flautas y varitas mágicas

Publicado: agosto 19, 2010 en Opinión

He de reconocer que pese a mi debilidad por la literatura fantástica, soy de los que creo que las varitas mágicas no existen, y que al borrico del poema de Tomás de Iriarte nunca le sonó la flauta, ni por casualidad ni por nada, y aunque le hubiera sonado, el burro no habría podido sacar nada útil de ese sonido armónico, ya que su oído musical seguro que no es una de sus facultades más desarrolladas.

En este mundo en general, y en el deporte en particular, es difícil sorprender con recetas nuevas, y que suene la flauta, aunque sea por casualidad, y pasemos de la noche a la mañana, desde el más oscuro anonimato a la gloria más sublime. Aunque es posible que en ocasiones esto pueda ocurrir, y no se lo voy a discutir a Tomás de Iriarte, la mayoría de las veces en que los astros nos son propicios y conseguimos la efímera gloria de forma inesperada o antes de tiempo, es más que posible que el burro de la fábula continúe sin descubrir como ha podido sonar el instrumento en cuestión, por eso Iriarte eligió a un borrico para su poema y no a un lince, y al final el cuadrúpedo no será capaz de aprender de ese éxito y seguirá desconociendo lo que tiene que hacer para que este se vuelva a repetir con  alguna regularidad y no de forma aislada o única.

Pero a la vez, si somos excesivamente conservadores, y creemos que los experimentos sólo se hacen con gaseosa,  y no nos arriesgamos nunca a soplar la flauta si antes nadie nos explica para que sirve y como funciona, es posible que nunca consigamos grandes cosas, ni siquiera por la esquiva casualidad. Y es que, en mi opinión, es muy fácil fracasar aplicando los métodos que gozan de mayor consenso y que son admitidos por todos, ya que todos los conocen y todos sabrán lo que pensamos hacer, y por tanto no sólo con el trabajo bien planificado y bien hecho será suficiente para rendir a un mejor nivel que los demás y obtener buenos resultados, aunque si tengo que reconocer que nuestras probabilidades aumentan mucho si empleamos esta táctica, en vez de intentar inventar nuevas soluciones para hacer sonar bien la flauta de una puñetera vez.

Dicho con otras palabras, los innovadores sólo obtienen éxitos de forma muy esporádica, con o sin casualidad, pero aplicando los conocimientos clásicos no se nos garantizan ni mucho menos los triunfos y los títulos. Visto el problema desde esta perspectiva, no es fácil decidir si seguir por la senda de los elefantes ya establecida, y conocida por todos, para que esta nos lleve a buen puerto, o hemos de arriesgar e innovar para conseguir algo positivo, y probar por otras sendas más estrechas y menos conocidas, como podría ser la senda de los caracoles, aunque si fracasamos más de uno dirá que echamos por la senda de los tontos. Y es que como bien dice el saber popular, cuando un tonto coge una senda, o se muere el tonto, o se acaba la senda.

Se dice con mucha frecuencia que siempre hay que apostar por el trabajo serio y bien realizado, y el tiempo hará que se recojan los frutos de lo que hemos plantado, etc., etc. El problema es que si todos hacemos lo mismo, trabajo, trabajo y más trabajo, al final seguirá siendo sólo uno el que se lleve la gloria del triunfo, y a los demás sólo les quedará la frustración disfrazada por hermosas palabras del trabajo bien hecho y del deber cumplido, que sólo intentan ocultar que los otros han sido mejores que tú y te arrebataron la victoria. En estos casos, el saber popular apuesta por la paciencia, por no desesperar y confiar que algún año podamos recoger la cosecha, es decir, esperar que algún año pueda sonar la maldita flauta, aunque en esta ocasión, se supone que no ha sido por casualidad, y que por fin el burro acabará adivinando por que lo ha hecho y podrá repetir durante algunos años seguidos esos éxitos.

Pero no nos engañemos, para trabajar bien necesitamos de manera ineludible,  instalaciones en condiciones, técnicos bien formados, y jugadores, al ser posible con talento, y al final llegamos siempre a la cruda realidad, para conseguir todo esto, lo que nunca puede faltar es ese poderoso caballero, a quien todo el mundo le rinde pleitesía y que Quevedo de ingeniosa forma nos describe con sus letrillas en forma de sátira, por supuesto, hablamos de Don Dinero. Está muy aceptado que el dinero no da la felicidad, ni los triunfos deportivos, pero ayuda, vaya que si ayuda, y siempre será el objeto más codiciado y buscado para conseguir el objetivo que nos hayamos propuesto. Frases como no es más feliz el que más tiene sino el que menos necesita, no dejan de ser opiniones conformistas, de los que tienen pocas opciones de disponer de él, y hacen lo mismo que la frustrada zorra que no podía alcanzar las uvas, despreciarlas por que aún están verdes.

Una vez machacadas las neuronas con estas arduas disquisiciones, vamos a lo que vamos, al meollo del problema, es decir, ¿están haciendo lo necesario los dos clubes cartageneros para mejorar su situación actual y alcanzar el nivel que debe ocupar nuestro baloncesto?

Pues como cualquier cosa en la vida, todo dependerá del cristal con el que lo miremos. Si consideramos que mantener la categoría en Primera Nacional y en Primera Autonómica es suficiente, y bastante hacemos con el presupuesto que tenemos manteniéndonos un año más en la misma categoría, es evidente que no necesitamos nada más, y habrá que mantener la misma y cómoda senda. Pero es evidente, que afortunadamente, muy pocos o ninguno, opinan así, y casi todos consideramos que por historia y por potencial de la cantera cartagenera, estamos aún muy por debajo del nivel al que debe de aspirar un equipo de una ciudad como Cartagena. Tampoco caben dudas, que algo parecido opinan las dos directivas de los clubes cartageneros, dado que pese a que tanto Basket Cartagena como la EB Salesianos han mejorado este año la clasificación del año anterior, esto no se ha debido de considerar suficiente, y durante el verano ya se han tomado decisiones para  intentar mejorar la situación actual.

Bien es verdad, que el Basket Cartagena lo ha realizado de forma casi obligada, dado que tanto su entrenador, como varios jugadores, incluidos los jugadores que tenían vinculados del CB Murcia la temporada anterior, aunque por motivos distintos, no podían continuar este año, y por tanto había que buscar recambios de forma obligada, pero por otro lado estos cambios están suponiendo, al menos de momento, un esquema de plantilla algo distinto al de los dos últimos años. De momento su nuevo entrenador dispone de una plantilla, aún incompleta, ya que hasta ahora el club sólo ha confirmado oficialmente 8 jugadores, donde se están mezclando al 50% veteranía y juventud, y de los que sólo cuatro repiten de la temporada anterior. Es evidente que cuando se complete la plantilla esta proporción de fifty-fyty puede cambiar, pero posiblemente, si lo hace da la impresión que lo hará buscando jugadores experimentados, muy vaqueteados en categorías de nivel nacional, y que por tanto se tratará de evitar el esperar a la segunda parte de la liga, cuando las cosas no vayan como uno quiere, para buscar esos refuerzos con experiencia. Tras dos años repitiendo prácticamente la misma historia, es evidente que ahora se está buscando algo diferente, es decir, conseguir de una vez estar arriba desde el principio peleando por el ascenso y que la gente acuda al pabellón, y es por ello que la apuesta por dos jugadores veteranos de calidad contrastada y que conocen muy bien nuestra ciudad, como Xavi Alarcón y José  Serrano, y que ya rindieron a un gran nivel en el desaparecido CAB Cartagena en categoría EBA, son sin duda valores muy seguros, aunque no infalibles, en esta nueva andadura. En cuanto al patrón del barco,  Marcos Molina, también confirmado oficialmente hace una semana,  es alguien que no deja a nadie indiferente, y que conoce bien a la cantera murciana y cartagenera, al igual que la categoría donde se va a mover, y que tiene elementos de juicio suficientes para lograr buenos resultados al final de temporada. Pero para ello  tendrá sin duda que completar el actual esbozo de plantilla según permita el presupuesto, e intentando no descuidar a la sufrida cantera, esto último sobre todo, para no romper con la actual filosofía del club.

En cuanto a Salesianos, no existen aún noticias oficiales en lo que se refiere a la plantilla, excepto los rumores que siempre se oyen en los corrillos de los 3×3, pero me imagino que Antonio Pelegrín intentará mantener el bloque de la temporada anterior, con algunos retoques, dado que también puede haber algunas bajas obligadas, y por que el objetivo, volverá a ser sin duda, el primer puesto en la liga regular y el lograr ganar la final four, algo que no estuvo muy lejos la pasada temporada, y que parece en principio asequible, aunque desde luego no será fácil, para el club colegial. Los problemas posiblemente serán los de siempre, escaso presupuesto y seguir apostando por una cantera cada vez mayor y con una amplia base de escuelas de baloncesto, pero que de momento y hasta que no pasen algunos años, parece aún pronto para recoger sus frutos, con la dificultad añadida de no perder jugadores por el camino que quieran intentarlo en otros clubes. Para poder contrarrestar estas posibles fugas de talentos, es básico que el equipo senior siga rindiendo a gran nivel, y que los chavales vean en sus mayores un ejemplo a seguir, y un objetivo más fácil de alcanzar que el probar arriesgadas aventuras en otros equipos.

Desde luego, no es fácil ser el segundo club de la ciudad, y Salesianos lo sabe y lo ha comprobado, pero Cartagena tiene recursos suficientes para que ambos clubes puedan conseguir sus objetivos sin conflictos de intereses, y el que seguro que sale ganando si ambos clubes van para arriba es el baloncesto cartagenero, y sobre todo los niños que quieren aprender este magnifico y singular deporte, ya que dispondrán de una buena estructura de escuelas de baloncesto, y la posibilidad de jugar competiciones federadas al menos en dos clubes de la ciudad.

Nuestros mejores deseos pues para la próxima temporada para ambos clubes, y que se mejoren los resultados de este año, que sin ser malos, consideramos que no están a la altura que debemos de querer para el baloncesto en nuestra ciudad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s