Archivos para enero, 2011

los cadetes crecen

Publicado: enero 31, 2011 en Opinión

Un enfrentamiento deportivo entre equipos de un mismo club no deja de ser un arma de doble filo, dado que el de más edad está obligado a derrotar de forma contundente al hermano pequeño, y por tanto la mayoría de las veces tienen poco que ganar y mucho que perder, y por otro lado, los más jóvenes deben de poner empeño en una batalla a la que consideran perdida, y aunque no tienen la presión de tener que ganar, pueden caer con facilidad en la ley del mínimo esfuerzo, dado que en su subconsciente les suele rondar la idea que sacrificarse no va a valer de nada.

Por ello los dos equipos cadetes del Basket Cartagena cuyas fuerzas se tenían que medir el pasado domingo, se mostraron muy concentrados desde el calentamiento, y salieron a la pista a competir en toda regla y a demostrar por que el club tiene depositadas muchas esperanzas en ambas generaciones y ha querido conservar la composición de los dos equipos y evitar hasta ahora mezclar a sus jugadores.

Club Basket Cartagena “95” 78 – Club Basket Cartagena “96” 48

Jornada 12 Liga cadete masculina

Domingo 30 de enero 2011

Pabellón Virgen del Carmen. Pista Salvador Rosique

Es evidente que por ahora no estamos ni mucho menos a la altura del CB Murcia y sus dos equipos de categoría cadete, pero de momento CBC 95 y CBC 96 luchan con sus propias armas en el grupo fuerte de esta categoría,  y aunque no sin dificultades y con mucho sufrimiento, ambos pueden alcanzar aún los objetivos que se plantearon al principio de temporada, es decir, llegar a la final four para los pupilos de Primi Abad, e intentar meterse en play off, aunque sea en el furgón de cola, para los pupilos de Pedro J Pérez Murillo. Por supuesto, acaba de empezar de la segunda vuelta y esos objetivos no están ni mucho menos conseguidos, y aún se ven muy lejanos, pero tras presenciar el partido entre estos dos equipos, lo que si está claro es que ambos conjuntos están dispuestos a vaciarse en la pista para conseguir sus metas.

El duelo fraticida entre el 95 y el 96 resultó intenso e incluso más emocionante que lo que se pensaba en principio y de lo que al final reflejó el marcador. Sólo los últimos 6 minutos del último cuarto resultaron deslucidos y con superioridad aplastante del CBC 95 que aprovecharon el bajón físico de sus hermanos pequeños para aumentar su ventaja y conseguir la contundente victoria que reflejó el electrónico. Hasta ese momento, un tanteador de 55-40, era totalmente justo e indicativo de que habíamos asistido a un duelo de poder a poder.

Los de la generación del 95 demostraron en la pista un gran entendimiento a la hora de defender y de salir al contraataque, mostrando una gran intensidad en su juego que intentaba asfixiar la subida del balón del rival, buscando el dos contra uno y la recuperación rápida de balón. También alternaron la presión buscando otros recursos en el juego en estático, aunque en esa faceta se les vio menos seguros, y con escasos recursos, agotando al menos en un par de ocasiones la posesión de 24 segundos. Estuvieron también dubitativos en el rebote tanto ofensivo como defensivo en la primera parte, pero lo dominaron ampliamente en el último cuarto, lo que les valió rápidos contraataques y disponer de segundas oportunidades en ataque, siendo esto una de las claves que justificaron al final los 30 puntos de ventaja.

La generación del 96 se mostró bien plantada desde el principio y sin complejos. Está claro que sus cualidades son totalmente distinta a las de sus hermanos mayores, siendo un equipo más lento, y que sufre mucho cuando se le presiona. No obstante, la mejoría del equipo desde que empezó la temporada es evidente, y su forma física es algo mejor. Al ser un equipo con una altura media bastante considerable, cuando consiguen poner una buena intensidad defensiva y concentración se convierten en un equipo muy incómodo para sus rivales, que acaban desquiciados y chocando una y otra vez contra el muro defensivo de los de Pedro Murillo. Su ataque en estático es a veces precipitado con pases muy forzados y en otras ocasiones algo lento y embarullado, pese a todo, muchos de sus jugadores dominan la faceta del uno contra uno jugando de cara, y esto suele hacer estragos en la defensa rival a la que sólo le queda el remedio de recurrir a la personal para frenar el empuje de estos jugadores. Su asignatura pendiente sigue siendo mejorar el porcentaje de tiro de dos y el de los tiros libres, donde se muestran muy irregulares y con altibajos dentro de un mismo partido.

Con estos condicionantes, el partido correspondió al guión, y aunque los del 96 anotaron las primeras canastas, los del 95 no tardaron mucho tiempo en decir  “aquí estoy yo”,  recuperando la iniciativa que ya no dejarían en todo el encuentro. No obstante,  los del 96 fueron tercos como mulas y les respondieron en la pista “si queréis ganar vais a tener que sudar”. Por ello las ventajas de los de Primi Abad eran escasas y no solían pasar de los 7 puntos durante el primer tiempo, con un juego bastante nivelado por parte de ambas escuadras, que movían el banquillo sin complejos para ir dando descanso a los jugadores que más desgaste habían tenido o que más habían sido castigados con faltas personales. Al final de estos trepidantes 20 minutos, tan solo 4 puntos separaban a ambos equipos, y daba una idea del partido vibrante e igualado que se había vivido.

En el tercer cuarto los de Primi tiraron de galones y de fuerza física, y quizás espoleados por la “filípica” que seguramente el técnico  les dirigió en el vestuario durante el descanso, y comenzaron a poner las cosas en su sitio anulando bastante bien el ataque rival. A los del 96 sólo les quedó el recurso del tiro libre, ya que la intensidad defensiva de los de Primi provocaron un buen número de personales. Pero los de la generación del 96 se mostraron excesivamente fallones en esta faceta del juego, permitiendo por fin la escapada del CBC 95. No obstante, al final de este tercer cuarto el cansancio y las personales pasaban factura a los más mayores que se tomaban un respiro, que era aprovechado por los pequeños para recortar ventajas y ponerse a 15 puntos al finalizar este cuarto.

El último cuarto duró algo más de 3 minutos, ya que durante este tiempo se mantuvo la ventaja de los 15 puntos en el marcador con un juego aún bastante nivelado por parte de los dos conjuntos. Tras un tiempo muerto todo cambió, el cansancio moral y físico hizo mella en los más inexpertos, que comitieron varios errores seguidos perfectamente aprovechados por el equipo de Primi que rompía por fin un partido que había tenido complicado durante muchos minutos del mismo.

Al final el 78-48 sirvió para premiar el juego más constante del CBC 95, que demostró ser un equipo que lucha hasta el final y no deja de correr durante 40 minutos, y que supieron aprovechar la mayor veteranía de algunos de sus jugadores, sobre todo, una segunda parte muy buena de Sergio Muñoz, que fue en mi opinión el jugador más desequilibrante que tuvo este partido, por lo que nos alegramos de su vuelta casa, al club donde inició su formación de jugador. Los del 96 cumplieron con nota alta el expediente, con una entrega magnífica durante casi 35 minutos, tratando de tu a tu a sus hermanos mayores, y mostrando una línea ascendente en su juego en el último mes que deberá intentar mantener hasta el final de temporada.

Para acabar esta entrada, sólo me resta felicitar a los 2 equipos por su entrega y el juego que nos brindaron, demostrando que el sacrificio en los entrenamientos empieza a dar sus frutos, y aunque los títulos en categoría cadete serán difíciles de alcanzar, es evidente que las perspectivas de formar un equipo junior dentro de 2 años que aspire a todo son muchas, por ello merece la pena seguir esforzándonos y trabajando como hasta ahora, y el tiempo y la imprescindible suerte tendrán la última palabra.

Anuncios

¿prórroga?, no gracias

Publicado: enero 25, 2011 en Opinión

No pretendo en esta entrada hacer una crónica del partido entre el Basket Cartagena 96 y el CB Jairis de la liga cadete masculina, puesto que lo que sucedió en el partido queda bien reflejado en el post “el equipo crece” en el blog “canastade2” de mi amigo Jesús García. Tampoco quiero dar lecciones de estrategia a nadie, pero aprovechando que “el Pisuerga pasa por Valladolid”, no he podido resistir la tentación de escribir algunas reflexiones de la prórroga que nos tocó vivir esta pasado domingo en el Pabellón José Antonio Abellán de Alcantarilla.

Hay que reconocer que este deporte es único a la hora de producir situaciones límite, donde el miocardio corre desbocado y las coronarias son autopistas de adrenalina. Sangre fría y decisión, son dos cualidades importantes en los  jugadores a la hora de enfrentarse a un final apretado, y astucia e ingenio suelen ser imprescindibles en los banquillos a la hora de dar ordenes que pueden desequilibrar la balanza de un partido.

Pero la pregunta que me plantee el pasado domingo al termino de este partido es: Ante una situación desesperada, donde la victoria es casi imposible: ¿conviene a veces perder un partido por la mínima contra un posible rival directo, o bien forzar una prórroga en la que tu equipo está en desventaja física?

Todos sabemos que un partido de baloncesto de la liga regular nunca acabará empate, y si este se produce es necesario ir a una prórroga de 5 minutos, por tanto la victoria vale 2 puntos, la derrota 1 punto y el empate no existe. Por ello si tu equipo pierde de 3 puntos, faltan 9 segundos y sacas de fondo, a lo máximo que se puede aspirar, en principio y en condiciones normales, es a una canasta de 3 y forzar la prórroga, salvo que el equipo rival sea tan ingenuo que cometa personal cuando estés tirando y te regale un tiro adicional que te permita ganar.

Pues bien, esta situación la vivió en este partido el equipo de Jairis, y con muy buen criterio se lo jugaron todo a un tiro de 3, a falta de 2 segundos y desde algo más de 7 metros, y el balón entró limpio en el aro del Basket Cartagena. Felicidad absoluta en los jugadores de Alcantarilla, caras serias en los cartageneros, que además no supieron forzar una personal en el medio campo antes de que el jugador rival intentara tirar, dado que no estaban en bonus y hubiera obligado a sus rivales a sacar de banda con escasos segundos para anotar.

Pero lo que sucedió a continuación, que por otra parte era algo bastante probable, fue un dominio abrumador del equipo que se había dejado empatar, y un hundimiento físico y moral del equipo que forzó la prórroga. El resultado ya lo sabéis los que hayáis leído la crónica de Jesús, un parcial de 0-22 que desató la euforia de los cartageneros, y hundió moralmente (al menos, al termino del partido) a los locales, que ni mucho menos se merecieron perder por ese margen de puntos un partido por el que pelearon al límite de sus fuerzas.

Pues resulta que el último partido de liga antes de los playoff será el partido de vuelta de estos dos equipos, y si todo discurre de forma similar a la primera vuelta, es bastante probable que estén ambos, junto a un par de equipos más, luchando por la octava plaza, la última que da derecho a pasar a la siguiente fase. Es evidente que en estas condiciones es preferible perder de 1 ó 3 puntos con un rival directo, que de 22, ya que remontar ese basketaverage en el partido de vuelta, aunque no es imposible, es poco probable si el equipo rival es de un nivel similar al tuyo y encima juega en casa.

También es verdad que lo último que piensa un entrenador o un jugador en un partido de liga regular, es en el partido de vuelta, y en la clasificación final, y lo único a lo que se aspira es a ganar o ganar, aunque para ello haya que forzar una prórroga en inferioridad. El problema del partido al que nos referimos, era que el equipo local había perdido ya a varios de sus mejores hombres durante el último cuarto, a 4 sino me falla la memoria, y algunos de los que estaban pista daban evidentes síntomas de cansancio por el número de minutos jugados y por el ritmo que había tenido el encuentro. Los visitantes sólo habían perdido a 1 jugador por 5 personales, y los jugadores en pista parecían más descansados, quizás debido a un mayor número de rotaciones.

Con estos condicionantes, los de Pedro Pérez Murillo tenían muchas más posibilidades que sus rivales de ganar en la prórroga, y posiblemente esa ventaja sería superior a los 3 puntos que había conseguido neutralizar Jairis en el último suspiro. Pero estaba claro que el pundonor y la entrega que derrocharon los jugadores de Alcantarilla durante todo el partido, no lo iban a tirar por la ventana aceptando la derrota por 3 puntos, y no les tembló el pulso a la hora de tirar el triple.

Según la historia oficial del baloncesto, al primer entrenador al que se le ocurrió perder un partido de forma voluntaria para no tener que ir a la prórroga fue a Pedro Ferrándiz, en el partido de ida de octavos de final de la Copa de Europa ante el equipo italiano del Ignis de Varese en la temporada 1961-62. El ambiente infernal de la pista italiana había favorecido los errores arbitrales y una remontada del equipo italiano que tras ir perdiendo todo el partido, empataba a falta de 2 segundos para que acabara el mismo. Los madridistas habían perdido además por personales a 2 hombres importantes, Sevillano y Morrison, y tenían también a otras de su “torres”  lesionada, Higtower. Con ese plantel, con los aficionados italianos presionando a los árbitros, con un Ignis lanzado, y un Madrid en declive y con sólo 2 segundos por jugar, Ferrándiz lo tuvo claro, ordenó en el tiempo muerto una autocanasta para perder de 2 puntos y evitar una más que peligrosa prórroga. Tras la reanudación, Lluis pasó a Alocén, y este encestó en su aro ante la atónita mirada de los italianos. En el partido de vuelta los madridistas ganaron de 21 puntos y pasaron sin problemas a la siguiente eliminatoria, obligando a la FIBA a modificar el reglamento y prohibir expresamente las autocanastas, castigándolas con la descalificación del equipo.

Es evidente que no es igual una eliminatoria que un partido de liga entre dos equipos que no van a luchar ni mucho menos por el título. Pero por otro lado, no deja de ser injusto que un equipo que se ha vaciado en el campo y que ha logrado los mismos puntos que su rival al final de los 40 minutos, al final acabe derrotado por 22 dolorosos puntos. Todos sabemos que todas nuestras decisiones conllevan un riesgo, y que a veces el corazón empuja más que la cabeza, sobre todo si esas decisiones hay que tomarlas en escasos segundos y bajo presión.

En fin, en esta entrada sólo he querido reflejar estas pequeñas reflexiones donde lo que parece bueno se convierte en malo, y lo que parece una derrota al final podría abrirte el paso para seguir adelante en una competición. Pero desde luego, no sería justo acabar esta entrada, sin felicitar al equipo cadete del Jairis y a su entrenador por su entrega y coraje, unido a la sangre fría que tuvieron en los últimos segundos del partido para nivelarlo, y que nos hicieron disfrutar de la grandeza de este deporte. Lo de la prórroga no deja de ser un accidente, y no empaña para nada su esfuerzo y sacrificio.

paso de gigante

Publicado: enero 24, 2011 en Crónicas de partidos

Nadie pone en duda que a estas alturas de la competición, los resultados, sin ser definitivos, comienzan a tener ya bastante más importancia que al inicio de la temporada. Una vez pasado el ecuador de la fase regular, los enfrentamientos entre rivales directos que luchan por una determinada plaza, suelen ser claves, no sólo por la victoria que está en juego, sino por el basketaverage que decidirá en caso de empate quien consigue esa disputada plaza.

Lorquinos y cartageneros luchan desde hace bastantes jornadas en la liga junior masculina por afianzarse en la tercera plaza, y pese a la línea ascendente de juego de los del Basket Cartagena, una vez superada la cadena de lesiones de principio de temporada, los del Eliocroca “A” se están mostrando desde el inicio de temporada como un equipo rocoso, con una defensa muy intensa y bien ordenada, que no da concesiones en el juego, y con un tiro exterior que suele ser decisivo. Por ello el partido del pasado sábado era vital para ambos equipos, ya que los de la ciudad del sol que habían ganado de 9 puntos el partido de ida, si lograban una nueva victoria, habrían dejado a los de Pepe García prácticamente sin opciones de ser terceros. Por eso los cartageneros tenían la responsabilidad de no poder fallar, mientras que los lorquinos con una derrota por menos de 9 puntos, les podía ser incluso suficiente para alcanzar ese tercer puesto.

Club Basket Cartagena 97 – Índigo Químicas Eliocroca “A “ 73

Liga junior masculina 2010-11. Jornada 16

Sábado 22 de enero 2011, 12:30 horas

Pabellón Polígono Cabezo Beaza. Cartagena

Soleada pero fría mañana de enero, la que recibía en el Pabellón del Polígono Cabezo Beaza, a los equipos del Basket Cartagena y Eliocroca. Con las espadas en todo lo alto y con ambos equipos muy concentrados en el precalentamiento, ya daba una idea de la importancia que tenían los dos puntos en juego. Las gradas del pabellón también se iban poblando de aficionados de ambos clubes, dispuestos a no perderse detalles del choque.

El salto inicial lo ganaba el espigado jugador número 15 del Eliocroca, y también fueron los de la ciudad del sol los que anotaron los 2 primeros puntos del partido. Pero esta fue la única ventaja de la que dispusieron los visitantes, la defensa del Basket comenzaba a funcionar con intensidad y coordinada, y aunque los puntos tardaban en llegar, poco a poco el dominio defensivo fue traduciéndose en recuperaciones y rápidos ataques que empezaron a desequilibrar el encuentro. Pasado los primeros 4 minutos de partido Eliocroca seguía sin anotar, y el parcial era ya de 13-2 para los de Pepe García, que seguían imprimiendo un ritmo rápido al partido que sus rivales no podían seguir. Comenzó en los minutos siguientes a aparecer tímidamente el tiro exterior visitante, pero los locales seguían lanzados sobre el aro rival, y al final de los primeros 10 minutos conseguían mantener su ventaja por encima de los 10 puntos, 25-11, con un parcial de 4-0 en el último minuto del primer cuarto, con un quinteto en pista repleto de jugadores que habían entrado en pista para dar descanso al esfuerzo defensivo que realizó el quinteto inicial.

Y es que si en algo estuvo la clave de este partido, fue en el juego colectivo de equipo y en el reparto de las anotaciones de los jugadores del Basket Cartagena, con 6 jugadores por encima de los 10 puntos de anotación, y donde siempre se buscó al compañero mejor situado para acabar el ataque, y no se forzó casi nunca la jugada individual. Cuando un equipo juega así, sus rivales lo tienen difícil ya que el peligro te puede llegar por muchos lados. Por ello, y pese a los cambios en los tipos de defensa que intentaron los visitantes en el segundo cuarto, no consiguieron frenar el ataque de los departamentales, que seguían haciendo rotaciones que para nada afectaban al juego de conjunto. Mediados el segundo cuarto la ventaja local seguía aumentando y llegaba a los 20 puntos 39-19. De aquí hasta el descanso, nuevo intento de reacción lorquino, sobre todo desde el 6,25, que no evitaba que al descanso los azulones siguieran manteniendo un cómodo colchón de puntos, 50-31, que les permitiría afrontar sin nervios la segunda parte.

Con el partido casi perdido, en el tercer cuarto a los visitantes no les quedaba otra que echar toda la carne en el asador para intentar al menos recuperar el basketaverage, y en los primeros minutos de este cuarto mejoraron de forma evidente su capacidad anotadora, mientras que los de Pepe García perdieron algunos balones fáciles entrando el partido en una dinámica de reparto de canastas que mantenía la ventaja cartagenera entre los 17 y 20 puntos. A falta de menos de 3 minutos para acabar el cuarto los locales conseguían tomar de nuevo las riendas del partido y llegaban a los 25 puntos de ventaja, 64-39. Pero reaccionaba con rabia Eliocroca que conseguía un parcial de 2-8, que dejó el marcador en un 66-47 a falta de disputarse los últimos diez minutos.

Al principio de este cuarto siguió habiendo igualdad y se mantenían las distancias en el marcador entre los dos equipos, pero el desgaste de los hombres importantes era mayor en los de Lorca, que iban perdiendo cualquier esperanza de acercarse en el electrónico. A falta de 5 minutos vino la puntilla cartagenera que al contraataque terminó de destrozar la nave de los del Valle del Guadalentín, con algunas jugadas rapidísimas y muy vistosas, dejando el marcador a falta de 2 minutos en 92-62. Al partido le sobró estos dos últimos minutos, donde los locales siguieron haciendo ronda de cambios dado que no peligraba el partido ni el basketaverage, pero bajaron su concentración  en el juego. Por parte visitante se prodigaron las faltas personales para evitar contraataques, agarrando sin contemplaciones a sus rivales si perdían la pelota. Al final los locales se contagiaron de este tipo de juego y asistimos a un espectáculo que no hizo honor al vibrante partido que vimos en los otros 38 minutos. A río revuelto las ganancias fueron para los de Lorca, pero apenas pudieron maquillar un marcador que quedó con 24 puntos de ventaja para los de Pepe García.

Resumiendo, buen juego e importante victoria del equipo junior del Basket Cartagena, que da un paso de gigante para ser tercero de grupo, y presenta definitivamente sus credenciales como equipo aspirante para estar en la final four. Es evidente que todavía no se ha conseguido nada y queda mucha tela que cortar, pero la inyección de moral que ha supuesto esta victoria para los cartageneros, que ya sólo depende de si mismos para ser terceros, puede ser muy importante para lograr los objetivos que se plantearon a principios de temporada.

con la lección aprendida

Publicado: enero 17, 2011 en Opinión

La liga junior masculina mantiene su marcha y ya se han disputado dos partidos de la segunda vuelta, y aunque restan algunos partidos aplazados, las posiciones en la tabla clasificatoria se van clarificando semana a semana. Por una parte CB Murcia y Molina Basket 93 juegan su liga particular, y acaparan los dos primeros puestos de esta clasificación, y no hay prácticamente ninguna duda que ellos serán los dos primeros al final de esta fase de liga regular. Eliocroca y Basket Cartagena aspiran a ser terceros y cuartos, pero tanto Capuchinos, como Archena andan muy cerca de ellos y por tanto, cartageneros y lorquinos no se pueden descuidar ni lo más mínimo.

Tras su última victoria sin brillo frente al equipo de San José de la Vega hace una semana, los del Basket Cartagena volvían al Pabellón de Cabeza Beaza para medirse de nuevo con el CB Begastri, con el doble objetivo de no ceder ni un ápice en la lucha por la tercera plaza, pero procurando a la vez mejorar su juego y hacerlo más efectivo, evitando los peligrosos altibajos y la irregularidad que a veces han mostrado los departamentales durante los partidos.

Club Basket Cartagena 82 – C. B-Molokay Begastri 54

(35-17, 14-13, 14-13, 19-11)

Jornada 15 Liga Junior masculina.

Sábado 15 de enero 2011; 11:30 horas

Pabellón Cabezo Beaza. Cartagena

El partido ida frente al C.B. Molokay Begastri, disputado tan sólo hace un mes, al ser jornada atrasada, y que acabó con el resultado de 43-47 favorable al equipo cartagenero, seguro que estuvo presente en la mente de los jugadores de Pepe García para evitar repetir los mismos errores y plantear un tipo de partido distinto, donde los jugadores de Cehegín no se sintieran tan cómodos y poder llegar al último cuarto con una ventaja suficiente que evitara el enorme sufrimiento que pasaron los cartageneros en la cancha del Begastri para conseguir la victoria.

Si a lo anterior, le unimos el hecho de que el técnico visitante dispusiera este sábado de tan sólo 7 jugadores de campo, era otro motivo más para intentar un partido rápido y con presión constante de los departamentales, y nada de especular con el balón, ni de baloncesto control. Por ello, los del Basket salieron con la lección aprendida, presionando desde el salto inicial, e intentando no dejar pensar a los de los de la Comarca del Noroeste. A los 3 minutos ya empezaba a hacer aguas la embarcación de Cehegín que perdía 8-2, solicitando desde el banquillo el primer tiempo muerto. No se arreglaban las cosas tras  la reanudación, y el agujero en el marcador era cada vez mayor, y a falta de 3:42 para acabar el primer cuarto, la ventaja era ya de 15 puntos, 22-6.

Además de la rapidez que los locales intentaron imprimir a su juego en estos primeros 10 minutos, la clave pudo estar sobre todo en la presión que iban alternando dos jugadores cartageneros sobre el base titular de Begastri, ahogando el juego visitante y haciéndolo impreciso. Un tiempo muerto más, y el cambio de defensa por parte de Begastri, aunque paró la sangría de puntos, y motivó algunas recuperaciones de balón y puntos de contraataque, no sirvió para recortar la ventaja de los departamentales en el marcador, ya que los de Pepe García también anotaban, y asistimos en esos 3 minutos a una fase entretenida, con intercambio de canastas, con un parcial de 13-11, que dejó el marcador en un sorprendente 35-17, es decir, que tan sólo en 10 minutos los cartageneros habían conseguido anotar el 75% de los puntos que consiguieron en el partido de ida en 40 minutos, y lo que era más importante, prácticamente habían sentenciado el partido.

A partir de aquí todo cambió y empezamos a ver otro partido, esta vez con un juego más lento, ataques más largos y muchos fallos, lo que recordaba bastante al partido que vimos en la ida. Los locales empezaron su ronda de cambios para rotar a sus once jugadores, mientras que el equipo visitante aunque seguía defendiendo con intensidad, abandonaba la presión para cuidar el apartado de faltas personales. Durante el segundo cuarto se perdían muchos balones, se daban malos pases y se cometían infinidad de “pasos de salida” por parte de los 2 equipos, como consecuencia el juego se volvía feo y se disminuía de manera drástica el poder anotador de ambas escuadras. Todo ello beneficiaba al equipo que llevaba ventaja en el marcador, que prácticamente no se veía amenazado por su rival y comenzando a especular de forma descarada con el resultado . Al descanso, se mantenía en el electrónico la ventaja cartagenera en los 19 puntos , 49-30, que reflejaba que el partido se había estancando, y era un preludio de una segunda parte que no tendría ninguna historia.

Efectivamente, los dos equipos se dedicaron a lo mismo, a que le anotaran los menos puntos posible su rival y a dejar pasar el tiempo para que acabara el partido, por lo que asistimos a un tercer cuarto soporífero, muy similar al segundo, donde se aumentaron al igual que se dice en el tenis, los “errores no forzados” de ambos equipos, repitiéndose el  parcial de 14-13, que seguía dejando en 20 la ventaja de los azules.

En los primeros dos minutos del último cuarto los de Begastri quisieron quemar las naves y lograron un parcial de 0-5, bajando a 15 la desventaja. Reaccionaba el banquillo local que tras algunos cambios y reajustes, volvía a aumentar la intensidad defensiva y a dormir el partido hasta que cedió el empuje de los visitantes, que optaron por no desperdiciar más su fuerzas en una misión imposible y sólo consiguieron anotar 6 puntos en los 8 minutos restantes.

Al final el 85-53 hacía justicia a los merecimientos de unos y otros, ya que los cartageneros golpearon muy duro en el primer cuarto y luego se dedicaron a especular, mientras que los visitantes aguantaron con entereza durante el segundo y tercer cuarto, bajando ligeramente los brazos en los últimos minutos de partido, cuando ya no merecía la pena seguir luchando.

Con este resultado, los del Basket mantiene su duelo particular con el equipo de Eliocroca por la tercera plaza, estando los dos equipos en la actualidad con 3 derrotas cada uno en la clasificación. La semana próxima los de Lorca visitan el Pabellón de Cabezo Beaza en un partido que promete emociones fuertes y que puede ser decisivo en las aspiraciones de ambos equipos para lograr buenos emparejamientos en los playoffs de octavos de final. De momento el basketaverage favorece a los de la ciudad del sol que derrotaron a los de Pepe García por 9 puntos en el partido de ida, pero estamos seguro que los cartageneros no han dicho aún su última palabra, e intentaran cambiar las tornas la próxima semana.