El sueño de una noche de octubre

Publicado: octubre 22, 2012 en Opinión

Aunque no es difícil de suponer que en el Universo puede haber lugares habitables similares a nuestro planeta, cuando la ciencia demuestra algo como que existen estrellas cercanas a nuestro sol con planetas girando alrededor de ellas de la misma masa que el nuestro, la primera consecuencia es que nuestra imaginación vuela a ese supuesto mundo similar al terráqueo y se imagine que tipo de vida podría existir allí y que tipo de problemas tienen y como lo solucionan.

Como algunos de vosotros ya conocéis, el sistema de estrellas Alfa Centauro es el más cercano a nuestro Sol, a tan sólo 4.3 años luz de nuestro planeta, aunque actualmente si quisiéramos viajar a él en la aeronave terrestre más rápida, el Voyager I, tardaríamos tan sólo 74.000 años. Bueno, aunque nos parezca demasiado tiempo, si pensamos lo que tardó hace algo menos de 500 años Magallanes en dar la vuelta al mundo (agosto 1519 – septiembre 1522), y que además murió en el intento, siendo Juan Sebastián El Cano el que se llevó los honores, y lo que tardamos actualmente en hacerlo con nuestros modernos aviones, lo mismo hasta nuestros tataranietos podrían llegar a Alfa Centauro en viajes turísticos de vacaciones por el espacio sideral en los meses estivales.

Decimos todo esto, por que la prestigiosa revista Nature ha publicado recientemente el hallazgo de un planeta con una masa similar a la Tierra, girando en la órbita de la estrella Alfa Centauro B, y aunque su proximidad a esa estrella le impediría tener vida habitable, es de suponer que pueda haber otros planetas girando alrededor de otras estrellas similares a Alfa Centauro B, y que estos fueran aún más parecido al nuestro y por tanto con posible vida en su superficie.

Y es que si nos gustara leer y escuchar más esas noticias, y no con las que nos bombardean continuamente los periódicos y los medios de comunicación sobre las subidas o bajadas de la prima de riesgo, o si debemos aceptar el rescate económico, o como reaccionar ante las continuas y desafiantes reivindicaciones nacionalistas,  muchos de nuestros problemas dejarían de serlo, y nos centraríamos en otras cosas distintas que la de mirarnos nuestro ombligo y pensar que somos mejor y más guapos que el vecino, y que debemos de hacer para jorobarle.

Por ello, la noche del viernes, antes de ir a dormir, estuve pensando que si en esos planetas no tan lejanos, existiera vida inteligente, si sus habitantes tendrían los mismos problemas que aquí, y si el deporte les serviría como a nosotros, como un paréntesis donde evadirnos de la cruda realidad, y liberar la adrenalina acumulada durante la semana. Después me acordé de Hans Solo, y decidí ponerme a los mandos de su Halcón Milenario, y tras trucarle un poco más el motor para que aumentará mucho más su velocidad por encima de la de la luz, me marché al planeta Alfa Centauro Bb para ver un partido de baloncesto de categoría junior que se jugaba al día siguiente, entre los equipos del Basket Cartagena y el Balneario Archena.

BASKET CARTAGENA – CLUB BALONCESTO ARCHENA 73-59 20/10/2012 19:30

Como tuve algunas dificultades en la salida, por la lluvia que a esas horas caía sobre la pista de despegue, esto me hizo llegar un poco más tarde de lo previsto al pabellón del Cabezo Beaza del lejano planeta, y dado que aparcar el Halcón Milenario me supuso bastante tiempo, cuando conseguí entrar en el recinto, el partido ya estaba a mediados del primer cuarto. En ese momento ya dominaba el equipo local del Basket Cartagena en el marcador, aunque los visitantes, con un equipo con ausencias y reforzado por combativos cadetes, intentaba reaccionar y se acercaban en el marcador a un demasiado confiado equipo cartagenero, que veía como los visitantes se aprovechaban de su a veces pasividad defensiva y estrechaban la distancia en el electrónico. La altura, el físico y la supuesta mayor veteranía cartagenera no valían para nada al final del primer del cuarto, donde un crecido equipo visitante les sacaba los colores a los de Primi Abad, y se les ponía a rebufo en el marcador. En el segundo cuarto las rotaciones favorecían a los locales, ya que ellos solo tenían la baja de Jorge Ros, y un banquillo más equilibrado y veterano que el del equipo de Archena, y aunque el partido seguía vivo, con ventajas que no superaban casi nunca los 10 puntos, sabíamos desde la grada que el desgaste que hacían los del Valle de Ricote les pasaría factura más tarde o más temprano en la segunda parte.

El tercer cuarto acabó con el partido, los cartageneros, que seguían muy espesos en ataque, se dedicaron a defender y a los de Archena se les hizo de noche durante 5 minutos, y la ventaja se fue por encima de los 20 puntos como sin querer, dejando claro que el ganador de partido en esas circunstancias sería el equipo de casa. Los cartageneros demostraron que cuando quieren son un equipo bien organizado que saben defender y es difícil hacerles puntos, pero también evidenciaron que es un equipo que cuando domina en el marcador tiende al relajamiento y al sesteo, olvidándose de las instrucciones que reciben desde el banquillo.

Por ello tras acabar veinte puntos arriba el tercer cuarto, en el último acto del partido, volvimos a ver la peor cara del equipo cartagenero, donde un indomable equipo archenero siguió jugando a su estilo y echándole casta a un partido que ya tenían más que perdido, y al que le dieron algo de emoción en las postrimerías del mismo, al conseguir ponerse a 9 puntos en los 2 últimos minutos del encuentro. Al final, algunos fallos visitantes en ataque, fruto quizás del lógico cansancio, y algunas individualidades cartageneras, sobre todo de Juan Almagro, acabaron con la resistencia de los del Balneario y dejaron el electrónico en un inapelable 73-59, que hizo justicia a la superioridad física y técnica cartagenera y a la lucha y entrega de los de Archena.

Indudablemente, no nos gustó el partido que vimos, demasiados altibajos en el juego y sobre todo por que la defensa local no estuvo casi en todo el partido al nivel que se demostró con Infante hace 1 semana, y debemos de recordar que en esta liga no hay enemigo pequeño, y que todos los partidos se deben de intentar jugar al mismo ritmo y con la misma intensidad. El adaptarnos al rival y el reducir el esfuerzo al mínimo, es una actitud que debemos de evitar ya que carece de ventajas y puede pasar factura en los encuentros con marcadores más apretados. No obstante, lo positivo sigue estando en la solidez que muestra el equipo cuando está bien concentrado y las circunstancias del partido lo requieren, ya lo demostraron hace 7 días en pista ajena cuando el rival dominaba el juego y en el marcador, y lo volvieron a demostrar a ráfagas este fin de semana frente a Archena, sobre todo en el tercer cuarto, y también cuando el empuje visitante estrechó en exceso la ventaja en el marcador.

Bueno, terminada mi visita a Alfa Centauro Bb, volví al Halcón y regresé al planeta Tierra. De vuelta escuché en la radio interestelar algo acerca de unas elecciones a no se qué parlamentos autonómicos, pero miré al exterior y observe a lo lejos el planeta PH1 orbitando alrededor de sus 4 soles sumido en la inmensidad del Universo que me rodeaba y no pude reprimir una sonrisa mientras que mi vieja nave superaba de nuevo la velocidad de la luz y se acercaba a la atmósfera terrestre.

//

//

//

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s