pistoletazo de salida

Publicado: octubre 3, 2010 en Crónicas de partidos, Opinión

Club Basket Cartagena 87 – San José de la Vega 70

Jornada 1 Liga Regular Junior Masculina, Grupo A

Sábado 2 de octubre de 2010; 12:00 horas

Pabellón  de Cabezo Beaza, Cartagena

Primer partido oficial de la temporada para los equipos del Club Basket Cartagena, el que abrió fuego en la pista del Polideportivo de Cabezo Beaza de la ciudad departamental este primer sábado de octubre. Con el calor propio del veranillo del membrillo, al que hacíamos referencia en una entrada anterior, los discípulos de Pepe García entraron de lleno en la competición con más ganas que precisión, pero con la efectividad suficiente para estrenar el casillero de victorias y derrotar al voluntarioso equipo de San José de la Vega. No esperábamos un partido espectacular y con juego brillante, como suele ser normal en los primeros partidos de temporada, pero si que había ganas de ver como se desenvolvían en el campo el equipo azulón, con una base de jugadores de segundo año que suponen en número aproximadamente el 50% del equipo, con algunos jugadores bastante experimentados en competiciones oficiales, y con la otra mitad del equipo con jugadores de primer año, con menos partidos en sus botas, pero que pueden aportar la garra y la rapidez suficientes para que el equipo cartagenero pueda estar muy arriba, en teoría, cuando acabe la fase de la liga regular.

Y las ganas, o más bien, el exceso de ganas, se notaron en los locales desde el salto inicial, con una intensidad defensiva con presión a toda la pista, que si no fue excesivamente buena, si fue suficiente para desconcertar al equipo visitante, que no lograba centrarse en el partido. Muy caro pagó el equipo de San José el despiste inicial, ya que cuando quisieron darse cuenta el parcial en el marcador era sonrojante, con 25-7 favorable a los de Pepe García a falta de dos minutos para la conclusión del primer cuarto, y casi ninguno de los presentes dudaban ya que los cartageneros serían los vencedores del partido.

Pero quedaba mucho tiempo y estaba claro que los locales no estaban lo suficientemente rodados para mantener esa intensidad durante todo el partido, sobre todo por que tenían a cuatro jugadores vestidos de calle que no podían participar en el mismo, lo que con seguridad podría dificultar mucho el ritmo de las rotaciones durante el encuentro. Entre eso y las rectificaciones que se hacían desde el banquillo visitante en los tiempos muertos, lograban espabilar a los visitantes, más en agresividad que en efectividad, pero lo suficiente para frenar la sangría de puntos encajados y aumentar su anotación. Una tímida reacción en esos dos últimos minutos, maquillaron el resultado del primer cuarto, donde los visitantes lograron anotar en esos 2 minutos los mismos puntos que habían conseguido en los otros 8 minutos, y con un parcial de 2-7 lograban maquillar el resultado en estos primeros 10 minutos, que concluían con un 27-14, que les permitía pensar que todavía tenían opciones de meterse en el partido.

El segundo cuarto fue soporífero y ambos equipos nos mostraron su peor cara. Pepe García intentaba reservar fuerzas en los jugadores que soportaron el gran esfuerzo del primer cuarto, y los visitantes no aprovechaban el bajón defensivo local y fallaban en exceso ante el aro rival y perdían muchos balones, lo que impedía que lograran bajar de la barrera psicológica de los 10 puntos de ventaja. Los locales, pese a sus pájaras defensivas y poca precisión en el tiro exterior, aguantaban gracias a la efectividad del tiro libre y al dominio en los rebotes, pero su juego era aburrido y había perdido mucha garra con respecto al primer cuarto. Por ello, el parcial de 15-13 en estos 10 minutos, hacía justicia a los escasos méritos y aciertos de ambos conjuntos, y dejaba el marcador al descanso en un 42-27, que de momento no hacía peligrar la pronosticada victoria cartagenera.

El desarrollo del segundo tiempo fue casi idéntico al del primero, ya que los locales volverían a poner tierra por medio, y a demostrar que a día de hoy están a un mejor nivel que el equipo de San José. No obstante los inicios del tercer cuarto fueron ligeramente favorables de los de morado y amarillo, que con una defensa en zona dos tres, que se les atragantaban a los locales debido a la poca precisión que mostraban en el tiro exterior, provocaron algunos contraataques bien culminados por el equipo visitante, que estrecharon un poco el marcador. No obstante, la continua presión de los de azul sobre la subida del balón, provocaba multitud de errores en los de San José con el paso de los minutos, lo que favorecía ataques fáciles antes de que los visitantes pudieran plantar la zona,  viendo estos como la brecha en el marcador sobrepasaba los 20 puntos de ventaja, echando al traste sus pocas opciones de victoria. Al final de este tercer cuarto el marcador reflejaba un contundente 70-43 que dejaba muy claro quien iba a ganar el partido.

El último cuarto fue el de la honrilla visitante, dado que los locales no quisieron parar el partido y continuaron presionando a toda la pista pero dejando excesivos huecos atrás, acusando el esfuerzo realizado, lo que unido a que Pepe García dio minutos a los jugadores que menos habían participado, multiplicó los ataques fáciles de los visitantes con superioridad numérica al sobrepasar la presión, lo que unido a un buen porcentaje en el tiro de tres cuando atacaron en estático, les permitió a los de San José ganar el parcial de este último cuarto por 10 puntos, 17-27, lo que les alivió en algo el mal sabor de boca que te queda cuando pierdes un partido por 17 puntos y sin opciones de victoria.

Al final victoria más que justa para los del Basket Cartagena que jugaron bien sus cartas y no vieron peligrar la victoria, aunque por el juego exhibido, se notaba que todavía es un partido de principios de temporada, alternando fases de buen juego, con otras de mucha imprecisión y precipitación. Por tanto, al entrenador cartagenero le queda aún un importante trabajo que hacer con este equipo, sobre todo para tapar huecos en defensa, y mejorar tanto la cantidad, como el porcentaje de acierto en tiro exterior, ya que si no, el juego del equipo cartagenero se volvería muy previsible y fácil de parar. Al equipo de San José de la Vega sólo le vimos atisbos de lo que fue en el último cuarto, donde no sólo no bajó los brazos cuando perdía de 27 puntos, si no que quiso lavar su imagen de los tres cuartos anteriores y aprovechando la relajación local, sacaron casta y orgullo para maquillar un resultado que hubiera hecho bastante daño a un equipo, que no suele tener en la fortaleza moral una de sus mayores virtudes.

El camino se ha iniciado ya para el equipo junior del Basket Cartagena, y lo que es más importante, se ha pasado con buena nota las primeras dificultades surgidas con las lesiones y las bajas de última hora, ya que el juego de conjunto, aunque con altibajos, fue bastante aceptable, y el resultado fue fruto del trabajo en defensa y de la rapidez en el ataque, y no de las individualidades de algunos jugadores, que suelen ser pan para hoy y hambre para mañana. Cuando hay sacrificio y se juega en equipo, se suelen notar menos las ausencias,  y es más fácil llevar el partido a buen puerto, y eso creemos que fue la clave de este encuentro, y hay motivos más que suficientes para pensar que este juego de conjunto no se rompa y se mantenga durante toda la temporada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s