puente sobre aguas turbulentas

Publicado: diciembre 12, 2010 en Opinión

Atrás habían quedado los ansiados días de un largo “puente” que se pasó demasiado rápido entre huelgas encubiertas con supuestas depresiones y estados de alarma, en mostradores y salas de espera de aeropuertos atestados de personas en las que reinaban la indignación y la impotencia a partes iguales, y donde vimos la soberbia y prepotencia de los dos colectivos responsables de la situación, que mostraron una imagen muy pobre del país donde nos ha tocado vivir. Planes de descanso truncados por los intereses particulares de unos y otros, que dieron paso a la improvisación y arreglárnoslas como pudimos para no perder aquello que habíamos planificado hace tiempo.

También quedó atrás dos interesantes partidos disputados por el equipo junior masculino del Basket Cartagena durante el puente de la Constitución para unos, y de la Inmaculada para otros, donde se midió con el todopoderoso CB Murcia y con uno de los equipos que aspiran a estar entre los cuatro primeros al final de la liga regular, como es el CB Capuchinos.

Buena imagen y juego aceptable, aunque sin pasarse, fue lo que mostró el equipo cartagenero en estos dos partidos. En el primero de ellos, el jugado en el Cabezo Beaza el sábado 4 de diciembre contra el líder, CB Murcia, los de Pepe García mostraron las carencias y los puntos débiles que tiene en la actualidad el máximo aspirante al título, y llegaron incluso con opciones de victoria al último cuarto, donde les pasó factura el esfuerzo realizado por algunos de sus jugadores más determinantes, que por el desarrollo del partido se vieron obligados a jugar más de 35 minutos. Los visitantes basaron en la presión defensiva al borde la falta, y en la efectividad en los contraataques su victoria, mostrando serias lagunas en el ataque en estático, sobre todo si la defensa rival planteaba zona, ya fuera en su variante 2-3 ó 1-3-1, no encontrando posiciones claras de tiro, y penetrando con pocas ideas. El desfallecimiento final local dejó el marcador final en 60-75, que dejó un cierto sabor amargo, por que más de uno teníamos la sensación que habíamos dejado pasar la oportunidad de darle un buen susto a uno de los dos máximos favoritos, y esas oportunidades no se deben de dejar marchar, ya que no sabemos cuando vamos a tener la próxima.

Cuatro días más tarde, el día de la Inmaculada, el Basket Cartagena junior volvió a dar muy buena imagen en la pista de Capuchinos, y pese a las lesiones de dos de sus jugadores durante el partido, y algunos problemas con las faltas personales, consiguió dominar en el marcador y en el juego con autoridad, consiguiendo una importantísima victoria que le vuelve a meter en la zona alta de la clasificación.

Suele ocurrir que tras emociones fuertes suele venir una fase de relajación que a veces te puede dar un disgusto, y con la que hay que tener cuidado ya que puede tirar por la borda el esfuerzo realizado en los partidos previos. Por ello el partido contra Jesuitinas que se celebró este sábado, y que se disputaba con el condicionante que 24 horas después se debería jugar el partido atrasado contra Begastri, era un partido también importante dado que el cupo de derrotas de la primera vuelta está ya cubierto, y no se debe fallar ni uno más.

Club Basket Cartagena 55 – Jesuitinas 45

Jornada 12 Liga Junior masculina

Sábado 11 de diciembre 2010; 12:00 horas

Pabellón Cabezo Beaza. Cartagena

Viendo el resultado podríamos pensar que fue un partido disputado con gran intensidad defensiva, y desde luego en algunas fases, no muchas en honor a la verdad, así lo fue. Pero en realidad, lo que mejor podría definir este encuentro, fueron las pocas ideas ofensivas de ambos conjuntos y su pésimo porcentaje anotador, con un juego que careció de mordiente e inspiración, y que nos deparó un partido aburrido, donde los cartageneros una vez más salieron a cubrir el expediente y a desear que aquello se acabara lo antes posible. Tener que jugar dos partidos en 24 horas puede ser un condicionante nada despreciable, pero no se debe de convertir en una excusa para justificar un juego ramplón con escasa verticalidad y excesivas imprecisiones.

No obstante los cartageneros durante los primeros minutos del primer cuarto salieron a demostrar que a día de hoy tienen un juego muy superior a Jesuitinas, y que al menos defensivamente supieron anular a sus rivales. En ataque, en cambio, aunque encontraron bastantes huecos en la defensa visitante, tuvieron una pésima finalización, lo que evitó que el partido quedara visto para sentencia en los primeros diez minutos. El 17-7 del final del primer cuarto, encarrilaba el partido, pero dejaba dudas en el juego cartagenero, que fueron aumentando conforme Pepe García comenzaba a realizar las rotaciones. Incluso la defensa local se resentía al comenzar el segundo cuarto, encajando un parcial de 6-0 en 3 minutos, que apretaba el marcador y envalentonaba a los de la capital. El juego se tornaba aburrido, y la incertidumbre del marcador era lo único digno de mención en los 7 minutos restantes, donde por fin se comenzó a anotar por parte local, pero que no fue suficiente para ganar el parcial de este segundo cuarto, que acabó con un 11-15 favorable a lo visitantes, lo que demostraba que los cartageneros no estaban inspirados y que sólo jugaban a especular con el resultado y dejar pasar los minutos, aunque esto en el baloncesto se suele llamar “jugar con fuego”. El 28-22 al descanso lo dice todo, de un partido soso y deslucido, que desde luego no pasará a la historia de ninguno de los dos equipos.

Tras el descanso, el entrenador local apretaba las clavijas a sus pupilos, y estos comenzaron tímidamente a espabilar en ataque, y eso sí, mejorando mucho la defensa, que volvió a ser la del primer cuarto, y que sólo permitió anotar 6 puntos en 10 minutos al equipo de Jesuitinas. Por ello, y sin hacer nada del otro jueves, los cartageneros sentenciaba esta vez si el partido, con un parcial de 20-6, que salvo cataclismo tenía que ser suficiente para aguantar los diez minutos que quedaban de partido.

Y eso fue lo que hicieron los locales, defender lo suficiente y sin pasarse, para que los rivales no anotaran con facilidad y mirar como iban pasando los segundos en el reloj. De lo que no se acordaron fue de anotar, y lo que es peor, se olvidaban hasta de tirar y penetrar, sólo se jugaba a dejar pasar el tiempo. Por ello a nadie le extrañó que en estos 10 minutos los cartageneros sólo consiguieran 7 pírricos puntos, que fueron los imprescindibles para ganar el partido de 10, y sin pasar apuros, algo que se nos antoja muy pobre, para un equipo que aspira a estar en final four.

Partido pues muy flojo entre departamentales y colegiales, que por no tener, no tuvo ni emoción, pero que permite sumar una nueva victoria a los de Pepe García que comienzan a tener más cerca la cabeza de la clasificación, donde el CB Murcia está mandando en la actualidad, y que dio el pasado jueves un golpe de efecto al derrotar con claridad y contundencia al Molina Basket en la pista auxiliar del Palacio de los Deportes de la capital. Ambos equipos siguen aún a un nivel superior que los cartageneros, aunque después de haber jugado contra ambos en la primera vuelta, da la sensación de que las distancias se pueden acortar, y estar más cerca al final de temporada, evitando así que esta liga siga siendo una competición de dos, donde el resto de los rivales cuentan poco.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s