el veranillo del membrillo

Publicado: septiembre 9, 2010 en Opinión

Ya se ha alejado agosto, y el caprichoso septiembre, a veces bastante caluroso y casi siempre lluvioso, nos trae el inicio de la nueva pretemporada, que a estas alturas del mes, está ya en todo lo suyo. Aunque todavía no hemos llegado al día de San Miguel, el veranillo del membrillo está ya muy cerca y con él, el principio de la competición. De momento no hay noticias muy reseñables en cuanto a los dos clubes cartageneros, y eso por estas fechas, y con el antecedente de estos tres últimos años, es ya toda una  noticia, y tan sólo se mantiene despierto el interés y la especulación en como quedarán cerradas las plantillas de los distintos equipos de cara a la ya cercana nueva temporada y en como podrán rendir estos conjuntos en los próximos meses.

En cuanto a los equipos senior masculinos de los dos clubes de la ciudad, ambos repiten categoría como ya comentábamos en anteriores entradas, pero con sustanciales novedades tanto a nivel de banquillo como de plantilla, aunque bien es verdad que estos cambios son más importantes en el Basket Cartagena que en el equipo colegial.

El club que dirige Pedro Collados afronta su cuarto año de vida con el desafío de recuperar la categoría que ocupaba el año de su desaparición el CAB Cartagena, como paso previo a recuperar la lejana gloria de antaño del baloncesto cartagenero. Fuera del ámbito deportivo, también parecen objetivos deseables, que seguramente deben de estar en la agenda, el seguir consolidando la hasta ahora escasa masa social, convocar las primeras elecciones del club, e intentar lo que casi nunca, o en muy contadas veces,  pudo lograr el CAB, el llevar público a las gradas, y regenerar una afición que sabemos que existe, pero que está dormida en espera de los buenos resultados deportivos. Su importante trabajo a nivel de los equipos de categoría base, impresiona de estar a punto de conseguir buenos resultados, y son muchas las esperanzas que este año hay depositadas en sus equipos tanto masculinos, como femeninos, para conseguirlo. Aunque es posible que estas alegrías sigan estando desde infantiles hacia abajo, al menos en categorías masculinas, no habrá que perder de vista a los dos equipos cadetes y al equipo junior, que podrían rendir este año a un buen nivel. El cuerpo técnico de estas categorías inferiores sigue bajo la supervisión de Pepe García y Eugenio Alcaraz, y de momento están logrando dar continuidad al trabajo iniciado en años anteriores, pero a su vez recibiendo la ayuda de algunos refuerzos importantes, como lo ha sido la llegada de Primitivo Abad al equipo cadete masculino del 95, aunque también ha habido otros regresos importantes como el de Paco Carmona para entrenar al equipo preinfantil, o la reubicación de Pedro J Pérez Murillo con el cadete del 96. Pese a que el número de chic@s que han acudido este año por primera vez a realizar las pruebas parece haberse frenado un poco con respecto a años anteriores, los equipos de estas categorías han tenido pocos problemas para formar sus plantillas, y es destacar algún regreso aislado, como el de Guille Hernández, un jugador del 94 que puede jugar de 1 ó de 2, y que abandonó hace un año la disciplina del Basket Cartagena para jugar en el equipo de cadete de Capuchinos. Guille, sin duda, reforzará al equipo junior de Pepe García para intentar llegar este año a la final a cuatro, y borrar el mal sabor de boca que dejó su eliminación hace unos meses en los play off de cuartos de final, precisamente frente al CB Capuchinos.  Otra posible incorporación al equipo junior del Basket Cartagena es la de Néstor, un espigado pívot que jugó el año pasado con la EBS, y que sin duda reabre el debate, al igual que el caso de Guille, sobre el trasiego de jugadores en estas categorías, si benefician a alguien estos movimientos, quien sale perjudicado, y sobre todo, en el caso de que opinemos que estos “fichajes” son perjudiciales para el baloncesto, quien es el verdadero culpable de que se produzcan, y si debería haber alguna ley que lo impidiera o que al menos pusiera ciertas trabas a su realización.

En este aspecto, hemos leído con interés algunas entradas sobre este espinoso tema, y sus respectivos comentarios, en el blog sin duda más literario y poético del baloncesto regional, y posiblemente nacional. Nos referimos al blog “losquenoentendemosdebaloncesto”, donde su autor, reflexiona de manera muy acertada, sobre la política de fichajes y el supuesto principio de no agresión del CB Murcia al resto de clubes de la Región, en lo que a fichajes de jugadores infantiles y cadetes se refiere. Está claro que son tantos los factores que influyen en estos supuestos fichajes, que es imposible hacer normas justas para dificultarlos, sobre todo sin lesionar el principio de libertad de elección, es decir, el que cada uno juegue donde más a gusto esté y le apetezca, siempre que el club receptor del fichaje en cuestión se lo permita.   Los en otro tiempo aclamados “derechos de formación”, han quedado trasnochados y obsoletos, ya que en la mayoría de clubes, es el propio jugador el que con sus cuotas paga en parte esa supuesta formación, pasando a ser la carta de libertad, algo prácticamente obligado a realizar por parte de cualquier club, cuando un jugador de categoría base manifieste que no se encuentra a gusto en ese equipo y quiere marcharse a otro club, o bien el otro club de nivel superior se dirige al primero para pedirle permiso para fichar a ese jugador al que considera  interesante y al que cree que va a tener una mejor formación y progresión, si se incorpora a su disciplina. Está claro que nuestras opiniones siempre van a depender del lado en el que nos encontremos, y seguro que no opinamos lo mismo si el jugador por el que se interesa el club que juega en LEB o en ACB es un compañero de mi hijo, o por el contrario es mi hijo el que tiene la posibilidad de ir a ese supuesto equipo, o si soy el director deportivo de un club modesto o por el contrario soy el director deportivo de un equipo puntero. No estaría mal que se regulara, pero siendo muy cuidadosos y respetando siempre los principios de libertad a los que antes aludíamos.

En cuanto a los equipos de Salesianos esta temporada tendrán la oportunidad de demostrar la progresión de estos últimos años, habiendo pasado de ser equipos comparsas a equipos competitivos dispuestos a llegar lo más lejos posible y a amargarle la fiesta a más de uno, y si es posible hacerlo también con el vecino y eterno rival. El equipo de Primera Autonómica acaba de iniciar su pretemporada a las ordenes de su nuevo patrón y con algunas caras nuevas que pueden reforzar algunas posiciones y cubrir las bajas con respecto al equipo de la temporada anterior, aunque todavía Antonio Pelegrín no tiene cerrado del todo el equipo. Donde más ha progresado el equipo colegial, es sin duda a nivel de escuelas de baloncesto, tal y como pudimos comprobar la pasada temporada en la presentación oficial del club, donde jugadores y padres inundaron hasta arriba el vetusto Pabellón Central. El trabajo realizado por el club colegial, con Moisés Navarro como cabeza visible y organizador de estas escuelas, es sin duda digno de elogio, y si se mantiene dicho esfuerzo, el premio podría llegar en los próximos años.

Resumiendo, esperemos que esta temporada, sea año de buenas cosechas, y que se empiece a notar el mayor esfuerzo realizado en las últimas campañas, donde por desgracia, hemos permanecido a un nivel que no nos corresponde, y al que tenemos que intentar superar lo antes posible. La fe y la ambición para conseguirlo se nos supone, los mecanismos puestos en marcha parecen ser los correctos y los adecuados, y sólo nos queda intentar mantener el rumbo para llegar a buen puerto y que comiencen de una vez a aparecer los éxitos deportivos para Cartagena y su baloncesto.

Huyamos de irreflexivos triunfalismos, pero también de exagerados victimismos, que solo pueden crear, por un lado prepotencia, y por el otro, el más recalcitrante de los pesimismos, capaces de hundirte en un pozo de donde será difícil salir. Por supuesto no soy tan entendido en baloncesto, ni tampoco adivino,  para pronosticar y acertar como nos va ir en la temporada 2010-11, pero en mi opinión, se perciben buenas vibraciones en la ciudad en el momento actual, y el reinicio en las obras en el esqueleto del futuro Palacio de los Deportes, puede servir de estímulo para aumentar nuestros esfuerzos y conseguir ese sponsor al que estamos esperando ya cuatro años y que no acaba de llegar, y que sin duda podría relanzar este deporte en Cartagena.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s