perdieron con las botas puestas (2)

Publicado: agosto 22, 2011 en Opinión

Después de un larguísimo paréntesis sin escribir en el blog, he recuperado fuerzas durante este verano para reiniciarlo allí donde lo dejé, y continuar durante la próxima temporada escribiendo entradas y crónicas en la misma línea de siempre.

Pese a que soy partidario de la frase “renovarse o morir” y considero que lo que expresa esta idea es válido para muchos aspectos de nuestras vidas, después de meditar mucho sobre eliminar el blog de forma definitiva, o bien cambiar de forma drástica su contenido o formato, al final descarté ambas posibilidades y he optado por seguir manteniendo la idea original y sus contenidos, con entradas donde expreso mi opinión personal sobre temas que atañen al baloncesto en mi ciudad y crónicas de partidos a los que pueda asistir.

Por tanto, los objetivos del blog se mantendrán como hasta ahora, es decir, seguir siendo una pequeña gota de agua más, en un cada vez mayor océano de blogs de baloncesto regional, donde cada uno tiene su sitio y su estilo, y donde lo importante es mantener tu identidad propia, y no pretender emular, ni superar el número de visitas de nadie, ya que todos tenemos algo que decir, y todos podemos aportar ideas y esfuerzos que mejoren la situación actual de este deporte a nivel local.

Circunstancias personales me impidieron acabar la anterior entrada con la crónica de la final junior masculina y el partido por el tercer y cuarto puesto, pero dado que ya han pasado casi 3 meses desde entonces, no parece muy lógico comentar nada sobre ambos partidos. No obstante, con la perspectiva que da el tiempo que ha pasado desde que se disputó esa final, es importante resaltar que el Molina Basket 93 fue capaz de romper la hegemonía que suele mantener el CB Murcia en las categorías del baloncesto de base, pero que ese importante hecho se quede sólo en una tormenta de verano, de esas que ahora nos visitan, o se diluya como un azucarillo en el agua, dependerá de que se aprovechen y se analicen las causas del éxito de los molinenses, por ello si el equipo de Molina o el resto de participantes no siguen mejorando su nivel competitivo en las generaciones que le siguen a la del 93, logrando que en las próximas temporadas veamos una liga mucho más disputada, estaremos en el mismo punto en el que estábamos hace 1 año. Por ello, medidas como evitar la fuga de talentos a edades tempranas hacia el club que actualmente milita en la ACB, no son suficientes, ya que estas decisiones, aunque podrían ser moderadamente efectivas en infantiles, son muy difíciles de aplicar en cadetes y junior, y será difícil avanzar en esa dirección.

Por ello no queda otra que los clubes entiendan e interpreten de forma adecuada cual es la situación actual, y no esperen ni medidas milagrosas de la FBRM, ni el dinero que siempre prometen las Instituciones Públicas, y dediquen por tanto sus esfuerzos a capear los serios problemas económicos que afectan al deporte federado, donde la crisis económica que atravesamos ha hecho huir a muchos pequeños patrocinadores, y por tanto haya que buscar incluso, una mayor aportación económica por parte de los jugadores en formación.

Todo ello es fácil de decir o pensar, pero está claro que los clubes no pueden ni deben pedir dinero a cambio de nada. Si un club decide subir la cuota a los jugadores en formación, está claro que deberá de mejorar los servicios que ofrece y la formación que realiza con esos jugadores. Conseguir entrenadores titulados y con experiencia, que justifiquen el dinero exigido, es lo mínimo que un padre debe de pedir a un club que esté interesado en que su hijo juegue allí. Pero sin lugar a dudas, existen otros aspectos, incluso más importantes, que a veces solemos olvidar. Que el futuro jugador siga rindiendo en los estudios, al menos en la misma medida que lo había hecho antes de entrenar al baloncesto, es otro de los temas espinosos a los que se enfrentan los equipos en las categorías de base, ya que por bueno que nos pueda parecer un jugador, el robarle tiempo a los estudios para ganar horas de entrenamiento y tecnificación, es claramente en el mejor de los casos pan para hoy y hambre para mañana, incluso en muchas ocasiones el dedicar más horas a un deporte lo único que conseguimos es “quemar” al deportista y que acabe odiando al deporte que practica, o incluso aumentar las posibilidades de una lesión que también le puede obligar a “jubilarse” antes de llegar a convertirse en un auténtico jugador.

El niño o adolescente que quiera jugar a su deporte favorito en un equipo federado, debe de tener muy claro, que le puede dar y que no le va a dar, ese determinado deporte. Ganar amigos, aprender disciplina, aumentar su espíritu de sacrificio y de trabajo en equipo, son algunas de las muchas ventajas que tiene el practicar un deporte a nivel de competición. Saber que nadie vive el resto de su vida laboral siendo jugador de ningún deporte, ni siquiera en el todopoderoso futbol, sería también la primera lección que le deberíamos enseñar a cualquier niño que se asoma al deporte federado, y por supuesto a sus padres.

En resumen, vivimos tiempos complicados con penuria económica, los clubes que quieran subsistir deben de dejar pagar dinero para becar y conservar jugadores, y volcarse en el trabajo duro con la cantera, aumentando las cuotas que habitualmente cobran. A su vez, este dinero se debe destinar no a “tapar agujeros”, sino a contratar a buenos formadores, que no basen sus objetivos exclusivamente en los deseados y necesarios éxitos deportivos,  sino que busquen también la formación como persona del jugador, y se le exija un mínimo de rendimiento escolar durante la temporada, y tomar las medidas que se estipulen necesarias, si ese rendimiento no se alcanza. Aunque a corto plazo esto nos haga perder más de un jugador, a largo plazo puede ser altamente positivo, ya que la seriedad de un club y la disciplina, será un claro reclamo para futuros jugadores y sus padres, que verán en el deporte una forma eficaz de completar la formación de su hijo como persona, aspirando incluso a la gloria efímera aunque inolvidable, del éxito deportivo.

Como decíamos en el párrafo anterior, son tiempos difíciles, aunque yo no recuerdo los fáciles, pero en honor a la verdad, las dificultades han sido mayores en estos últimos años, donde los éxitos deportivos de muchos clubes, se han alternado con graves dificultades económicas que han motivado descenso de categoría o incluso alguna desaparición forzada que ha motivado el cambiar de nombre y de colores.

En mi humilde opinión, hay que aprender de los errores del pasado, ya que si repetimos nuestras acciones, posiblemente los resultados seguirán siendo los mismos. Urge pues imaginación y trabajo, renunciar a los éxitos a corto plazo y fabricar unos buenos cimientos que hagan crecer nuestra cantera y nuestras posibilidades de éxitos futuros. ¿Seremos capaces de conseguirlo?

Anuncios
comentarios
  1. Arxilasis dice:

    Este año, al igual que la temporada pasada, la liga Junior nos puede deparar sorpresas. Y es que, como casi siempre, el CB Murcia es el favorito, pero equipos como Capuchinos, Maristas, Archena o Jesuitinas, se lo van a poner difícil. Espero, por el bien de este deporte, que alguno de los equipos citados consiga la gesta que los molinenses consiguieron hace ya 3 meses. Por animar el el debate, me atrevo a dar el nombre de los 4 equipos que estarán presentes en la final a 4 de la próxima temporada, y hasta incluso el de los que jugarán la gran final. Para mí, y sin dejarme llevar por apasionamientos absurdos, los equipos del CB Murcia, CB Archena, CB Capuchinos y Jesuitinas, son a priori, y salvo que se produzca algún tipo de baja, deserción, corte,…son los favoritos, jugando la final los equipos de Murcia y Archena.

  2. cartagenabasket dice:

    Lo de menos será que gane el CB Murcia, lo importante es que se vea una liga disputada y no con 1 ó 2 equipos por encima del nivel de los demás, que ganen casi todos los partidos por más de 30 puntos de ventaja. Debemos a aspirar a tener cada temporada 5 ó 6 equipos que sean capaces de vencerse entre ellos y que los partidos se decidan en el último cuarto. Aunque al final gane siempre el mismo, el nivel de nuestro baloncesto y el rendimiento que pueda dar el equipo que represente a la Región en el Campeonato de España tendría bastantes posibilidades de mejorar. El año pasado vivimos una hegemonía desde el principio del CB Murcia y el Molina Basket que de momento no parece suficiente para cambiar el panaroma. Espero que la próxima temporada sea tan disputada como pronosticas, el tiempo lo dirá.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s