéllas que aprendieron nuestros nombres…

ésas… ¡no volverán!”

Anuncios
comentarios
  1. anónimo dice:

    Me gusta tu entrada, sobre todo en lo de no nombrar a los jugadores hasta que la vuelta o no vuelta sea “oficial” pero creo que en el tema de los entrenadores te has patinado. Lo de que Primi haya vuelto ha sido cosa de hace poco tiempo, y ha habido alguien que ha influido bastante más que Pepe y, obviamente si el mejor entrenador de Cartagena vuelve, es para coger el mejor equipo posible y los jugadores con mayor progresión en el club, aunque el cadete del 96 también podría haber sido un gran equipo para que lo llevara él.

    • cartagenabasket dice:

      Gracias por tu comentario. Que la vuelta de Primi se haya gestado hace poco tiempo y por otra persona que no es Pepe García, algo que sinceramente desconozco, no excluyen en absoluto mis comentarios de que el Basket Cartagena sigue abierto al regreso tanto de técnicos como de jugadores que se sumen al proyecto y que somos muchos los que esperabamos la vuelta de Primi más tarde o más temprano, y por ello el regreso de Pepe García, aumentó las esperanzas de esa posible vuelta, aunque no haya influido de forma directa. En cuanto al equipo que se le ha asignado, el cadete del 95, me imagino que habrá sido de mutuo acuerdo entre el director deportivo y el propio entrenador, no creo que a estas alturas a Primi se le vaya a imponer desde otros estamentos un equipo en concreto para formar parte del cuerpo técnico del Basket Cartagena, pero aún en el caso de que no estemos de acuerdo con el equipo que entrenará la próxima temporada, en mi opinión su vuelta sigue siendo importante y necesaria para el baloncesto de Cartagena en general, y en este caso, para el Basket Cartagena en particular.

  2. INCREIBLE dice:

    Lo único que te estoy intentando decir, es que en muchas ocasiones no son las cosas como tu las pones, y el que vuelva este entrenador no ha sido merito del director deportivo que tanto defiendes.

    • cartagenabasket dice:

      Vale, ahora ya se por donde vas, pero creo que tu tampoco me habías entendido a mi. La vuelta escalonada de antiguos entrenadores del CAB que ya no estaban en el club cuando este desaparece (Laura Belmonte, Eugenio, Pepe García, Primi) es una buena noticia, en mi opinión, para el Basket Cartagena y para el baloncesto de Cartagena. Algunos de estos entrenadores estuvieron en Mazarrón, Marme y Capuchinos, y ahora los hemos recuperado. En ningún momento he querido ponerles las medallas a Pepe García, en todo caso las medallas deberían ser para la actual estructura del Club Basket Cartagena que ha podido recuperar a estos entrenadores para seguir formando la cantera en Cartagena. Si alegrarme por la vuelta de Primi es defender a Pepe García, lo acepto, creo que ya ha quedado clara tu opinión y espero que también la mía

  3. INCREIBLE dice:

    Pues yo creo que no, porque si no es merito del Director Deportivo, mucho pero mucho menos de la Junta Directiva.¿ Y que me dices de las salidas de este año ?.

    • cartagenabasket dice:

      Para acabar por mi parte, sólo dos puntualizaciones:
      1. Mi comentario dice textualmente que en todo caso las medallas deberían ser para la actual estructura del CBC. Es decir, la estructura de un club no es solo su presidente y la junta directiva, si no que engloba además a equipo técnico, socios, jugadores etc. Por tanto cuando una persona decide regresar a un club que tuvo que abandonar, además de que lo pueda o no hacer como favor personal a la persona que se lo pide, me imagino que también valorará la estructura del club al que va a pertenecer (presidente, junta directiva, director deportivo, resto de compañeros etc), y que al final sus aspiraciones personales y la estructura del club es lo que más cuenta, aunque como tu apuntas (aunque no das nombres), también puede volver por hacer un favor a la persona que se lo pide y que lo intenta convencer. Está claro que opinamos distinto.
      2, Si me preguntas que me parecen las salidas de este año, tendrás que ser más concreto, por que no se si te refieres a jugadores que pueden abandonar el club a final de temporada o a entrenadores. En todo caso, al igual que en los regresos, hay que individualizar. No es lo mismo que prescindan de mi, que me vaya por motivos profesionales, o por que otro club me interesa más que este. Por supuesto, al igual que en los regresos, debemos de evitar hablar de rumores, y comentarlos cuando la salida sea oficial.
      Si no te parece mal, podemos esperar a que se confirmen las salidas y posibles regresos de jugadores, y los comentamos en otra entrada al inicio de temporada, cuando ya todo sea oficial.
      Un saludo y de nuevo muchas gracias por tus comentarios y opiniones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s