Derrotas útiles

Publicado: diciembre 19, 2011 en Opinión

Siempre he estado de acuerdo con aquellos que aseguran que se aprende más de los errores que de los aciertos, y que enseñan más las derrotas, por dolorosas que estas sean, que las victorias fáciles y los partidos sin historia. Por ello es posible que los jugadores del Basket Cartagena y su equipo técnico, van a aprender mucho del partido que disputaron  este domingo 18 de diciembre en el Pabellón de Cabezo Beaza contra el equipo del CB Capuchinos. Y es que no todas las derrotas son amargas, o como dicen otros, es preferible perder una batalla pero ganar al final la guerra. Por otra parte, el equipo de Capuchinos, también les debe haber sido muy útil este partido, ya que la victoria ha sido mucho más trabajada que en temporadas pasadas, y se han tenido que esforzar mucho más que hace 2 años en categoría infantil, donde fueron muy superiores a los cartageneros en la liga regular, pese a que los marcadores finales fueran muy parecidos al que se produjo el pasado domingo. Está claro que será el trabajo que desarrollen de aquí a final de temporada ambos equipos, el que podrá igualar aún más las fuerzas, o mantener la superioridad, que a día de hoy, aún tiene el equipo de la capital.

Club Basket Cartagena “96”: 50 – Club Baloncesto Capuchinos “A”: 64

Jornada 7ª Liga Regular Cadete masculina

Domingo 18 de diciembre 2011. 12:00 horas

Pabellón Cabezo Beaza; Cartagena

No obstante el partido comenzó exactamente igual que el de hace 2 años, con un equipo local que se mostraba demasiado lento en el aspecto ofensivo, y con algunos pequeños desajustes en la defensa, que enseguida provocaron que los visitantes tomaran el mando del marcador y del partido. Y como “a perro flaco, todo son pulgas”, Josue al intentar recuperar un balón dividido, chocaba con fuerza contra un rival, y al caer hacía un mal gesto con la rodilla derecha, que le producía un esguince de dicha articulación y un fuerte golpe al caer al suelo, y que le va a mantener en el dique seco durante al menos 2 semanas. Desde aquí deseamos al bravo ala del Basket Cartagena, que pronto se recupere, y que vuelva al trabajo diario con el resto de compañeros lo antes posible.

Esta lesión tan rápida, provocó aún más dudas en los locales, que carecían de mordiente ofensiva, y aunque se esforzaban en defensa, no podían impedir que los de blanco y pistacho siguieran aumentando su distancia, que gracias al acierto en el triple y a valientes penetraciones a canasta, alternados con un algún aislado contraataque, sitúo la ventaja de los colegiales en 10 puntos, 13-23, al final del primer cuarto.

Pero cuando todo parecía abocado a un partido sin historia, el segundo cuarto cambiaría el rumbo del partido, los locales al ponerse en zona, cierran los caminos hacia el aro, y dejan en el tiro exterior  el único argumento válido para el equipo de Capuchinos. Pero el acierto desde el 6,25 durante estos 10 minutos fue bastante menor que durante el resto del encuentro, lo que provocó que a falta de poco más de 2 minutos para el descanso, los visitantes tan solo habían anotado un punto desde el tiro libre. El problema fue para los cartageneros, que ellos también estuvieron muy espesos frente al aro y desde la línea del tiro libre, por lo que los de blanco mantenían aún 3 puntos de ventaja a falta de 2:30 para el final del cuarto, 21-24. Pero aquí, una vez más, la serenidad estuvo del lado de Capuchinos, que aprovechó un par de errores seguidos locales consiguiendo un parcial de 1-5 en ese tiempo, lo que aumentó a 7 puntos su ventaja, 22-29, y supuso un claro balón de oxígeno con vistas a la segunda parte.

Y una vez más, al igual que sucedió en la semifinal de infantiles de hace 2 años, el principio del tercer cuarto fue decisivo para el partido y hundió a los cartageneros. Pero esta vez no fue la presión, el robo del balón y los contraataques, los que decidieron el encuentro, sino los lanzamientos de 3 desde las 2 esquinas, los que rompieron la aún inmadura, defensa zonal cartagenera, y permitieron a los de la capital alcanzar una ventaja de 20 puntos que ya parecía insalvable. Pero las rotaciones para dar descanso a los jugadores que más se habían vaciado en defensa y que estaban más cargados de personales, y el imponer un ritmo lento con ataques que intentaban agotar los 24 segundos, restó empuje al juego ofensivo de los visitantes, y los cartageneros aprendieron a llegar a las esquinas para puntear o evitar el lanzamiento triple del rival, y el aro volvió a hacerse muy pequeño para el equipo de Capuchinos en los minutos finales del tercer cuarto.

Un par de canasta de raza y un triple al principio del último y definitivo cuarto de los cartageneros , que a esas alturas del partido eran dueños y señores del juego interior, iban restando poco a poco la ventaja visitante, que veían como su ventaja de 20 puntos se reducía sólo a 7, lo que obligaba a un forzoso tiempo muerto solicitado por el banquillo colegial.  Tras el tiempo muerto, vuelve a cambiar el signo del partido, a los locales les entra el miedo a ganar, y fallan canastas fáciles debajo del aro, y a los visitantes les vuelve la confianza perdida, aunque sin excesos, pero lo suficiente para volver a aumentar otros 7 puntos más su ventaja, y dejarla en 14 al final del partido, 50-64.

Resumiendo partido interesantísimo y emocionante el que nos brindaron ambos equipos, lleno de lucha y de intensidad, donde se alternaron grandes acciones defensivas y de ataque, con errores propios de este deporte y de la categoría que disputan, luchando los 2 conjuntos con armas totalmente distintas. Capuchinos volvió a demostrar que tiene un gran ataque, con un tiro exterior capaz de romper el partido y la defensa en zona del rival, pero con pocos recursos a la hora de parar el juego interior y el físico del equipo cartagenero, y con más dificultades que en el pasado a la hora de penetrar hacia canasta. Por su parte el equipo de Primi Abad sigue mostrando que sufre mucho cuando se le presiona la subida del balón, pero también menos que antaño, y mostraron buenos movimientos en el juego estático, con buenas circulaciones de balón, doblando con relativa facilidad balones a sus jugadores interiores, que tenían que ser “expulsados” de la zona a base de empujones, lo que provocó muchas personales en los hombres interiores del rival. Al final los partidos se deciden por pequeños detalles, y entre ellos la lesión de Josue, y algunos fallos en tiros debajo del aro y desde la línea de personal, inclinaron la balanza hacia el lado del C.B. Capuchinos, que fue un justo vencedor de este partido.

Un nuevo “parón” en la competición oficial, esta vez provocado por las vacaciones navideñas, hará que una vez más se tenga bastante tiempo, quizás demasiado, para preparar el próximo partido, que ya será en el 2012. A ver si por fin, los cartageneros van terminando el obligado rodaje, y van alcanzando esa necesaria e imprescindible puesta a punto que habrá que tener cuando lleguen los importantes play off que den acceso a la fase final.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s