víctimas de sus errores y de las circunstancias

Publicado: febrero 6, 2011 en Crónicas de partidos

Cuando un equipo de baloncesto pierde un partido suele haber casi siempre 2 razones, la primera y fundamental son por los errores propios cometidos, y la segunda, y no menos importante, por los aciertos de su rival. Y esas deberían ser siempre las razones que desequilibran un partido de baloncesto, donde siempre suele ganar el que menos falla y el que más recursos muestra en su juego. Lo demás, aunque no deja de ser importante, no debería de influir en el resultado de un encuentro deportivo, y todos deberíamos de cuidar que eso fuera así. Las gradas animadas de aficionados de los 2 equipos con su griterío parcial y totalmente subjetivo, la pista de juego y las canastas,  que deben cumplir los requisitos mínimos que les exige el Reglamento, los vestuarios, limpios y equipados con lo básico para la reparadora ducha después del esfuerzo, etc. En fin toda una serie de objetos y circunstancias que rodean a un encuentro, que los sufren por igual los 2 contrincantes, y los que no deben de influir para nada en el resultado final.

¿Cómo?, ¿qué he olvidado nombrar algo muy importante? Es posible que algo haya quedado en el tintero, pero resulta que sólo en contadas ocasiones escribímos de ellos en este blog, y no creo que un partido de la liga regular cadete masculina, entre 2 equipos con objetivos distintos merezca hacer comentarios sobre la labor de alguien cuya misión principal consiste en pasar desapercibido durante los 40 minutos y no influir en el resultado, y cuya autoridad dentro de la pista, que nadie discute, nunca debe significar prepotencia, superioridad moral y menosprecio sobre el resto de personas que asisten a un partido de baloncesto, incluidos los espectadores.

Club Basket Cartagena “96” 64 – A.D. Infante “95” 74

Jornada 13 liga regular cadete masculina

Sábado 5 de febrero 2011

Pabellón Colegio Virgen del Carmen: Pista Salvador Rosique

Hablando del partido, al final ganó como siempre el equipo que mejor jugó y menos se dejó de influir por la gran cantidad de circunstancias adversas que existieron en el partido, como fueron algunas ausencias, lesiones y pérdidas de jugadores por 5 personales. Creo que es de justicia, y debemos de quitarnos el sombrero, ante un equipo que sólo disponía de 7 jugadores de pista al principio del encuentro, y que a falta de algo más de 2 minutos para acabar el partido, disponiendo de una ventaja de sólo 3 puntos, perdiera a su tercer jugador por 5 personales, y que con sólo 4 jugadores en pista, no sólo aguantara el tipo hasta el bocinazo final, sino que además aumentara su ventaja y acabara ganando de 10 puntos. Por su parte, los departamentales habían perdido un jugador por lesión en el precalentamiento, a uno de sus bases también por lesión en la segunda parte, y a dos jugadores muy importantes en su esquema de juego en el último cuarto. Con todo ello, las fuerzas se igualaban y la madurez de los de Infante 95 se impuso a la mayor inexperiencia y cansancio del Basket Cartagena 96, que se agotó antes que sus rivales de luchar contra los elementos.

El partido resultó competido al 100% y muy vibrante desde el salto inicial, y aunque ambos equipos cometían errores, estos se alternaban con jugadas de gran mérito, fuerza y entrega. Pronto estas emociones se transmitieron a la grada, que aunque no muy numerosas en elementos, respondían al esfuerzo de los jugadores apoyando en cada momento a sus respectivos equipos y se dejaron oír, aunque siempre dentro de lo que mandan los cánones, y siempre dentro de las cosas normales que solemos escuchar cada semana en los distintos pabellones a donde vamos.

Con todo ello el partido estaba emocionante y bonito, y la moneda podía caer de cualquier bando, y nada tenía que ver con el partido de ida, donde la superioridad de Infante fue aplastante, y el mal juego cartagenero les hizo perder de más de 40 puntos aquel partido. No obstante, y aunque los de Murillo se ponían a mitad del primer cuarto por delante, ya se empezaba a apreciar una vía de agua en la nave cartagenera, que acabaría hundiéndola. Su presión a la subida del balón del equipo de Infante era pésima, se dejaba demasiados espacios, no existía el 2 contra uno, y se dejaba organizar el ataque visitante, que se sentía demasiado cómodo y poco presionado. Las instrucciones desde el banquillo hacían efecto a medias, y a los pocos minutos se volvía a la situación anterior. Menos mal, que lo que se perdía en defensa, se luchaba con fuerza en ataque, y ahí la valentía de los cartageneros les permitía no sólo no perderle la cara al partido, sino además dominarlo en el marcador durante la primera parte.

La segunda parte fue igualmente muy reñida, pero los locales iban dando muestras de cansancio, y aunque intentaban aumentar su intensidad defensiva, permitían rápidas transiciones y contraataques de los de blanco, llegando tarde y mal para parar la subida del balón, lo que provocaba o bandejas fáciles de sus rivales o faltas personales que conllevaban tiros libres. En este último aspecto estuvo otra de las claves de este partido. El ritmo rápido e intenso del partido provocó como ya hemos comentado múltiples faltas personales, entrando los equipos en bonus, y disponiendo de numerosos tiros libres. El porcentaje de acierto de los cartageneros, y pese a estar en su pista, fue excesivamente bajo para un equipo cadete, y al final echaron de menos esos puntos perdidos, más si cabe por que los visitantes estaban mucho más acertados en este aspecto como se demostró en los 2 minutos finales.

No obstante, dicen los que entienden, que los partidos se ganan en defensa, y el pasado sábado la defensa del Basket Cartagena 96 no fue la misma que hace una semana frente a sus hermanos mayores del 95, y al final pagaron las consecuencias. En este aspecto Infante ganó claramente la partida, incluso al final del encuentro quiso hacer buena la frase futbolera de Helenio Herrera que “con 10 se juega mejor que 11”, y todavía jugaron mejor con 4 que con 5, haciendo un cuadrado impenetrable en su zona, aunque eso si, el equipo rival a esas alturas de la película estaba muy tocado, acusando en exceso ser un equipo de primer año, y si Infante hubiera tenido sus 5 jugadores en pista la diferencia habría sido aún mayor.

Bueno, creo que esto define bien lo que fue el partido, y hablar de otras cosas es quitarle la grandeza a este deporte que tanto nos hace disfrutar los fines de semana, se gane o se pierda, y pese a que algunos se empeñen en ponérnoslo bastante difícil, aunque desde luego no lo van a conseguir.

Anuncios
comentarios
  1. Canastade2 dice:

    Gracias Alfonso, por tu equidad y tranquilidad al comentar lo que se vivió ayer en la pista “Salvador Rosique”.
    Ayer me encontré por primera vez en mi corta vida baloncestistica, con un tipo de personaje al que no hacia yo en estos ambientes, ese personaje que disfrazado de una falsa careta de educación de pago, se desenvuelve por la vida llevando por bandera la provocación, la prepotencia y un punto de “chuleria”, quizás por no haber podido ser protagonista principal de la obra como jugador, pretenda tapar sus carencias y frustraciones personales siendo juez de algo para lo que no está preparado, por mucho que con sus actuaciones altivas y su hambre desordenada de ser preferido a otros intente engañarnos.

    Un saludo. Amigo.

    • AficionadoCartagenero dice:

      Primero me gustaría felicitar al equipo porque a pesar de ir detrás en el marcador en ningún momento se vino a bajo y mantuvo el tipo hasta los momentos finales. Los chicos merecen nuestro apoyo.

      También me gustaría felicitar a Alfonso por su crónica del partido, creo que acertada en todo momento.

      En cambio me gustaría reprochar las palabras de este aficionado sobre, lo que yo creo entender, el conjunto arbitral. Comentar que llevo años en este deporte, tanto dentro como fuera de las canchas, y el Sábado por la tarde sentí verguenza en determinados momentos por la actitud de los aficionados rivales y de algun sector de nuestro público. Por mucho que se pueda equivocar una persona en una determinada acción, “juez” como se comenta, no se tiene derecho a insultar ni a recriminar de la manera que vi este Sábado.

      Sentado en la soledad de mi butaca contemplaba atónito como se insultaba a unas personas que cada fin de semana dan su tiempo a unos chicos que tienen la ilusión de jugar y ser alguien en este deporte. No creo que se equivocaran tanto en su actuación, ni tan poco creo que estuvieran “comprados” como llegué a escuchar por parte de gente que conocía de toda la vida. Recuerdo que uno de los colegiados ha jugado para nuestras categorias desde hace tiempo y se le llamó de todo. Sentía verguenza por lo que mis ojos estaban viendo.

      Aproveché el descanso para cambiar mi butaca por otra más alejada de la “cruda realidad” y me dirigí hacia el fondo de vestuarios, donde en primera persona contemplé, como unos aficionados “zarandeaban” al conjunto arbitral e insultaban a estos chicos. Lamentable.

      Conozco a casi todos los chicos del conjunto arbitral y tres de ellos han sido jugadores, dos de ellos de nuestras categorias, por lo cual me parece más lamentable lo que vi y oí. El otro al que se refiere este aficionado, también ha sido jugador, y si no recuerdo mal, de los buenos. Creo recordar que hasta consiguió algun título para nuestra región a nivel universitario.

      Es por todo ello que hago un llamamiento a la tranquilidad, al orden y sobre todo a la educación que seguimos teniendo y creo que no debemos perder en Cartagena, flaco favor haríamos con lo contrario. A su vez conmino a esos padres exaltados y malhablante a que por favor, se queden en casa y piensen dos veces el venir al campo, sino es para animar y apoyar al equipo, no para insultar y dejar en evidencia a este club que tanto quiero y tantas alegrías me ha dado.

      Un abrazo.

      • cartagenabasket dice:

        Gracias por el comentario, pero permíteme que no comparta tu opinión. Voy a intentar responderte sin hablar de lo que no me gusta hablar, que ya sabes a quienes me refiero, y aunque lo tengo difícil voy a ver si lo consigo.
        1º. La afición de los dos equipos animó en todo momento a los suyos, y yo no noté desde el banquillo ninguna diferencia con los comentarios y griteríos de otras aficiones en los distintos pabellones que semana a semana me toca visitar, aunque he de reconocer que esta pista tiene una distancia muy corta entre el terreno de juego con la grada y por ello cualquier frase despectiva tiene una resonancia mayor en los que dirigen los partidos.
        2º En tu comentario escribes: “Aproveché el descanso para cambiar mi butaca por otra más alejada de la “cruda realidad” y me dirigí hacia el fondo de vestuarios, donde en primera persona contemplé, como unos aficionados “zarandeaban” al conjunto arbitral e insultaban a estos chicos”. Creo que escribes en sentido figurado y retórico, ya que las “butacas” del pabellón Virgen del Carmen brillan por su ausencia, tenemos sillas de plástico, bancos de madera, y asientos también de plástico en las gradas, pero butacas, lo que se dice butacas, va a ser que no. No obstante, Cartagena está cerca de Andalucía y a veces nos gusta exagerar un poco las cosas. Pero lo que si te podría asegurar, al menos de lo que yo presencié, es que ni en el descanso, ni al final del partido, nadie zarandeó a nadie. Me dirás que ocurrió y que no lo vi, aunque esto es posible, dudo que un espectador “desde la soledad de su butaca” viera más que un delegado de equipo en la zona de vestuarios donde dices que ocurrió el zarandeo.
        3º Estoy de acuerdo contigo que hay que hacer un llamamiento a la tranquilidad, y eso he intentado hacer en mi crónica, y comprendo que tengamos que apoyar al conjunto arbitral, pero si para defender a estos descalificas a los aficionados de Infante y a algún sector de nuestra afición, creo que así no llamamos a la tranquilidad, y alguien intentará responder tu comentario arremetiendo de nuevo contra los árbitros o sumarse a tu opinión arremetiendo contra alguna de las 2 aficiones. Al igual que yo he analizado en la crónica el encuentro y he sacado mis conclusiones, equivocadas o no, de cuales pudieron ser las causas que nos hicieron perder el partido, no estaría de más que algunos hicieran lo mismo y repasaran sus actuaciones y como las pueden mejorar, quizás eso les evitaría tener que enfrentarse de nuevo a problemas similares.
        4º Si eres un aficionado cartagenero, por supuesto no lo dudo, puedes darte a conocer y podemos ver con Jesús tranquilamente el vídeo del partido que rodó el padre de Josué, y entonces podremos intercambiar nuestras opiniones y comentar lo que nos gustó y lo que no nos gustó del partido y de las circunstancias que lo rodearon, que por supuesto también son importantes y forman parte de este deporte.

  2. Aquiles dice:

    He visto en las fotos las caras de los árbitros y he reconocido a un antiguo jugador del CBCartagena ; es un árbitro “en formación” y hace lo que buenamente sabe , y pita lo que cree que vé …quizás todavía no se desplaza con soltura por el campo , PERO de lo que si creo que peca es pitar con más rigurosidad a CBCartagena …creo que para que no le recuerden su pasado Cartagenerista ( se equivoca) pero CON TIEMPO (y paciencia) seguro que tendremos un buen árbitro en él , y nuestros hijos podrán seguir jugando a BALONCESTO con jueces buenos e imparciales.
    Y ánimo , que este equipo va a más y en esta segunda vuelta nos darán muchas alegrias ,siempre teniendo en cuenta que en esta temporada deben ir cogiendo “fondo de armario” para competir el año que viene .Este es un año de “transición” y lento , pero seguro , con aprendizaje (y mejora) de tecnicas individuales y sobre todo de equipo.

  3. Canastade2 dice:

    Estimado AficionadoCartagenero:

    En primer lugar agradecer tu participación en éste “foro”, y como creo que cuando dices : “me gustaría reprochar las palabras de este aficionado sobre, lo que yo creo entender”, te refieres a mi, entonces, me gustaría puntualizar algo sobre mi anterior comentario, que a nadie representa, se trata tan solo de expresar lo que personalmente sentí, ante la actuación de una determinada persona, en ningún momento en mi comentario generalizo ni opino sobre un estamento, que tiene, por la dificultad de la labor que lleva a cabo, todos mis respetos, pero amigo convendrás conmigo, en que las personas, tienen que ganarse el respeto de forma individual, nos les viene dado por la actividad a la que se dedican, además, en ningún momento califico su actuación.

    Yo no se si el sábado llegue a sentir vergüenza, de verdad que no lo se, lo que si se, es que ninguno, y cuando digo ninguno, me refiero a todos los que estábamos allí, supimos estar a la altura de las circunstancias. Permíteme que te diga que después de lo acaecido durante y tras el partido, al menos yo, me replantee muchas cosas.

    En cuanto a los colegiados, te diré que al menos uno, al que conozco personalmente, y del que pienso que es una “bellísima” persona , arbitró y pitó lo que vio, con sus aciertos y sus fallos, pero estoy seguro que desde el mayor de los respetos, y la mayor de las imparcialidades, aunque pienso que precisamente por su anterior etapa en el club, se siente bastante presionado cuando arbitra en “su casa”. También estoy convencido de que llegará a ser un gran arbitro, si no lo cansamos antes. Desde aquí, Carlos, te invito a que sigas adelante.

    Estoy contigo querido “AficionadoCartagenero” en que a las canchas hay que ir a sumar, es decir a animar y ayudar, nunca a insultar, y como creo que de tus palabras se deduce que interpretas las mías como insultos, me he permitido reproducirte las definiciones que de las mismas nos da el Diccionario de la Real Academia Española:

    Provocación: 5) Hacer que una cosa produzca otra como reacción ó respuesta a ella.
    Prepotencia: Cualidad de prepotente – Prepotente: Que abusa de su poder ó hace alarde de él.
    Chulería: Cierto aire ó gracia en las palabras ó ademanes.
    Altivo: Orgulloso, soberbio.

    Estimado “AficionadoCartagenero” , yo no soy demasiado listo, pero me enseñaron desde muy jovencito, a no desear a nadie lo que uno no desea para si mismo, por eso suelo elegir mis palabras con sumo cuidado, para que estas no suenen a insultos, aunque parece ser que a veces no lo consigo.

    Por cierto yo también felicité no solo a nuestros chicos, sino también a los del equipo contrario, y además estuve en el pabellón desde una hora antes del inicio del partido, y me marché dejando tras de mi la puerta del mismo cerrada, y debo decirte, que en ningún momento hubo “zarandeos” de nadie hacia nadie.

    Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s