no soy “supersticioso” por que trae mala suerte

Publicado: octubre 18, 2010 en Opinión

Solemos decir que tenemos mala pata cuando queremos expresar de forma coloquial que hemos tenido mala suerte o mal fario, pudiendo ocurrir también al mismo tiempo que hayamos metido la pata, si hemos hecho algo mal o hemos dicho algo inoportuno o equivocado. Aunque no quiero dedicarme en esta entrada del blog a buscar las cinco patas al gato para explicar las circunstancias desafortunadas que sufre el equipo junior del Basket Cartagena, si que es verdad, que al ritmo que llevan los jugadores en producirse esguinces de tobillo, puede ser que acabemos jugando a un nuevo tipo de baloncesto, el basket a la pata coja. No obstante, esperemos que no llegue la sangre al río, y ninguno de los jugadores tenga que acabar con una pata galana , con una patachula y mucho menos con una pata de palo. No obstante, y según rumores no confirmados y poco fiables, ya son algunos los técnicos y familiares de jugadores de este equipo, que se han puesto a buscar desesperadamente algún amuleto que atraiga a la buena suerte, y entre los más solicitados estaría, como no, la patita de conejo, objeto ampliamente usado desde la antigüedad para atraer a la buena suerte y luchar contra la “mala pata”, aunque desde luego los conejos no opinan lo mismo.

Índigo Química Eliocroca “A” 68 – Club Basket Cartagena 59

Jornada 3, Liga Regular junior masculina

Sábado 16 de octubre de 2010, 10:30 horas

Pabellón Europa, Lorca

Cuando se pierde un partido, generalmente es por que el rival ha jugado mejor que tú, aunque sigue siendo  muy socorrido el recurrir a buscar explicaciones en circunstancias extradeportivas que pudieron influir en el desarrollo del juego y en el resultado. La verdad es que existen razones suficientes para caer en esta tentación y atribuir a la “mala pata el resultado final de este encuentro, pero no es menos cierto que todos los que vimos el partido entre los equipos junior de Eliocroca y Basket Cartagena, hemos de reconocer que los jugadores de la ciudad de sol jugaron mucho mejor que los cartageneros, con mayor disciplina táctica y cerrando de forma excelente el rebote defensivo, lo que son argumentos más que suficientes para justificar su merecida victoria. Pero también es verdad, que pese a estas virtudes del equipo lorquino, y pese a cierta anarquía cartagenera durante el desarrollo del partido, a falta de tres minutos para el final, el marcador reflejaba un incierto 57-56, tras una trabajada remontada del equipo departamental que se había visto 14 puntos abajo a falta de 3 minutos para acabar el segundo cuarto, y que había comenzado el último periodo aún con 11 puntos de desventaja.

La clave del partido estuvo en los 4 primeros minutos del segundo cuarto, donde generalmente se deciden pocos partidos, pero que en este caso, el serio correctivo que recibieron los pupilos de Pepe García encajando un parcial de 16-0, con un porcentaje muy bueno de aciertos desde el 6,25 por parte local y con fallos estrepitosos debajo del aro por parte visitante, pesó como una pesada losa que nunca se pudo levantar, y aunque en los últimos minutos de ese cuarto se reaccionaba, el parcial de este periodo con un 30-18 para los visitantes, fue un duro golpe en la moral visitante.

Pero el golpe moral definitivo, estuvo quizás en la lesión de Pablo Carsellé a falta de 5 minutos para el final del último cuarto, ya que los visitantes tras sufrir un nuevo arreón lorquino en los primeros minutos del tercer cuarto, habían conseguido recuperarse al final de ese periodo y en ese último cuarto habían conseguido dejar la ventaja del Eliocroca en 3 puntos. No obstante, los nervios de los locales en esa fase del partido, permitieron que pese al golpe que supuso la lesión del principal director del juego cartagenero, estos se pusieran a sólo un punto a falta de tres minutos para el final. Pero la suerte volvió a sonreír de nuevo a los locales, ya que en la siguiente jugada, un trabado ataque de los de Lorca contra la zona cartagenera, dejaba en la esquina el balón a su número 9 que anotaba un importante triple que recuperaba la moral del Eliocroca, y hundía definitivamente el barco cartagenero, que volvía a fallar canastas fáciles en los siguientes ataques y provocaba en los segundos finales faltas personales a la desesperada que permitieron a los locales ganar el partido de 9 puntos desde la línea del tiro libre.

Mal partido pues cartagenero en tierras del Valle del Guadalentín, con una defensa poco intensa en muchas fases del partido, que permitió tiros fáciles desde el 6,25, y un ataque poco inspirado, abusando de las acciones individuales, y donde además se tuvo la suerte de espaldas, aunque ello no debe restar méritos al serio partido que hizo Eliocroca.

Si la temporada pasada hablábamos de Pepe el Brujo para intentar justificar las múltiples lesiones que sufrió en los primeros meses de esta el equipo junior del Basket Cartagena, y que hicieron peligrar su pase a la fase de los play-off tras una nefasta primera vuelta, este año tenemos que volver a hablar de nuevas lesiones, donde destacan la fractura de un dedo de la mano de Mario que lo va a dejar 4 semanas sin jugar, un esguince de tobillo de segundo grado de Alfonso que le ha impedido entrenar en las últimas 2 semanas, un cuadro de fiebre prolongada de Santi que le impidió jugar en Lorca y el esguince de tobillo de Pablo Carsellé el pasado sábado que tiene pinta de una o dos semanas en el dique seco para el base del Basket Cartagena. No es por ello raro, que se oigan rumores de todo tipo, y se busquen soluciones desesperadas que ayuden al equipo de Pepe García a romper esta racha de lesiones, entre las que hemos oído en los corrillos post partido, destacan el poner un lazo rojo en las camisetas de los jugadores para ahuyentar el mal de ojo, o buscar como hemos dicho antes una “patita de conejo para atraer a la buena suerte y ahuyentar a la “mala pata, aunque sin duda será el buen juego y el juego en equipo el mejor remedio para superar las dificultades que pueden provocar las siempre desagradables e inesperadas lesiones.

Muchos ánimos desde este blog para todos los jugadores y técnicos del equipo junior del Basket Cartagena, seguro que al final de temporada todas estas lesiones se quedan sólo en anécdotas que contar a los colegas por el tuenti o por el facebook, recordad que no hay mal que cien años dure.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s